25 de marzo de 2023

Samosas de pollo con mango al curry

Después de bastante tiempo, demasiado quizá, volvemos a juntar nuestras dos aficiones más grandes, el viajar y la gastronomía. Para ello os proponemos un viaje gastronómico llenos de sabores hasta la India y lo haremos con un bocado tan fácil de preparar como sabroso, versátil y divertido de comer, las samosas.

Las samosas tienen su origen hace más de mil años y aunque como carácter general las ubicamos en la India podrían tener origen en cualquier punto de la ruta comercial que une la zona central con la meridional de Asia. Son una suerte de empanadillas con masa crujiente y forma triangular que se pueden rellenar con mil y una opciones (carne picada, verduras, curry e incluso dulces).

Hoy en este pequeño rincón os queremos proponer una versión que nos ha parecido de las mejores que hemos probado (y van unas cuantas), mezclando el sabor del curry con el dulce del mango, sí, hoy os contaremos como preparar una “samosas de pollo con mango al curry”.

Para preparar unas 20 “samosas de pollo con mango al curry” necesitaremos los siguientes ingredientes:


5 láminas de masa filo

1 mango maduro

200 g de pechuga de pollo

½ cebolla

¼ de pimiento rojo

1 cucharada de harina

½ vaso de leche

1 cucharada de postre de curry

1 cucharada de postre de cúrcuma

Sal

Aceite


Lo primero que haremos será preparar la pechuga de pollo, para ello, picaremos el pollo a dados lo más pequeño que podamos (lo óptimo son daditos de medio centímetro), los salpimentaremos y lo pondremos a dorar en una sartén con una gota de aceite y lo iremos removiendo para que cocine por todos los datos.

Mientras se cocina el pollo, iremos cortando la cebolla a trozos igualmente pequeños y el pimiento rojo. Cuando lo tengamos todo cortado lo integraremos con el pollo y continuaremos cocinando y removiendo.

A continuación, pelaremos el mango y lo cortaremos también a dados, si puede ser, del mismo tamaño que hemos cortado la cebolla y el pollo. Una vez lo tengamos, lo añadiremos a la sartén con el resto de ingredientes.

Mientras se cocina, incorporaremos las especias y las integraremos con todos los ingredientes, a los pocos minutos empezaremos a notar el agradable olor al curry, cuando esto pase, añadiremos la cucharada de harina y la integraremos con el resto de ingredientes dejando que se cocine bien, una vez hecho, añadiremos la leche y lo dejaremos todo cocinando unos cinco minutos más, removiendo de vez en cuando para evitar que se pegue. Pasado este tiempo, apagaremos el fuego y dejaremos que la masa repose unos minutos.

Una vez haya reposado, cogeremos cada hoja de masa filo y la cortaremos en cuatro tiras. En el extremo superior de cada tira, colocaremos una cucharada sopera de la masa que hemos preparado e iremos doblando la tira de masa filo haciendo triángulos y cerrando cada uno de los extremos.


Samosas de pollo con mango al curry
Samosas de pollo con mango al curry


Una vez rellenadas todas las tiras, tendremos varias opciones, podremos cocinarlas friéndolas en aceite caliente, en el horno convencional a 180º durante unos 15 minutos o en la freidora de aire, a 200º durante unos 4 minutos (nosotros hemos escogido esta última opción).

Son una auténtica delicia, crujientes, sabrosas y encima, tanto las podéis usar  como entrante, como para una cena informal.


Detalle de una samosa de pollo con mango y curry
Detalle de una samosa de pollo con mango y curry


¡ Buen provecho !

 

 

8 de marzo de 2023

Cocochas de bacalao rebozadas

 

Aunque la mayoría que nos seguís sabéis que nos encanta relacionar la gastronomía con los viajes, en esta entrada nos quedaremos cerca, casi en casa, y lo haremos para hablaros de un plato con un ingrediente que, para muchos es un auténtico desconocido pero que aquí, en Euskadi es considerado como una auténtica delicia. Sí, en esta entrada el protagonista será la kokotxa (o cococha) del bacalao.

Muchos os preguntaréis, ¿Qué es la cococha?  Pues muy sencillo, es algo que la mayoría de animales tenemos, la barbilla. Con todo, cuando se habla de cocochas, se habla habitualmente de cocochas de pescado, en especial de merluza, o del caso que nos ocupa, del bacalao.

La cococha de bacalao es un producto jugoso, tierno, con una textura gelatinosa que, además aporta a nuestro organismo proteínas de alto valor, minerales y múltiples vitaminas. Además, nos ofrece una gran versatilidad para prepararlas y poder degustarlas, por ejemplo: “al pil pil”, “en salsa verde”, “al ajillo” o incluso, rebozadas.

Nosotros, en esta entrada os queremos explicar cómo preparar unas exquisitas “cocochas de bacalao rebozadas”.

Para preparar dos raciones generosas de nuestras “cocochas de bacalao rebozadas” necesitaremos los siguientes ingredientes:


400 g de cocochas limpias

1 huevo campero grande

100 g de harina de trigo

1 diente de ajo

Sal

Aceite de oliva virgen


Lo primero que haremos será acabar de limpiar nuestras cocochas quitándoles las pieles que pudieran tener y resto de restos. Una vez hecho, las secaremos con papel de cocina.

Una vez hecho, pondremos una sartén al fuego con abundante aceite de oliva y el diente de ajo sin pelar. Mientras esperamos que coja la temperatura de fritura, en bol pequeño, cascaremos el huevo y lo batiremos bien.

Cuando el aceite esté en temperatura de fritura, iremos cogiendo cada cococha y la pasaremos por harina (evitando que le queden grumos) y posteriormente por el huevo batido.

Las iremos poniendo a freír en grupos pequeños, para controlar bien su cocción. Las dejaremos entre uno y dos minutos por cada lado y las iremos retirando dejándolas sobre papel absorbente para quitarles el exceso de aceite.

Una vez las tengamos, procederemos a montar el plato, acompañando una ensalada, un tomate aliñado o incluso un cous-cous (al gusto de cada uno).


Cocochas de bacalao rebozadas, un auténtico manjar
Cocochas de bacalao rebozadas, un auténtico manjar


Un auténtico manjar que, estamos convencidos, os gustará.

¡Buen provecho!



24 de febrero de 2023

Tosta de aguacate con tomate y huevo pochado

 

Desde hace un tiempo se habla, de forma relativamente constante, de los “superalimentos”, o sea, alimentos que por su composición son tremendamente ricos en nutrientes, grasas saludables, fibra, antioxidantes, etc., que nos ayudan a combatir o prevenir determinados problemas de salud que nos pueden azotar en nuestro día a día.

Dentro de estos “superalimentos” nos encontramos, básicamente, productos naturales que, aunque los conozcamos desde hace mucho tiempo, estos últimos años se han incorporado a nuestra dieta en pro de una alimentación más sana y equilibrada. Dentro de este grupo nos encontramos: arándanos, salmón, chia, acai, quinoa, algunas algas o el aguacate.

Hoy os traemos una receta sencilla con uno de estos ingredientes, el aguacate, una fruta con origen en la zona de México (donde en idioma náhuatl significa “testículos del árbol”) hace más de 10000 años, aunque en muchos países de América Latina recibe nombres como palta, cura, avocado, etc.

Esta receta que os traemos hoy es ideal tanto para un desayuno saludable como para una cena divertida e informal, es una “Tosta de aguacate con tomate y huevo pochado”.

Para hacer dos raciones de nuestra “Tosta de aguacate con tomate y huevo pochado” necesitaremos los siguientes ingredientes:

2 rebanadas de pan

1 aguacate maduro

2 huevos camperos

1 tomate maduro mediano

1 lima

Vinagre

Aceite de oliva virgen extra

Pimienta molida

Sal


Lo primero que haremos será tostar el pan a nuestro gusto, una vez hecho procederemos a preparar el aguacate y el tomate.

El tomate, lo limpiaremos bien con agua, le quitaremos la cola, las impurezas y lo partiremos por la mitad. Con cada mitad, lo cortaremos a láminas delgadas, lo más delgadas posible. Una vez hecho, lo reservaremos.

Con el aguacate, lo primero que haremos será partirlo en vertical, cada una de las partes las pelaremos bien y lo cortaremos en láminas delgadas (de 2 o 3 milímetros cada una), aliñaremos con el zumo de la lima y las reservaremos.

Llegados a este punto, tocará preparar el huevo pochado, para ello, pondremos un cazo con agua y un buen chorro de vinagre en el fuego. Cuando el agua empiece a hervir, cascaremos el huevo en un vaso, crearemos un remolino en el agua con una cuchara, cuando lo tengamos, dejaremos caer el huevo en él y dejaremos que se cocine durante 3 minutos.

Mientras se cocina el huevo, montaremos la tosta poniendo encima de cada rebanada de pan la mitad de las láminas de tomate aliñadas con sal, pimienta y aceite de oliva virgen extra, encima de ellas, la mitad de las láminas de aguacate y encima de ellas, cuando hayan pasado los tres minutos, el huevo pochado.

Os pude quedar algo así:

Tostas de aguacate con tomate y huevo pochado
Tostas de aguacate con tomate y huevo pochado


Para decorar, podéis usar una hierba aromática que os guste, un poco de pimienta o de guindilla molida para dar color.

Y ya solo os falta una cosa, disfrutar de vuestra sana y deliciosa tosta.

¡Buen provecho!

14 de febrero de 2023

Atascaburras

 

La gastronomía popular es una gastronomía rica en conocimientos que además, se transmiten entre varias generaciones convirtiéndose en gastronomía tradicional de su zona de origen. Habitualmente son platos sencillos, cargados de sabor y de historia que, sin florituras, nos alimentan y nos hacen disfrutar de la buena mesa.

Hoy en este pequeño rincón os hablaremos de un plato con un nombre curioso que, además, forma parte de la gastronomía popular y tradicional de una zona de España rica en cultura e historia, La Mancha.

Con un origen que se remonta al siglo XVII, la receta que os traemos en esta entrada tiene origen en la cocina de pastoreo. Cuenta una leyenda que lo inventaron dos pastores, cuando en pleno invierno y en medio de una gran nevada, se encontraron que, para comer solo tenían unas patatas y un trozo de bacalao con unas raspas. El plato que sacaron fue tan contundente que hartó hasta a sus burras, recibiendo por este hecho el nombre de “Atascaburras”.

Llevando un poco la receta a nuestros días y homenajeando la buena cocina tradicional, hoy en este rincón os presentamos nuestra versión del “Atascaburras” manchego.

Para hacer dos raciones generosas del “Atascaburras” necesitaremos los siguientes ingredientes:

400 g de patatas

250 g de bacalao fresco (o desalado)

1 diente de ajo

2 huevos

4 nueces peladas

Aceite de oliva virgen extra.

Lo primero que haremos será lavar bien las patatas. Una vez hecho, llevaremos a ebullición una olla con agua, cuando lo consigamos añadiremos las patatas y las cocinaremos unos 25 minutos o hasta que estén tiernas.

Cuando las patatas lleven unos 20 minutos hirviendo, añadiremos los trozos de bacalao y dejaremos que se cocine todo junto durante unos 5 minutos más. Pasado este tiempo reservaremos todo.

En un cazo pequeño pondremos abundante agua y la llevaremos a ebullición. Cuando arranque a hervir pondremos los dos huevos y los herviremos unos 8 minutos a fuego vivo.

Llegados a este punto, lo siguiente que haremos será pelar las patatas, partirlas sin miedo y ponerlas en un bol mediano. Cuando las tengamos, las iremos aplastando con un tenedor. Una vez hecho, integraremos en este bol el bacalao desmigado y libre de piel y de espinas. Una vez lo hayamos añadido, lo aplastaremos de nuevo integrando bien el bacalao con las patatas.

Pondremos un diente de ajo pelado y cortado pequeño en un mortero y lo majaremos bien. Cuando lo tengamos bien majado, añadiremos una cantidad generosa de aceite de oliva virgen extra y lo integraremos con el ajo.

Este aceite y ajo majado lo añadiremos al bacalao y a las patatas para integrarlo todo junto.

Para montar el plato, dividiremos la mezcla de bacalao y patatas en dos fuentes (o platos hondos) iguales, pelaremos bien los huevos hervidos y los cortaremos en ocho partes distribuyéndolos junto con las nueces sobre la patata y el bacalao que hemos preparado, tal que así:

Atascaburras, un delicioso de la gastronomía manchega
Un ración de Atascaburras, deliciosa.


Como veis un plato tan sencillo como contundente, ideal para comer en épocas de frío y casi, como plato único, no vaya a ser que nos atasquemos…

¡Buen provecho!

 

 

6 de febrero de 2023

Croquetas de confit de pato con foie

En los tiempos que corren, con una inflación que, aunque empieza a controlarse continúa tremendamente elevada, es sumamente importante mantenernos en la línea de comer bien, comer sano y, en la medida de lo posible, no arruinarnos cada vez que vamos a la plaza a comprar.

En casa tenemos la máxima de, si está en nuestras manos, y mientras podamos, maximizar la calidad de los productos que comemos, por tanto, son bastantes las ocasiones que ponemos en práctica lo que se conoce como “Cocina de aprovechamiento”.

Para aquellos que os preguntéis ¿Qué es la cocina de aprovechamiento? Os comentamos, es una buena práctica que nos lleva a aprovechar las sobras de una receta para generar otros platos. Realmente esta práctica la podemos aplicar de base en muchas recetas de pizza, tortillas, croquetas, tartas saladas, etc.

Hoy os traemos una receta de aprovechamiento espectacular que nos sacamos de la manga aprovechando un confit de pato que no nos acabamos durante las pasadas fiestas de Navidad, son unas deliciosas “croquetas de confit de pato con foie”.

Para nuestras “croquetas de confit de pato con foie” necesitaremos los siguientes ingredientes:

180 g de confit de pato

20 g de foie

800 ml de leche

170 g de harina

100 g de mantequilla

2 huevos camperos

100 g de pan rallado

Sal, pimienta

Aceite


Lo primero que haremos será desmenuzar completamente el confit descartando los excesos de grasa, los huesos, tendones, etc., una vez tengamos la carne limpia, la pondremos en el vaso de la picadora junto al foie y lo picaremos hasta tener una masa más o menos homogénea.

En una olla o cazo pequeña, añadiremos la mantequilla y la pondremos a fuego medio a fundir, cuando haya fundido añadiremos la harina y la cocinaremos durante unos 5 minutos meneando de vez en cuando para evitar que se pegue.

Una vez cocinada la harina, añadiremos la leche, salpimentaremos al gusto y lo cocinaremos todo durante unos 5 minutos más mezclando continuamente.

Pasado este tiempo añadiremos el confit de pato picado y continuaremos cocinándolo todo durante 5 minutos más mezclando igualmente de forma continua.

Una vez todo integrado, extenderemos la masa de las croquetas en una fuente grande y la cubriremos con papel film, haciendo que este toque la masa y la reservaremos en la nevera, como mínimo una hora (puede ser incluso de un día por otro).

Pasado este tiempo, y con la masa fresca y reposada, procederemos a formar las bolas, o los cubos (a nuestra elección). Cuando lo vayamos a hacer, batiremos los huevos en un bol y prepararemos un plato con pan rallado. Uno a uno, iremos pasando los cubos o las bolas por el huevo y después las pasaremos por el pan rallado hasta cubrir toda su superficie.


Croquetas de confit de pato con foie
Croquetas de confit de pato con foie


Una vez tengamos todas las croquetas empanadas, pondremos una sartén con abundante aceite a fuego vivo. Cuando el aceite esté muy caliente, iremos friendo nuestras croquetas hasta que estén bien doraditas, momento en que las pondremos sobre papel absorbente para quitarles el exceso de aceite.

Y ya tenéis preparadas unas deliciosas “croquetas de confit de pato con foie”, un bocado original que además, gustará a todo el mundo.

Con las cantidades que os indicamos nos salieron unas 36 croquetas, las cuales disfrutamos tanto como guarnición de otros platos, como en una sabrosa cena.


Detalle croqueta de confit de pato
Detalle croqueta de confit de pato


¡Buen provecho!