23 de septiembre de 2021

Croque Madame

Aunque hace más de 100 años vio la luz por primera vez, el plato que os presentamos hoy en esta entrada continúa de total actualidad, sobre todo en su tierra de origen, París la capital de Francia.

Está tan de actualidad que, aun hoy en día, podemos encontrarlo y degustarlo en la mayoría de cafés del país galo, en la versión que os traemos hoy, o en cualquier otra, porque sí, es un plato que acepta muchas variantes.

Hoy en este pequeño rincón os traemos la receta del “croque madame”, aunque claro, algunos os preguntaréis “¿qué es un croque?” un croque es un sándwich crujiente, el más famoso de ellos es el “croque monsieur” que ya os contamos hace un tiempo, un sándwich directamente emparentado con nuestro mixto.

Para realizar 2 sándwiches “croque madame”, necesitaremos los siguientes ingredientes:

4 rebanadas de pan de molde

2 lonchas de jamón york
2 huevos camperos
50 g de parmeggiano o emmental rallado
1 cucharada de aceite de girasol
20 g de harina
1 vaso de leche
Sal, pimienta, nuez moscada molida

Lo primero que haremos será preparar una besamel un poco espesa, para ello, pondremos un cazo a fuego medio con una cucharada de aceite de girasol. Cuando caliente, añadiremos la harina y mezclaremos bien, una vez hecho, añadiremos la leche y continuaremos removiendo hasta conseguir la consistencia deseada. Rectificaremos de sal, pimienta, nuez moscada y reservaremos.

En este momento pondremos a precalentar el horno a unos 180 grados.

A continuación, tostaremos las rebanadas de pan, podemos hacerlo con la tostadora, en la sartén, al horno, al gusto, lo único es que deben quedar ligeramente doradas, no quemadas. Cuando las tengamos, extenderemos las rebanadas de pan en una superficie grande y les untaremos con la besamel que hemos reservado previamente (con mucho cuidado y poca cantidad) un lado de cada una de ellas.

Una vez untadas las rebanadas con besamel, pondremos una loncha de queso y otra de jamón york sobre dos de las rebanadas e inmediatamente las cubriremos con las rebanadas sobrantes. Una vez hecho, untaremos las rebanadas superiores con abundante besamel y las espolvorearemos con queso rallado. Pondremos los sándwiches al horno y cocinaremos durante unos 10 minutos. Finalmente los gratinaremos unos 3 minutos, mirando que queden dorados, pero sin quemarse.

Pasado este tiempo, retiraremos los sándwiches del horno y los pondremos en el plato.

Finalmente, pondremos abundante aceite en una sartén y lo calentaremos, cuando esté caliente, freiremos los huevos uno a uno (al gusto de cada uno) y pondremos cada huevo sobre un sándwich.

Este puede ser un resultado final:


Croque madame
El sencillo y delicioso encanto de la croque madame


Servidlos calientes, acompañados de una pequeña ensalada, de patatas fritas o incluso de yuca frita

¡Buen provecho!

 

13 de septiembre de 2021

Involtini di melanzane (Rollitos de berenjena)

Cuando uno piensa en la cocina italiana, muy erróneamente la cabeza se nos va automáticamente a una pasta, a una pizza o, si tenéis más cultura gastronómica a un ossobuco, un risotto o a una deliciosa ensalada Capresse.

Con todo, la gastronomía italiana continúa siendo mucho más rica que todo esto, disponiendo de un sinfín de “antipasto” (¡ojo! No os dejéis confundir, “antipasto” no contrario a la pasta, significa “entrante”), la mayoría de ellos, tan sorprendentes como sabrosos.

Hoy en este pequeño rincón os presentaremos uno de estos “antipasto” que, como entrante, podéis adaptar fácilmente a vuestros gustos e incorporarlo a esas deliciosas comidas familiares o con amigos que, de vez en cuando hacéis en casa. Sí, la receta que os presentamos hoy es “Involtini di melanzane” o lo que es lo mismo “rollitos de berenjena”.

Para hacer dos raciones de “Involtini di melanzane” necesitaremos los siguientes ingredientes:

1 berenjena

1 bola de mozzarella (o 200 g de mascarpone)
½ cebolla
200 ml de tomate triturado
Orégano
Sal, Pimienta
 
Lo primero que haremos será cortar longitudinalmente la berenjena a láminas de poco menos de medio centímetro. Una vez las tengamos las pondremos en un escurridor durante unos 30 minutos con una pizca de sal, para que suden el amargor.
 
Mientras sudan las berenjenas cortaremos cebolla en brunoise (o sea, a trozos muy pequeños) y la pondremos a pochar en un cazo con un poco de aceite. Cuando la cebolla haya empezado a cristalizar separaremos una cuarta parte y añadiremos al cazo con la cebolla restante el tomate triturado con una pizca de sal, de pimienta y de orégano. Dejaremos cocinar durante unos 15 minutos removiendo de vez en cuando. Pasado este tiempo, apagaremos el fuego y reservaremos.
 
En una plancha o una sartén con una punta de aceite iremos poniendo cada una de las láminas de berenjena y las cocinaremos por ambos lados hasta que pierdan su rigidez, una vez conseguido, las reservaremos. Cuando tengamos todas las láminas cocinadas procederemos con el relleno, para ello repartiremos le queso y la cebolla reservada en tantas partes como láminas de berenjena tengamos, lo pondremos sobre cada una de ellas y enrollaremos.
 
Una vez enrolladas las berenjenas y el queso, pondremos en una fuente apta por el horno el sofrito de tomate y cebolla que tenemos reservado y sobre él, los rollitos de berenjena. Finalmente calentaremos el horno a 180 grados y pondremos la fuente unos 5 minutos, simplemente para templar y derretir un poco el queso.
 
¿No os apetecería probar estos “Involtini di melanzane”?
 

Involtini di melanzane (Rollitos de berenjena)
Involtini di melanzane (Rollitos de berenjena)

 
¡Buen provecho!

1 de septiembre de 2021

Pizza de plátano, dátiles y bacón con rulo de cabra

No es la primera vez que nos pasa, y la verdad, nos encanta. Como bien sabréis los que nos seguís, nos encanta viajar y nos encanta descubrir la gastronomía de los lugares donde vamos y, si podemos, traernos alguna recetilla que nos haya sorprendido y/o encantado.

Dentro de lo cambiante y de las trabas que, desde hace un par de veranos, tenemos para viajar libremente (una de las consecuencias del COVID), este año hemos repetido destino, Lanzarote, así que, hemos intentado profundizar un poco en su gastronomía a la vez que disfrutábamos de su clima y de sus playas.

De allí os traemos la receta que os presentamos hoy, esta deliciosa y sorprendente “Pizza de plátano, dátiles y bacón con rulo de cabra”.

Para hacer esta deliciosa pizza necesitaremos los siguientes ingredientes:

1 masa de pizza (si no hacéis casera)

200 gr. de tomate triturado
2 plátanos maduros
10 dátiles
5 lonchas de bacón
2 rulos de cabra
½ cebolla
Sal, orégano y aceite
 
Para la masa (si no usáis una industrial):

250 gr. de harina

120 ml. de agua tibia
3 cucharadas de aceite de oliva
½ sobre de levadura
 
Los que uséis una masa de pizza industrial, os podéis saltar este párrafo, para el resto, a continuación os contamos como hacer una buena masa de pizza casera. En un bol pondremos la harina, la levadura, las tres cucharadas de aceite de oliva y el agua y empezaremos a amasar de fuera a dentro. Os tocará amasar unos minutos, no muchos, hasta que la masa no se os pegue en las manos, cuando eso ocurra, taparemos el bol con la masa con un paño de algodón y dejaremos reposar, como mínimo unos 40 minutos a temperatura ambiente. Pasado este tiempo, podremos estirar la masa y darle la forma que queramos.
 
Una vez tengamos la masa ya preparada o reposando, aprovecharemos para hacer un buen sofrito de tomate, para ello pondremos una cazuela pequeña al fuego con un chorro de aceite de oliva y cuando esté caliente le añadiremos la cebolla cortada en juliana para que poche. Pasados unos minutos, añadiremos el tomate triturado, salpimentaremos y dejaremos que se cocine unos 10 o 15 minutos.
 
Mientras se cocina el tomate iremos preparando el resto de ingredientes, es decir, pelaremos los plátanos y los cortaremos a ruedas de, más o menos 1 centímetro, deshuesaremos los dátiles y los cortaremos a trozos irregulares, cortaremos a tiras el bacón y desmenuzaremos el rulo de cabra. Como es evidente reservaremos todos los ingredientes.
 
Una vez cocinado el tomate, lo extenderemos sobre la masa de pizza y espolvorearemos con el orégano. Cuando lo tengamos, repartiremos los trozos de queso y los dátiles cortados de forma que queden uniformes sobre la masa. Haremos lo mismo con las tiras de bacón y finalmente con el queso de cabra. Os puede quedar tal que así:
 

Una Pizza de plátano, dátiles y bacón preparada para hornear
Una Pizza de plátano, dátiles y bacón preparada para hornear

 
Llegados a este punto, calentaremos el horno a 200 grados (calor por abajo y ventilador) y cuando esté caliente, pondremos la pizza y la cocinaremos durante unos 12/15 minutos. Pasado este tiempo, ya solo os faltará cortarla y disfrutarla en la mesa:
 

Ración de pizza de plátano, dátiles, bacón y rulo de cabra
Ración de pizza de plátano, dátiles, bacón y rulo de cabra

 
¡Buen provecho y a disfrutar de una magnífica pizza!

 

 

28 de julio de 2021

Restaurante Grecocina - Bilbao

Restaurante Grecocina Bilbao
Como bien sabréis, uno de los pilares culturales básicos de cualquier región es su gastronomía. En base a ella, se definen y reflejan muchos de los rasgos básicos de la sociedad que representan, por eso, cuando en el equipo viajamos (o nos dejan viajar, con más o menos libertad), nos encanta descubrir la gastronomía del país o región donde vamos.

Hoy en este rincón os hablaremos de una cocina que se sustenta en cuatro pilares básicos: el uso de ingredientes frescos y de buena calidad, el uso de hierbas aromáticas y especias, la sencillez de la elaboración de sus platos y el oro líquido, el aceite de oliva. Sí, hoy nos desplazaremos gastronómicamente a Grecia, aunque físicamente nos quedaremos algo más cerca, más concretamente en Bilbao.

En esta ocasión no os presentaremos una receta, aunque sí que os hablaremos de algunos platos que bien podréis degustar en el “Restaurante Grecocina” de Bilbao, situado en la Calle Henao, 30.

Cuando entramos en el “Restaurante Grecocina” nos encontramos con un pequeño comedor, de más o menos, una decena de mesas, convenientemente separadas unas de las otras situadas frente a la barra y al lado de la cocina (abierta a la vista de todos).

 

Detalle del Restaurante Grecocina
Detalle del Restaurante Grecocina

El “Restaurante Grecocina” trabaja única y exclusivamente a través de una más que bien compensada carta (así que, si esperáis encontrar un menú del día, seguramente no estaréis de suerte) de donde escoger variados platos que van desde ensaladas hasta carnes, pescados y obviamente, postres. Nosotros, en nuestra última visita escogimos:

Pikilía Alifón:

Un delicioso plato vegetariano compuesto por tres cremosas ensaladillas (tzatziki, queso y berenjena) acompañado de pan pita para untar. Un plato ideal para compartir y disfrutar de la buena cocin.

 

Pikilía Alifón
Pikilía Alifón

Calamári Yemistó:

Un original calamar a la plancha relleno de varios quesos fundidos, especias griegas y acompañado de una ensalada rúcula y tomates. Buenísimo.

 

Calamar relleno de quesos y hierbas aromáticas
Calamar relleno de quesos y hierbas aromáticas

Suvláki:

En esta ocasión, el plato resultó algo menos original, una brocheta de cerdo ibérico con pimiento, cebolla, patatas fritas y salsa tzatziki con pan pita. Poco original, pero muy sabroso.

 

Suvlaki - Brocheta de cerdo
Suvlaki - Brocheta de cerdo

Mussáka:

La interpretación de uno de los platos más clásicos y tradicionales de la cocina griega. Buena presentación, sabroso y muy recomendable.

 

Mussáka tradicional griega del Grecocina
Mussáka tradicional griega

 

Acabamos con un postre (auténtico yogur griego) y regamos todo con un vino afrutado. Todo por unos 33€ por comensal.

Añadir también que, el local es bonito, limpio (muy importante, se cumplen las normas anti-covid –distancia, mascarilla, gel hidroalcohólico, desinfección entre usos, etc.) y con muy buen ambiente, ya que la música de fondo (griega en todo momento) ayuda a tener una comida/cena distendida y agradable.

También nos gustaría remarcar el excelente trato recibido, tanto del camarero como del propio dueño (quien también sirve las mesas y como buen griego, aporta tanto información de su tierra como recomendaciones sobre los platos a escoger).

Si os pasáis por Bilbao y buscáis un restaurante donde comer tranquilamente unos muy buenos y sabrosos platos mediterráneos, no os olvidéis de la opción del “Restaurante Grecocina” y llamadles para reservar. Vale la pena.

 

 

 

 

Restaurante Grecocina

Calle Henao, 30

48009 Bilbao

 

Teléfono: 946 07 35 53