25 de abril de 2020

Receta del pan de payés casero


Desde hace mucho tiempo, en el equipo teníamos pendiente lanzarnos a hacer pan casero. Queríamos hacerlo sin usar una panificadora y con una receta que fuera realmente especial.

Este confinamiento hemos tenido la oportunidad ya que, además de disponer de muchísimo tiempo (jejeje algo bueno tenía que tener), teníamos en nuestras manos la receta del maestro panadero e instagramer, Joan Seguí del Forn Sant Francesc de Inca (Mallorca), por tanto, nos hicimos con los ingredientes necesarios y nos enharinamos las manos para poder contároslo en este rincón.

Para hacer un buen pan de payés u hogaza (de un medio kilo, más o menos), necesitaremos partir de una buena masa madre, por tanto, empezaremos preparándola. Necesitaremos los siguientes ingredientes:

100 g de harina
4 g de levadura fresca
Agua (unos 50 ml aprox.)

Con estos tres ingredientes, nos pondremos como se dice vulgarmente, manos a la masa. Para ello, cogeremos un bol pequeño donde pondremos la harina, la levadura y un chorrito pequeño de agua y empezaremos a mezclar añadiendo muy poco a poco el agua necesaria para que nuestra masa madre coja la consistencia deseada que será, la que nos permita amasar sin que se nos pegue en las manos.

Una vez la hayamos conseguido, la dejaremos en el bol, lo filmaremos y lo pondremos en la nevera, para que fermente durante 24 horas.

 
Masa madre, el primer paso para un buen pan casero
Masa madre



Pasado este tiempo, tocará volver a amasar un poco, pero primero prepararemos los ingredientes necesarios que, en este caso son:

450 g de harina
100 g de masa madre
30 g de levadura fresca
400 ml de agua
6 g de sal  (opcional)

En un bol grande pondremos la harina, la levadura fresca desmigada, la sal, un trozo de la masa madre a partida a pellizcos y una cuarta parte del agua. Una vez todo en el bol, empezaremos a amasar con paciencia, integrando todos los ingredientes.

Cuando el agua se haya absorbido, añadiremos la mitad de la masa madre también a pellizcos y de nuevo la mitad del agua, para de nuevo, amasar con fuerza. Una vez todos los ingredientes estén bien ligados, añadiremos el resto masa madre y de aguay repetiremos el proceso hasta que la masa no se nos pegue en las manos. Si os falta algo de harina, sin miedo, podéis añadir un poco más.

Una vez la masa no se os pegue en las manos, la dejaréis reposar unos 15 minutos en el bol tapada con un trapo húmedo.

Pasado este tiempo separaremos la masa en dos, haremos sendas bolas y las pondremos sobre una superficie enharinada, tapadas con trapos humedos, las dejaremos fermentando unos  45 minutos.

Finalmente juntaremos las dos masas en una sola bola y aplastaremos con la mano un poco para romper el fermentado. Hecho esto taparemos de nuevo con el trapo y dejaremos que doble su tamaño.

Cuando lo haya hecho, podremos a calentar el horno a 200 grados, mientras, haremos cortes sobre la masa con un cuchillo afilado. Cuando el horno esté caliente, bajaremos a 190 grados y pondremos el pan a cocinarse, durante unos 55/60 minutos o hasta que esté hecho.

 
pan de payés casero
Nuestro primer pan de payés casero


¡Buen provecho!


4 comentarios:

  1. Como me gusta un buen pan casero, y este esta de toma pan y moja, un beset

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que este pan es una auténtica maravilla, lleva su tiempo, pero merece y mucho la pena, para una tortillita, untar en buen guiso... delicioso.

      Eliminar
  2. Cuando estuve en Girona trabajando recuerdo lo bueno que era este pan para untar con tomate, menudos desayunos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tostado (si puede ser con brasas), un poquito de tomate, sal y aceite de oliva... gloria bendita!!

      Eliminar