16 de febrero de 2020

Gató o Pastel de almendras


Como bien sabéis los que lleváis tiempo siguiéndonos, a los miembros de este equipo nos encanta viajar y descubrir, tanto el paisaje como la gastronomía del lugar para ir incorporando, poco a poco, nuevos sabores y nuevos aromas a nuestro recetario.

Dentro de los destinos de nuestros viajes, sentimos una especial predilección por todo el arco mediterráneo, su clima, su gente, sus maravillosos paisajes y sobre todo, esa gastronomía mediterránea que lo une todo.

Hoy, en este rincón viajaremos hasta una isla que nos tiene el corazón robado, Mallorca y lo haremos para traeros la receta de un dulce que, aún y no siendo la ensaimada, nos tiene el corazón robado, el “Gató”.

La “coca de Gató” aún y ser originaria de Mallorca tiene dos particularidades, la de deber su nombre a la palabra francesa “Gâteau” (pastel) y la de tener como ingrediente principal la almendra, uno de los frutos secos más usados en todo el Mediterráneo.

Como ya os podéis imaginar, la receta que os traemos hoy, no es nuestra, es una adaptación de la que utiliza el maestro pastelero Joan Seguí (propietario del famoso Forn Sant Francesc de Inca).

Para hacer un pastel de unas seis raciones necesitaremos los siguientes ingredientes:

150 gr. de harina de almendra
50 gr. de almendra picada
200 gr. de azúcar
6 huevos
1 sobre de levadura en polvo

Lo primero que haremos será separar la clara de la yema de los huevos, reservando las claras en un bol y las yemas en otro. Una vez hecho, pondremos a calentar el horno a 180 grados con calor inferior y ventilador.

Cogeremos el bol de las yemas y añadiremos el azúcar. Una vez hecho, mezclaremos bien con la batidora de brazo hasta conseguir que la yema blanquee. Una vez hecho, cogeremos el bol de las claras y las montaremos a punto de nieve (ya sabéis, con una pizca de sal, se monta enseguida).

El penúltimo paso será coger un bol grande en el que pondremos las almendras, tanto la harina como las picadas, le añadiremos las yemas blanqueadas y mezclaremos bien. Una vez mezclado, añadiremos las claras a punto de nieve y volveremos a mezclar, en esta ocasión con mucho mimo y movimientos envolventes (de abajo a arriba). Lo mezclaremos hasta conseguir una masa uniforme y sin grumos.

Finalmente, prepararemos un molde apto para ir al horno. Lo untaremos con un poco de aceite de girasol (o de mantequilla) en la base y paredes y volcaremos en él la masa que hemos preparado en el punto anterior. Una vez hecho, pondremos el molde en el horno y cocinaremos durante unos 40 minutos a 180 grados con calor inferior y ventilador.

Una vez hecho, desmoldaremos y ya lo tendremos a punto para comer. Nosotros os proponemos acompañarlo de kiwi (es un desayuno de 10), o de una bola de helado si lo preferís para merendar.

Una ración de gató (Pastel de almendras)
El desayuno perfecto, un gató (pastel de almendras) con café

¡Buen provecho!

5 de febrero de 2020

Restaurante Casa Leotta - Bilbao


Restaurante Casa Leotta - Bilbao
Muy lejos de la fama gastronómica de Donostia/San Sebastián, Bilbao, la capital económica (que no administrativa) de Euskadi ha ido ganando posiciones tanto en los ránquines de buena cocina como en los de variedad de restaurantes colocándose, sobretodo en este último punto, muy por delante del resto de capitales de provincia del norte de España.

Cuando uno pasea por las calles de Bilbao se da cuenta que, gastronómicamente hablando, es casi una ciudad global ya que, además de encontrarse con cientos de bares con unas barras de pintxos que despiertan todos los sentidos, la variedad de restaurantes de buena cocina y de cocina internacional (mejicanos, hamburgueserías, egipcios, italianos, japoneses, etc.) es realmente remarcable.

Hoy, sin ir más lejos, os queremos hablar de un restaurante que nos sorprendió y gustó a partes iguales, el restaurante “Casa Leotta”.

Cuando uno se acerca al “Casa Leotta” pronto se da cuenta que está en el camino correcto ya que, aunque no vea la puerta, el olor a pan, a tomate y a orégano te lleva directamente a ella. Sí, el restaurante “Casa Leotta” es un restaurante italiano.

Se accede al restaurante directamente por el comedor, con una capacidad de unos 30 comensales, más o menos. La decoración del mismo es cálida y moderna con madera, cuerdas y productos naturales que acompañan la piedra viva de una de las paredes del local.

En cuanto a la carta, destacaremos la especialidad de la casa, las “pinsas”. Sí, habéis leído bien, en el “Casa Leotta” no hacen pizzas, lo hacen son “pinsas” aunque claro, ¿qué es una Pinsa? La pinsa es un pariente cercano de la pizza y está directamente relacionada con la foccacia. La masa de la pinsa, libre de grasas animales debe reposar casi tres días, tiene una doble cocción y una agradable sensación en boca, crujiente por fuera y esponjosa por dentro.

Una veintena de “pinsas” comprendidas, mayoritáriamente, entre los 12 y los 16 euros conforman la carta del restaurante “Casa Leotta” juntamente con una selección de 4 o 5 ensaladas de diferentes tipos, tablas de embutidos, porchetta, tablas de quesos, una selección de pastas e incluso tres o cuatro lasañas. Todo esto sin contar con una selección de una media docena de postres (tiramisú, panacotta, cannolis, etc.).

Nosotros escogimos, todo a compartir entre los tres comensales:

"Pinsa Liliana": Una deliciosa combinación crema de calabaza en la base (en vez de tomate), queso gorgonzola, panceta, tomate seco y mozzarella. Simplemente deliciosa.

Pinsa Liliana del restaurante Casa Leotta
Una Pinsa Liliana

Lasagna L’arancione: Una sorprendente combinación de calabaza, boletus, salchichas de Calabria, besamel y parmigiano

Pinsa Piccolina: Con base tradicional de tomate y mozzarella y un topping de speck con gorgonzola, boletus y perejil. Tan olorosa como deliciosa.

Pinsa Piccolina del Restaurante Casa Leotta
Una Pinsa Piccolina



Cannoli sicilianos y Biancomangiare como final de fiesta.

Cannoli sicilianos y Biancomangiare
Cannoli sicilianos y Biancomangiare

Salimos a unos 20€ por persona tomando sólo agua, por tanto, entendemos que con alguna cerveza o vino de maridaje, una cena podría irse tranquilamente entre los 20€ que pagamos nosotros y los 30.

Realmente no es barato, pero la verdad es que su precio por la relación calidad-cantidad-precio-servicio está más que justificada.

En el lado negativo, que también tiene, tenemos que destacar el sistema de turnos ya que, para poder dar cabida a toda la gente que desea ir, se han establecido dos turnos por cada servicio y cada turno tiene estrictamente una hora y media, por tanto, cuando se acerca la hora, muy amablemente te traen la cuenta a la mesa y te dicen que, en cuanto se pueda esta se libere aunque te acaben de traer los cafés.

Un último consejo, si queréis ir al restaurante “Casa Leotta” no os olvidéis de reservar con algún día de antelación pues al tener un comedor pequeño, se llena rápidamente. Os dejamos sus datos de contacto:


48009 Bilbao
Teléfono: 944 71 66 00