16 de julio de 2024

Sándwich de pavo con tomate y queso

Siguiendo nuestro objetivo de comer saludable sin olvidar el sabor y la diversión en la mesa, hoy os queremos compartir la receta de un sándwich que tanto os puede servir para una cena informal al fresco (o si es para invierno, al calor del hogar) como, para un desayuno potente y saludable.

 

Con el fin de mejorar al máximo nuestra salud, os proponemos, con esta receta, eliminar uno de los ingredientes más dañinos que tomamos más habitualmente, la harina altamente procesada, para lo cual os proponemos usar un pan de sándwich poco habitual, un pan de espelta o con, al menos, el 50% de centeno.

 

Sin más dilación, os pasamos nuestra receta para 2 personas de este delicioso y sano “Sándwich de pavo con tomate y queso”:

 

6 rebanadas de pan de centeno (o espelta)

8 lonchas de pechuga de pavo (mínimo 92% de pavo)

4 lonchas de queso

1 tomate maduro

120 g de ensalada variada

Aceite de oliva virgen extra

Sal y pimienta

 

Lo primero que haremos será tostar el pan, lo suficiente para que quede crujiente pero no quemado. Una vez lo tengamos, lo reservaremos.  

 

Mientras tostamos el pan, lavaremos el tomate y lo cortaremos a láminas finas.

 

Para montar el sándwich pondremos una rebanada de pan, encima suyo, pondremos una parte de ensalada, sobre esta, un par de láminas de tomate, las salpimentaremos y regaremos con un chorrito de AOVE.

 

Coronaremos con dos lonchas de pechuga de pavo y una de queso. Con esto tendremos un nivel de nuestro sándwich, para el siguiente nivel repetiremos el mismo proceso y finalmente pondremos una nueva rebanada de pan.

 

A nosotros nos encanta calentar un poco el sándwich (4 minutos a 170 grados en Air fryer u horno y listo) para derretir algo el queso.

 

Sándwich de pavo con tomate y queso
Sándwich de pavo con tomate y queso


Y ya, solo os queda poner algo de guarnición, una ensalada de tomate, queso y frutos secos, unas patatas fritas, o lo que más os guste.

 

¡Buen provecho!



2 de julio de 2024

Fritada aragonesa

Como bien sabéis los que nos seguís, en este pequeño rincón nos encanta la cocina tradicional que, de una manera u otra refleja las raíces de su tierra de origen. Habitualmente los platos de la cocina tradicional son platos sencillos en su elaboración, aunque cargados de sabor y de saber que, sin excesivas florituras son claros ejemplos de la cocina de aprovechamientos que, además ha alimentado varias de nuestras generaciones.

En esta entrada os queremos hablar de una receta emparentada en cierta manera del pisto manchego, aunque tiene su origen en Aragón como forma de aprovechar al máximo las hortalizas del verano, os estamos hablando de la “Fritada aragonesa”.

Para hacer dos raciones generosas de nuestra versión de la “fritada aragonesa” necesitaremos los siguientes ingredientes:

2 patatas grandes (o tres de medianas)

Medio pimiento rojo

Medio pimiento verde (o italiano)

Medio calabacín

Media cebolla

Sal

Pimienta negra molida

Aceite de oliva virgen extra


Lo primero que haremos será poner a calentar una sartén con una buena cantidad de aceite de oliva. Mientras este caliente, pelaremos las patatas y las cortaremos a rodajas finas y desiguales (como si quisierais hacer una tortilla de patatas). Una vez el aceite haya calentado, freiremos las patatas hasta que estas queden bien hechas.

Cuando tengamos las patatas hechas, las pondremos en un escurridor para quitarles el exceso de aceite. Una vez sin exceso de aceite, pondremos las patatas en un bol grande.

En el mismo aceite freiremos el calabacín cortado a dados más o menos pequeños. Cuando esté bien cocinado, lo pondremos en el escurridor y repetiremos el proceso de eliminación de aceite que hemos hecho con las patatas para finalmente añadirlo con estas.

El penúltimo paso será cortar la cebolla en juliana y los pimientos a dados. Ambas cosas las cocinaremos en la misma sartén que el resto de los ingredientes y repetiremos el proceso que hemos hecho con estos.

Una vez tengamos todos los ingredientes en el bol, salpimentaremos y los mezclaremos bien y pasaremos a presentar para servir inmediatamente.

Se queréis un plato vegetariano tendremos esta opción:


Fritada aragonesa
Fritada aragonesa

Pero si le queréis dar un poco más de fundamento y proteína a la "fritada aragonesa", podéis añadirle un huevo frito y ya, tendréis una fabulosa y completa cena.


Fritada aragonesa con huevo
Fritada aragonesa con huevo


¡Buen provecho!

6 de junio de 2024

Japuta al horno con pimientos y queso feta

A veces, ir a la pescadería y comprar un pescado diferente a lo más habitual (salmón, merluza, bacalao, dorada o lubina) puede convertirse en un pequeño sufrimiento, y más, si queremos comprarlo por estética.

Dentro de los pescados “feos” o poco agraciados nos encontramos con uno que, además tiene un nombre que tampoco le ayuda a destacar en positivo, nos referimos a la Japuta.

La Japuta, es un pescado semigraso englobado en lo que conocemos como pescado azul, y es conocido en otras zonas del planeta como palometa, zapatero o castañeta. Además de por su nombre, la Japuta es conocido por su gran aporte de proteínas de alta calidad, grasas beneficiosas y aceptables dosis de aminoácidos esenciales.

En la cocina, la Japuta / Palometa acepta una gran variedad de preparaciones, frita, en salsas, al horno, al vapor e incluso, a la parrilla. De todas ellas, y siguiendo nuestra filosofía de compartiros recetas lo más sanas posible, nuestra opción será preparar la Japuta al horno, y lo haremos con esta receta: “Japuta al horno con pimientos asados y queso feta”.

Para preparar dos raciones de esta deliciosa “Japuta al horno con pimientos asados y queso feta” necesitaremos los siguientes ingredientes:


4 filetes limpios (una japuta fileteada)

1 diente de ajo

½ Pimiento rojo

½ Pimiento verde

50 gr queso feta

20 gr pan rallado (o panko si queréis un toque distinto)

1 cucharilla de pimentón (dulce o picante, al gusto)

Sal

Aceite de oliva virgen extra.


Lo primero que haremos será poner a precalentar el horno a 200ºC con calor inferior y superior. Mientras se calienta el horno, en un bol pequeño pondremos un buen chorro de aceite de oliva virgen extra, una pizca de sal, la cucharilla de pimentón e integraremos todo bien.

Limpiaremos bien los pimientos, los cortaremos a trozos pequeños y los reservaremos. Una vez hecho, en un mortero pondremos el diente de ajo y el perejil y los macharemos bien, a continuación añadiremos una cucharada sopera de aceite de oliva virgen extra y el pan rallado e integraremos todo hasta conseguir una masa más o menos homogénea.

Cuando lo tengamos todo preparado, untaremos los filetes de japuta / palometa con aceite con pimentón y los pondremos en una fuente apta para ir al horno. Sobre ellos repartiremos los pimientos que tenemos cortados, la mezcla de pan rallado y ajo que tenemos reservada y el queso feta desmenuzado, tal que así:


Fuente de horno con la japuta preparada para hornear
Fuente de horno con la japuta preparada para hornear


Una vez tengamos la fuente preparada y el horno precalentado, pondremos la fuente en la mitad del horno y dejaremos horneando unos 20 minutos a 180ºC.

Para presentar, podéis acompañar este delicioso plato de pescado con una pequeña ensalada, unas patatas panadera o incluso un poco de cuscús.


Palometa al horno con pimientos asados y queso feta
Palometa al horno con pimientos asados y queso feta


Estamos seguros de que este platazo de pescado os encantará.

¡Buen provecho!

 

22 de mayo de 2024

Restaurante Hofmann - Barcelona

Restaurante Hoffmann - Barcelona

Como amantes de la gastronomía, nos encanta tanto descubrir la gastronomía de los lugares donde vamos como las nuevas propuestas gastronómicas que surgen en nuestro entorno, y esto sin descartar descubrir restaurantes de alta cocina como hemos hecho con restaurantes con Estrella Michelín como “Arrea! Restaurante” o el “Erre de Roca”. Dos restaurantes fabulosos donde hemos disfrutado como camellos.

Hoy, en este pequeño rincón os queremos hablar de un restaurante muy especial, un restaurante desconocido para muchos, pero a la vez, una auténtica institución entre restauradores y aquellos que aman la cocina de calidad, saludable y, sobre todo, honrada. Ubicado en Barcelona, el restaurante que os queremos comentar hoy abrió sus puertas en 1992 de la mano de una mujer visionaria, la barcelonesa Mey Hofmann, el “Restaurante Hofmann”.

Posiblemente os preguntaréis ¿qué hace especial al “Restaurante Hofmann”? Pues os lo contamos, el “Restaurante Hofmann” fue la primera piedra de la iniciativa gastronómica  de Mey Hofmann que muy pronto se integró con la “Escuela Hofmann” (fundada en 1993), todo un referente en la formación culinaria y gastronómica, creando un concepto que hoy en día es muy habitual (no hace más de 40 años), el binomio escuela de cocina con restaurante para que sus alumnos realicen las prácticas.

En 2004, el “Restaurante Hofmann” consiguió su primera Estrella Michelin que, hoy en día aún conserva y luce en su puerta.

Actualmente, el “Restaurante Hofmann” ofrece a sus clientes cuatro ofertas gastronómicas diferentes:

- Menú semanal de mediodía. Su menú del día, un entrante, un primero, un segundo y un postre a elegir, con agua y copa de vino.

- Menú gastronómico de mediodía. Sería equivalente a un menú diario extendido, con un entrante, dos primeros, dos segundos y un postre con agua y vino.

- Menú gastronómico de noche. Sería el equivalente al menú degustación con seis platos o pases, sin incluir bodega.

- Menú Luxury de noche. Podríamos decir que es su menú estrella, el menú degustación más completo que ofrece el “Restaurante Hofmann”.


En nuestra última visita a la ciudad Condal, decidimos darnos el capricho y buscar el mejor momento para reservar y descubrir el “Restaurante Hofmann”. Al final, lo que más nos encajó fue su “Menú semanal de mediodía” el penúltimo día de nuestra estancia.

En nuestro caso, y compartiendo ambos menús tuvimos la oportunidad de probar los siguientes platos:

Tatín de pimiento del piquillo”, una delicia con queso fresco (“mató”), colmenillas y helado de estragón. Sencillo y delicioso.


Tatín de pimiento del piquillo
Tatín de pimiento del piquillo


Tiradito de pez limón con aguacate”, un sorprendente plato de pescado con el toque ácido del yuzu, palomitas picantes y helado de ají. Un plato estéticamente sorprendente a la vez que maravilloso en boca.


Tiradito de pez limón con aguacate
Tiradito de pez limón con aguacate

Meloso de cordero”, un tierno taco de cordero acompañado de una salsa de guiso espectacular, ensaladita de tzatziki, manzana verde y pan pita hecho en sartén.


Meloso de cordero
Meloso de cordero

Sacher de Pascua” una tarta de chocolate, crema de almendra con sorbete de albaricoque.

Ispahan” un postre sorprendente, con una fina crema de queso con vainilla, mousse de chocolate con leche, rosa y sorbete de lichi.


Ispahan
Ispahan



Y para cerrar, un café con sus deliciosos petit four, y todo por 56€ por persona.

Cuando uno entra por primera vez en el “Restaurante Hofmann” tiene la sensación de entrar en un local con mucha solera donde la modernidad y clasicismo se combina casi a la perfección con un gran protagonista al fondo del comedor, su cocina totalmente abierta a la sala y una ambientación e iluminación que transmite calidez y tranquilidad. Sin lugar a duda, todo un acierto con, además, personalidad.

En cuanto al servicio del “Restaurante Hofmann" deciros que es simplemente genial, profesional y, sobre todo, próximo, siempre dispuesto a explicarte, comentar y ayudarte en todo.

Os asumimos que, para los miembros de este equipo, nuestra experiencia en el “Restaurante Hofmann” nos ha robado el corazón dejándonos con ganas de volver, una y otra vez. Sin lugar a duda, es uno de los mejores restaurantes donde hemos estado hasta el momento.

Si queréis disfrutar de una experiencia gastronómica diferente en Barcelona y os apasiona la cocina mediterránea de producto con sorpresas, no lo dudéis ni un instante, reservad en el “Restaurante Hofmann”.

Os dejamos sus datos por si queréis reservar:

 

 

 

Restaurante Hofmann

C/ Granada del Penedés, 14-16

08006 Barcelona

Teléfono: 932 18 71 65

 

 

 

 

 

 Otros restaurantes con "Estrella":

 

"Arrea! Restaurante" - Kanpezu

Erre de Roca” – Miranda de Ebro



16 de mayo de 2024

Ensalada de garbanzos con tomate y atún

Hoy en este pequeño rincón os hablaremos de un ingrediente que es conocido y usado en la cocina desde tiempos inmemoriales y en casi todo el mundo, el garbanzo. El garbanzo es una especie de legumbre que tiene su origen en la cuenca mediterránea, donde se tiene constancia de su uso en cocina desde tiempos prehistóricos.

Pese a su historia, mucha gente apartó, erróneamente, de su menú semanal el garbanzo por diferentes motivos. Por suerte, con el auge de la comida sana y el gran trabajo de los dietistas, este viejo conocido ha vuelto con fuerza a nuestros platos y en definitiva a nuestra dieta aportándonos su granito de ayuda en mejorar nuestra salud digestiva reduciendo a la vez, los riesgos de sufrir algunas enfermedades cardiovasculares.

A grandes rasgos, los garbanzos nos aportan una gran cantidad de fibra, de proteínas de origen vegetal y una alta cantidad de minerales (calcio, fósforo, hierro, etc.) ayudando, con todo esto, a mejorar nuestras digestiones, a regular el colesterol y la tensión arterial, ¿Quién da más?

La mayoría de nosotros, cuando escuchamos la palabra garbanzos nos viene a la cabeza ese delicioso potaje y los más viajados, pensaremos en un delicioso hummus en el que untar palitos de zanahoria o incluso en una ensalada con falafel.

Hoy en este rincón os traemos una opción diferente, fresca y divertida, una ensalada ideal para el buen tiempo e incluso para llevárnosla de picnic o a la playa, es esta “ensalada de garbanzos con tomate y atún”.

Para una preparar dos raciones de esta deliciosa “ensalada de garbanzos con tomate y atún” necesitaremos los siguientes ingredientes:


200 g de garbanzos cocinados

1 lata de atún o bonito

1 huevo

12 tomates Cherry

20 aceitunas negras (o verdes o mezcladas)

½ cebolla roja (o dulce si os gusta más)

1 cucharada sopera de mostaza de Dijon

1 cucharada sopera de miel

30 ml de vinagre (Módena o blanco, el que más os guste)

100 ml de aceite de oliva virgen extra

Sal

Pimienta

Tomillo (fresco o seco, al gusto)


Lo primero que haremos será poner el huevo a hervir y lo dejaremos hirviendo durante unos 10 minutos. Mientras, prepararemos los garbanzos, nosotros os recomendamos comprarlos ya cocinados (así os ahorráis una cocción lenta de unos pocos garbanzos), para ello, los lavaremos y escurriremos, una vez hecho, los pondremos en un cuenco o bol mediano. A este, le añadiremos el contenido de la lata de atún o bonito previamente escurrido.

A continuación, lavaremos bien los tomates Cherry, los cortaremos a cuartos y los añadiremos al bol. Haremos lo propio con las aceitunas (estas las podéis cortar a rodajas) e igualmente con la cebolla una vez cortada a tiras finas.

Con todos los ingredientes en el bol, salpimentaremos y removeremos bien.

Antes de servir, prepararemos una vinagreta para aliñar nuestra ensalada. Para ello, haremos uso de un bol pequeño en el que pondremos la cucharada de mostaza de Dijon, la de miel, el vinagre y el aceite, una vez hecho, mezclaremos todo hasta conseguir un aliño bien ligado e integrado. Cuando lo tengamos, lo echaremos en la ensalada y removeremos bien para que se reparta bien.

Ya solo nos quedará servir la ensalada, para lo cual, os proponemos un pequeño bol, o un plato, poner en él la ensalada y coronarla con la mitad del huevo hervido, tal que así:

 

 

Ensalada de garbanzos con tomate y atún
Ensalada de garbanzos con tomate y atún

 

¡Buen provecho!

Y a disfrutar de una alimentación, sana, fresca y divertida.