21 de julio de 2020

Quiche de rulo de cabra y tomates cherry

Se dice, se comenta, se rumorea que, hace unos 400 años, en la región francesa de Lorraine (situada al noreste de Francia y haciendo límite con Alemania), un grupo de habitantes decidieron crear un plato en base a una tarta salada. El resultado final fue, la internacionalmente conocida “Quiche Lorraine”.
 
Exactamente igual que nuestra célebre tortilla, con el paso de los años y de múltiples inventores, la “Quiche Lorraine” ha ido evolucionando o mutando en base a variarle uno o múltiples ingredientes. De esta manera tenemos opciones tan distintas como: la “Quiche de gorgonzola y peras”, la “Quiche de salmón y puerros” o la “Quiche de calabacín y Brie”.
 
Hoy en este pequeño rincón recuperamos el aroma de la cocina francesa para traeros una nueva variante de quiche que, además, os puede solucionar varias cenas, se trata de una “Quiche de rulo de cabra y tomates cherry”.
 
Para preparar esta deliciosa receta necesitaremos los siguientes ingredientes:
 
1 masa quebrada
3 huevos medianos
200 ml de crema de leche o leche evaporada
½ cebolla
12 tomates cherry
1 rulo de queso de cabra
Parmeggiano rallado
Aceite (o un poco de mantequilla)
Sal
 
Lo primero que haremos será precalentar el horno a unos 200 grados. Mientras el horno se va calentado, aprovecharemos para por una sartén al fuego con un chorrito de aceite (o una nuez de mantequilla). Con todo calentando cogeremos la media cebolla y la cortaremos en brunoise (o sea, a dados pequeños).
 
Cuando el aceite de la sartén haya calentado, añadiremos la cebolla y dejaremos que vaya pochando, mientras lo hace, aprovecharemos para preparar el resto de ingredientes, lo cual se resume en: lavaremos bien los tomatitos y los partiremos por la mitad y cortaremos a ruedas de medio centímetro el rulo de cabra, reservando ambas cosas una vez hecho.
 
Cuando la cebolla haya cristalizado, añadiremos la crema de leche (o leche evaporada) y dejaremos que se cocine todo un par de minutos a fuego medio.
 
En un bol mediano, pondremos los tres huevos con una pizca de sal y los batiremos enérgicamente hasta que espumen, una vez estén bien batidos, les añadiremos la crema de leche y la cebolla y de nuevo mezclaremos para integrar (y evitar que cuaje el huevo con el calor de la crema de leche caliente).
 
Llegados a este punto, prepararemos un molde redondo apto para ir al horno y sobre él extenderemos el disco de masa quebrada, una vez extendida, pincharemos la masa con un tenedor para evitar que se formen burbujas al cocerse.
 
Finalmente pondremos sobre la masa la mezcla de crema de leche y huevos repartiéndola por toda la superficie y en ella, distribuiremos los discos de rulo de cabra y los tomates cherry. Finalmente, espolvorearemos con el queso Parmeggiano rallado y lo meteremos en el horno para que se cocine a 180 grados durante unos 20 minutos (o hasta que veáis que se ha hecho bien).
 
Y este es el resultado final:


Quiche de rulo de cabra y tomates cherry
Quiche de rulo de cabra y tomates cherry


 
Una cena divertida, original y sabrosa. ¿Os atrevéis a probarla?
 
¡Buen provecho!


3 de julio de 2020

Restaurante Kromatiko - Vitoria-Gasteiz

Restaurante Kromatiko
Después de muchos meses habiendo dejado de lado, gracias o debido al confinamiento por el COVID-19, las críticas a restaurantes y habiéndonos centrado en las recetas que hemos ido preparando, los miembros de equipo hemos querido retomar nuestras críticas a restaurantes después de, obviamente, haberlos probado.
 
En esta ocasión, y como estamos todavía de recuperación de esa nueva normalidad, nos quedamos en casa, en Vitoria-Gasteiz. Por suerte, con la llegada de esta nueva normalidad, ha llegado también un nuevo restaurante que mejorará, sin duda, la oferta gastronómica de la ciudad.
 
Hoy en este rincón os queremos hablar del “Restaurante Kromatiko”, situado en la calle Beato Tomás de Zumárraga n. 2 de la que fue, Capital Gastronómica de España 2014.
 
La primera sorpresa nos la llevamos al llegar al local ya que, nos encontramos con un local con clara inspiración a los años 20 del pasado siglo XX (personalmente a los miembros de este equipo nos recordó a la estética que vimos en “El gran Gatsby”), con una pared de cristal separando los dos ambientes, el del comedor y la sala del bar dando a ambos la sensación de pertenencia al mismo entorno, aunque separando ambos usos.
 
De entrada, el “Restaurante Kromatiko” no dispone de ningún menú, ni diario, ni degustación, dejando totalmente al usuario la elección de que platos va a degustar de su bien variada carta.
 
En nuestro caso, optamos por pedir varios platos y compartirlos todos. Los escogidos fueron:
 
Croquetas (Takoyaki de pulpo gallego y de Marmitako de bonito)”. Realmente espectaculares y sorprendentes, tanto de presentación como de sabor y textura. Muy recomendables.
 

Croquetas de pulpo y de marmitako
Croquetas de Takoyaki de pulpo gallego y de Marmitako de bonito

 
Aguacate Asado con Tartar de gamba roja”. Sin lugar a dudas una auténtica delicia, por su combinación de sabores y de texturas. Una propuesta original, sorprendente y un imperdible de su carta.
 

Aguacate Asado con Tartar de gamba roja
Aguacate Asado con Tartar de gamba roja

 
Tartar de atún rojo, patata y huevo oilobide”. Tercera gran sorpresa de la comida, ¿cómo una delicia como atún rojo puede combinar tan bien con una simple patata frita? Ufff… sin lugar a dudas, para repetir una y mil veces.

 

Tartar de atún rojo, patata y huevo oilobide
Tartar de atún rojo, patata y huevo oilobide

 
Gyozas de jabalí en salsa Perigueux”. Aquí también nos llevamos sorpresa, aunque negativa, y no por la carne del jabalí (ya de por sí seca), sino por la masa de la gyoza que sabía excesivamente a harina… una auténtica pena.

 

Gyozas de jabalí en salsa Perigueux
Gyozas de jabalí en salsa Perigueux

 
Y cerramos con un “Goxua Tropical”, divertido y fresco, y una “Torrija de Té Matcha” también muy conseguida y atractiva.

 

Torrija de te matcha
Torrija de te matcha

 
Os tenemos que asumir que el “Restaurante Kromatiko” nos ha gustado mucho, aunque su precio podríamos decir que impide que sea un restaurante de uso habitual (la comida que os acabamos de contar nos salió a unos 90 euros, vino y cafés incluidos), sí que lo colocamos directamente en la zona alta de nuestras preferencias a la hora de disfrutar de una buenísima cocina de producto, con un trato exquisito al mismo y al comensal.
 
Por nuestra parte, os recomendamos totalmente el “Restaurante Kromatiko” y deseamos que haya llegado para quedarse y de un impulso aún mayor a la buena gastronomía que tenemos en Vitoria-Gasteiz.
 
Si queréis ir, no olvidéis reservar con antelación pues su comedor es relativamente pequeño (tiene una capacidad para unos 30 comensales). Para ello os dejamos sus datos de contacto:

 

 

01008 Vitoria-Gasteiz

 

Teléfono: 639 47 60 66

 

 

 




Otras opciones para comer genial en Vitoria-Gasteiz: