29 de noviembre de 2022

Crema suave de patata con picatostes

Aunque hoy en día sea un alimento básico a escala mundial, es cierto que, para los países del viejo continente, aunque ha salvado de muchas hambrunas, es relativamente reciente. Obviamente os hablamos de la patata (o papa en muchos lugares del globo terráqueo).

La patata tiene su origen entre el sur de Perú y el noroeste de Bolivia, datando de casi 8000 años ante de Cristo, aunque tuvo su expansión mundial a raíz del descubrimiento de América de Cristóbal Colón y posterior llegada a Europa.

Actualmente encontramos la patata (o papa) en una gran multitud de platos de nuestra gastronomía, ya sea de simple acompañamiento o haciendo de protagonista absoluto, tanto en recetas de platos salados (“Patatas rellenas de setas, jamón y huevo”, “Tarfiflette” o incluso el célebre “Fish and Chips”) como dulces (“Buñuelos de patata”).

Hoy en este rincón os queremos presentar una receta sencilla, con la patata de protagonista principal, se trata de una “crema ligera de patata con picatostes”.

Para hacer dos raciones de nuestra “crema ligera de patata con picatostes” necesitaremos los siguientes ingredientes:

3 patatas medianas

½ cebolla
100 ml de leche (o bebida sustitutiva al gusto)
2 rebanada de pan
Pimentón rojo
Aceite de oliva virgen extra

Lo primero que haremos será lavar las patatas y pelarlas bien. Una vez hecho, las cortaremos a datos y reservaremos.

A continuación, pelaremos la cebolla y la cortaremos en juliana. Pondremos una olla en a fuego medio con un chorrito de aceite. Cuando esté caliente, sin llegar a humear, añadiremos la cebolla y dejaremos que cristalice un poco. Una vez conseguido, añadiremos las patatas y mezclaremos un poco.

El siguiente paso será añadir el agua, tanta como sea necesaria para cubrir todos los ingredientes, agregaremos un poco de sal y dejaremos que se cocine todo durante unos 25 minutos.

Pasado este tiempo, quitaremos el excedente de agua (dejaremos un poquito de ella), añadiremos el vasito de leche y trituraremos hasta conseguir una crema homogénea. Si vemos que queda muy espesa, podemos corregir tanto con agua como con un chorrito más de leche.

Una vez tengamos la crema, pasaremos a preparar los picatostes. Para ello pondremos una sartén a fuego vivo con un buen chorro de aceite cuando esté caliente añadiremos las rebanadas de pan y las freiremos por ambos lados. Una vez hecho, la pondremos sobre papel absorbente para quitarles el exceso de aceite. Pasados unos minutos, cortaremos el pan a dados o a trozos irregulares y reservaremos.

Para montar el plato, muy sencillo, pondremos la mitad de la crema suave de patata en un bol o plato hondo, haremos lo mismo con los picatostes y finalmente decoraremos un poco con pimentón rojo.


Crema suave de patata con picatostes
Crema suave de patata con picatostes


Y aquí tenéis un plato ideal para entrar en calor, y disfrutar un rato de una buena combinación de sabores.

¡Buen provecho!

 

 

15 de noviembre de 2022

Pavo guisado

Desde hace unos años vivimos inmersos en la cultura de cuidarse, de hacer ejercicio regular y sobre todo, de comer lo más sano posible, aunque eso, de vez en cuando y viendo los carros de compra que hay en nuestros supermercados parece que ignoramos con demasiada facilidad.

En casa siempre hemos pensado que la calidad de lo que comemos es crucial para nuestro bienestar ya que, nuestro cuerpo no es un contenedor de basura, por tanto, no vamos a llenarlo de ello, con todo, a veces se confunde la calidad con sobrecostes económicos y eso, un gusta a nadie. Para nosotros la calidad es, los productos de proximidad, de temporada, comer casero y tan variado como se pueda.

Dentro de esta premisa, últimamente hemos descubierto una carne muy saludable, con vitaminas, minerales y muy pocas calorías (es una carne hidratante y muy ligera), os hablamos del pavo.

Hoy en este rincón os presentamos la receta de un plato que en casa nos encanta, “Pavo guisado”.

Para hacer dos raciones de nuestro particular “Pavo guisado” necesitaremos los siguientes ingredientes:

400 gr de pechuga de pavo

100 ml de vino blanco
250 ml de caldo de pollo (o en su defecto agua)
1 puerro
2 zanahorias
½ cebolla
2 dientes de ajo
1 cucharada sopera de harina
150 g de arroz (para acompañar)
Sal, pimienta
Aceite de oliva virgen extra

Lo primero que haremos será preparar los ingredientes, para ello cortaremos o picaremos a trozos pequeños, el puerro, las dos zanahorias (una vez peladas), la cebolla y los dientes de ajo. También cortaremos a dados más o menos grandes, la pechuga de pavo y la salpimentaremos a nuestro gusto.

Una vez esté todo preparado, pondremos una olla al fuego con un chorro generoso de aceite. Cuando esté caliente el aceite, pondremos los trozos de pavo y los doraremos por todos lados. Una vez hecho, reservaremos.

A continuación, en el mismo aceite que hemos sellado el pavo, añadiremos las zanahorias, el puerro y la cebolla y lo cocinaremos todo durante unos 10 minutos removiendo con frecuencia. Pasado este tiempo, añadiremos el ajo y lo cocinaremos un minuto más junto a las verduras, una vez hecho, añadiremos la harina y dejaremos que se cocine unos 2 minutos removiendo frecuentemente.

Una vez hecho, añadiremos el pavo que tenemos reservado y vino el vino. Dejaremos que se cocine todo durante unos 3 minutos para que se evapore el alcohol. Sin más espera, añadiremos el caldo de pollo y dejaremos que se cocine todo por unos 20 minutos, removiendo todo de vez en cuando. A media cocción corregiremos de sal y pimienta y en otra olla, pondremos agua a hervir para cocinar un arroz blanco que nos servirá de acompañamiento o guarnición.

Os tiene que quedar tal que así:


Pavo guisado, a punto para rebañar pan
Pavo guisado, a punto para rebañar pan


Y ya, a disfrutar de un gran plato único acompañados de un buen pan para rebañar bien la salsa y el tierno guiso de pavo que habréis conseguido.

¡Buen provecho!

 

3 de noviembre de 2022

Crema de boniato con setas, huevo y picatostes

Otoño es una época excepcional desde el punto de vista gastronómico (y estéticamente no lo negaremos, es un placer observar los tonos marrones y rojizos de nuestros bosques), con una gran cantidad de productos que llenan de sabor, color y aromas nuestras mesas.

Podemos degustar desde granadas, calabazas, berenjenas, castañas y, un sinfín de setas y hongos que, sin lugar a dudas harán las delicias de los paladares más exigentes. Con todo, hoy os traemos un ingrediente que en otoño está en su máximo esplendor, aunque es poco conocido para la mayoría, el boniato (o batata).

El boniato es un tubérculo originario de la América tropical (posiblemente tiene su origen entre el Yucatán mexicano y el río Orinoco de Venezuela), donde además es conocido como camote.

Hoy, en este rincón os queremos compartir una receta que en casa nos ha encantado, se trata de una “crema de boniato con setas, huevo y picatostes”.

Para hacer dos raciones de nuestra “crema de boniato con setas, huevo y picatostes” necesitaremos los siguientes ingredientes:

1 boniato grande

2 dientes de ajo
½ cebolla
300 ml de caldo (del que más os guste, o incluso agua)
120 gr de setas (al gusto)
1 huevo
2 rebanadas de pan
Nuez moscada, comino
Sal y pimienta
Aceite de oliva virgen

Lo primero que haremos será pelar y cortar a tiras bien finas la cebolla. A continuación, pelaremos el diente de ajo y lo cortaremos bien pequeños (o incluso lo podemos rallar). Una vez hecho, pondremos una cazuela al fuego con un chorro de aceite y pocharemos la cebolla y el ajo a fuego suave durante unos 10 minutos.

Mientras pocha la cebolla, pelaremos el boniato y lo cortaremos a dados más o menos regulares.

Cuando la cebolla haya pochado, añadiremos los dados de boniato con una pizca de nuez moscada, media cuchara de café de comino molido y salpimentaremos. Cocinaremos un par de minutos, añadiremos el caldo (u agua), reservándonos un poco, y llevaremos al punto de ebullición.

Una vez hierva, bajaremos a fuego medio y dejaremos cocinándose durante unos 20 minutos, tiempo que aprovecharemos para preparar el resto de ingredientes.

Lo siguiente que haremos será lavar y cortar a tiras las setas, también pelaremos y rallaremos el diente de ajo que nos falta y lo pondremos todo al fuego en una sartén con un chorro de aceite y el caldito que habíamos reservado antes. Cocinaremos hasta que el líquido se haya evaporado.

Mientras, pondremos a tostar las dos rebanadas de pan, una vez hecho, las untaremos con aceite de oliva y las freiremos en una sartén hasta que el pan esté dorado y crujiente, momento en el que cortaremos a dados y reservaremos.

En un cazo con abundante agua que habremos llevado a ebullición, le pondremos un chorrito de vinagre y un huevo. Cocinaremos durante 10 minutos. Pasado este tiempo, enfriaremos con agua fría, lo pelaremos y partiremos por la mitad.

Llegados a este punto, ya solo nos faltará triturar el boniato hasta conseguir una crema fina y homogénea y emplatar, para ello, pondremos en un cuenco o un plato, la mitad de la crema, repartiremos aleatoriamente la mitad de los picatostes y la mitad de las setas y en el centro, medio huevo duro (el resto de mitades, para la siguiente ración), tal que así:


Crema de boniato con setas, huevo y picatostes
Crema de boniato con setas, huevo y picatostes


Sin lugar a dudas, esta crema de boniato es una auténtica joya, una ración de sabor, vitaminas y minerales que, además, se disfrutan a máximo.

¡Buen provecho!