domingo, 10 de abril de 2016

Tartiflette

Como seguramente bien sabréis, a los miembros de este equipo nos encanta viajar y descubrir nuevos lugares con sus respectivas culturas gastronómicas. Quizá uno de los mejores exponentes de dichas culturas gastronómicas son sus respectivos platos, por tanto, hoy nos centraremos en una receta francesa, concretamente de la región de la Saboya, el “Tartiflette”.

Se trata de un plato realmente contundente, cuyos ingredientes principales son las patatas y el queso, o sea, se trata de un plato no apto para personas que estén a régimen o con personas con sobrepeso.

Para hacer dos raciones de esta receta, necesitaremos los siguientes ingredientes:

3 patatas medianas
1/2 queso reblochon
150 g de bacón
3 cucharadas de crema de leche
1 cebolla
Aceite
Sal
Pimienta

Lo primero que haremos será poner a hervir una olla con abundante agua, cuando hierva añadiremos las patatas enteras y la sal y las dejaremos hirviendo durante unos 20 minutos o hasta que la patatas estén bien hechas. Después, reservad las patatas.

A continuación, picaremos a trozos grandes la cebolla y la pondremos a pochar en una sartén a fuego medio. Cuando la cebolla vaya cristalizando añadiremos el bacón cortado también, a trozos grandes y lo cocinaremos unos minutos. Finalmente reservaremos.

Llegados a este punto, pelaremos las patatas y las cortaremos a rodajas de más o menos un centímetro. Una vez cortadas, en una fuente apta para el horno pondremos una capa de patatas y una capa, con más o menos la mitad de la cebolla y bacón. Finalmente, pondremos una nueva capa de patatas con la cebolla y bacón que nos queda justo antes de cubrirlo todo con el reblochon.

Por último, calentaremos el horno a 180 grados. Cuando esté caliente, pondremos la fuente y lo mantendremos en el horno unos 20 minutos.

Y este fue nuestro resultado:

Un ración generosa de "Tartiflette"
Un ración generosa de "Tartiflette"


La verdad es que nos encanta este plato. ¡Os lo recomendamos totalmente!

¡Buen provecho!

miércoles, 23 de marzo de 2016

Fish and chips


Con la receta que os traemos hoy queremos continuar nuestro viaje gastronómico para llegar a un país que precisamente no destaca por su cultura gastronómica, el Reino Unido. Y sí, la receta que os contaremos hoy es su conocido “Fish and chips”.

Sin lugar a dudas, la clave de esta receta recae en escoger un buen pescado blanco (bacalao, merluza, halibut, etc.), el que más os guste.

Para hacer un par de raciones, necesitaremos los siguientes ingredientes:

300 g de bacalao (o merluza) cortado a tiras
2 patatas medianas
1 vaso de harina
1 huevo
1 vaso de cerveza (o agua con gas)
Sal
Pimienta

Lo primero que haremos será preparar la masa del rebozado, para hacerlo pondremos en un bol, la harina, el huevo y el medio vaso de cerveza y lo batiremos todo con la batidora manual hasta conseguir una crema totalmente homogénea y sin grumos. Una vez conseguida, añadiremos las tiras de pescado salpimentado y reservaremos en la nevera.

Mientras, pondremos a calentar una sartén con abundante aceite. Mientras el aceite calienta, pelaremos las patatas y las cortaremos a tiras desiguales y gorditas. Cuando el aceite esté muy caliente, pondremos las patatas y las freiremos a nuestro gusto. Una vez hecho, las reservaremos envueltas en papel absorbente.

Finalmente, y aprovechando que el aceite está muy caliente, iremos añadiendo los trozos de pescado y friéndolos poco a poco. A medida que los vayamos sacando, lo pondremos en papel absorbente para quitarle el sobrante de aceite.

Llegados a este punto, ya solo nos falta presentar el plato, y para hacerlo os recomendamos acompañar el “Fish and chips” de un poco de ensalada. Podría ser algo así:

Un "fish and chips" con aroma british


Sin lugar a dudas, una buena opción para salvar una cena y darle cierto aroma “british”, ¿no creéis?

¡Buen provecho!

domingo, 6 de marzo de 2016

Magdalenas con sorpresa de chocolate

Después de unos días de descanso volvemos con una receta que os alegrará meriendas o dará un toque distinto a los postres, se trata de nuestra receta de “magdalenas con sorpresa de chocolate”. Sin lugar a dudas, una auténtica delicia.

Para hacer más o menos una decena de unidades necesitaremos los siguientes ingredientes:

200 g. de harina
2 huevos
180 g. de azúcar
50 ml. de leche
200 ml. de aceite
1 cucharada de levadura
Media tableta de chocolate de fundir
Ralladura de la piel de naranja
Una cucharada de canela

Primeramente, batiremos los huevos en un bol lo suficientemente grande, una vez hecho añadiremos el azúcar y volveremos a batir hasta conseguir una crema blanquecina. Seguidamente, añadiremos el aceite y la leche y de nuevo, volveremos a batirlo todo hasta que queden todos los ingredientes bien integrados.

En otro bol, tamizaremos la harina, la levadura, una cucharada de canela molida, la ralladura de la naranja, una pizca de sal y lo mezclaremos todo bien.

Una vez preparadas las dos mezclas, iremos integrando poco a poco la harina con los huevos al tiempo que vamos batiéndolo todo. Esto lo haremos hasta integrar la totalidad de harina con los huevos en una masa fina y sin grumos. Una vez hecho, taparemos la mezcla y la reservaremos como mínimo, media hora en la nevera.

Cuando vayamos a preparar las magdalenas, aparte de preparar los moldes, pondremos a calentar el horno a 210 grados. A continuación, derretiremos el chocolate y rellenaremos hasta la mitad los moldes con la mezcla que guardábamos en la nevera. Una vez hecho, pondremos una capa de chocolate y acabaremos de rellenar los moldes (hasta más o menos hasta las tres cuartas partes de los mismos).

Finalmente, meteremos los moldes en el horno y los hornearemos durante unos 15 minutos.

Al final el resultado, con sorpresa incluida, es la siguiente:

Magdalenas con chocolate o sorpresa de chocolate
Un par de magdalenas con sorpresa de chocolate


¿Os apetecen? A nosotros nos encantaron.


¡Buen provecho!

lunes, 25 de enero de 2016

Pastel de zanahoria


Hacía mucho tiempo que cada vez que pensábamos en hacer un pastel (a excepción del Roscón de Reyes) siempre optábamos por el bizcocho o nuestra versión del brownie. Por esto, hace unos días, después de visitar el rincón de “Victoria La Tauleta” optamos por probar este pastel con clara vinculación a la cocina inglesa, el “Carrot cake” o “Pastel de zanahoria”.

Hoy os presentamos una receta para dos raciones, así que, para un pastel más o menos estándar debéis multiplicar por 3 todas las cantidades. Los ingredientes que utilizaremos son:

1 huevo
1 zanahoria
75 gr. de harina
35 gr. de azúcar
1 punta de cuchara de levadura
1 nuez de mantequilla
60 ml. de aceite de oliva

Lo primero que haremos será limpiar la zanahoria quitándole o raspándole la piel. Una vez hecho, la cortaremos a dados pequeños y los reservaremos en el vaso de la batidora. En el mismo vaso le añadiremos el aceite y el huevo justo antes de empezar a batirlo todo con la batidora eléctrica hasta conseguir una crema totalmente homogénea.

En un bol, pondremos la harina, el azúcar y la punta de cuchara de levadura y mezclaremos bien. Una vez mezclado, añadimos la crema y volvemos a mezclar hasta dejar la masa totalmente ligada y homogénea.

Finalmente pondremos a calentar el horno. Mientras lo hace, untaremos un molde con un poco de mantequilla para evitar que se pegue el pastel y rellenaremos el molde con la crema de zanahoria. Cuando el horno esté caliente, pondremos el molde a media altura y lo dejaremos unos 40 minutos a 180 grados.

Para presentar tenemos muchas opciones: hacerle una cobertura de chocolate, espolvorear con azúcar glas, acompañarlo de frutos rojos, o como hicimos nosotros:

Un buen ejemplar del pastel de zanahoria
Una ración de nuestro pastel de zanahoria
Una ración de nuestro pastel de zanahoria


Con su textura densa y suave, este “carrot cake” nos encantó en casa y os recomendamos totalmente que lo probéis.

¡Buen provecho!

viernes, 8 de enero de 2016

Lasaña de ricota y espinacas


Hoy volvemos con una receta que lleva el aroma de una cocina que nos apasiona, la cocina italiana. Se trata de una receta sencilla, fácil y sabrosa de un plato que seguramente, se convertirá en el protagonista de vuestras mesas, una “lasaña de ricota y espinacas”.

Para dos raciones necesitaremos los siguientes ingredientes:

8 placas de canelón
250 g. de espinacas frescas
200 g. de queso ricota
50 g. de queso rayado
100 g. de tomate triturado
1 huevo batido
½ cebolla
1 diente de ajo
2 cucharas de albahaca picada
Pimienta
Sal
Aceite

El primer paso será poner a hervir una cazuela con abundante agua. Cuando hierva, echaremos un poco de sal y las placas de canelón y las dejaremos cocinar unos 12 minutos (o el tiempo que marque el fabricante). Pasado este tiempo, enfriaremos las placas y las extenderemos.

A continuación picaremos bien fina la cebolla y el diente de ajo y pondremos una sartén al fuego con un buen chorro de aceite. Cuando el aceite esté caliente, añadiremos la cebolla y el ajo picado y lo cocinaremos todo un par de minutos removiendo de vez en cuando. Pasado este tiempo añadiremos las hojas de espinaca bien cortadas y las cocinaremos durante unos minutos removiendo de vez en cuando.

En bol añadiremos el queso ricota, el huevo, la albahaca y lo mezclaremos todo bien. Una vez hecho, añadiremos las espinacas y de nuevo, volveremos a mezclar hasta que lo hayamos integrado todo.

Finalmente, montaremos el plato en bandejas aptas para el horno. Pondremos una lámina de pasta, extenderemos encima suyo la mezcla de espinacas y queso y lo cubriremos con una nueva capa de pasta que mojaremos con una cucharada de tomate. Repetiremos este proceso hasta utilizar 4 placas de lasaña. Por último, repartiremos queso en polvo y pondremos las bandejas en el horno (precalentado a 180º durante unos 30 minutos).

A nosotros nos quedó así:

Lasaña de ricota y espinacas
Lasaña de ricota y espinacas


En casa nos encantó a todos. Os animamos a hacer esta sana y deliciosa lasaña.

Buen provecho!