20 de septiembre de 2019

Berenjenas a la parmesana


Como bien sabéis todos aquellos que nos venís siguiendo desde hace un tiempo, en el equipo nos encanta unir nuestras dos pasiones, los viajes y la gastronomía haciéndolo, sobre todo, con recetas que cumplan con tres premisas básicas: que sean fáciles, que sean sabrosas y, sobre todo, que sean sanas.

Hoy en este rincón os traemos la receta de un auténtico clásico de la gastronomía italiana. Se trata de unas “berenjenas a la parmesana”, un plato vegetariano que llevará a vuestra mesa el auténtico sabor mediterráneo.

Para preparar dos raciones necesitaremos los siguientes ingredientes:

1 Berenjena grande
1 Bola de mozzarella de búfala
200 g de tomate triturado
Media cebolla
1 diente de ajo
Queso parmesano rallado
1 huevo
Albahaca
Aceite de Oliva
Pimienta y sal


Para empezar, lo que haremos será preparar la berenjena. Para ello, la cortaremos en rodajas longitudinales (a lo largo, no a lo ancho) de un grosor de medio centímetro, más o menos. Una vez hecho, las salaremos y dejaremos reposar una media hora para que suelten líquido y pierdan amargor.

Mientras reposan las rodajas de berenjena, picaremos bien finos tanto el ajo como la cebolla y los podremos en un cazo al fuego con un chorrito de aceite. Cuando la cebolla empiece cristalizar añadiremos el tomate con una pizca de sal y de pimienta molida y dejaremos que se cocine durante unos 15 o 20 minutos, removiendo de vez en cuando.

Cuando tengamos el sofrito de tomate preparándose, pondremos a precalentar el horno a 180 grados e iremos secando las rodajas de berenjena con papel de cocina.

Mientras calienta el horno, pondremos una sartén con aceite al fuego y cuando esté caliente iremos friendo suavemente la berenjena. Una vez hecho, colocaremos cada rodaja sobre papel absorbente para quitar el exceso de aceite.

A continuación, cogeremos una fuente apta para el horno y le embadurnaremos la base con una buena capa del sofrito de tomate que hemos preparado. Una vez hecho, le pondremos una capa de berenjena, sobre ella, repartiremos queso parmesano y rayaremos un poco de mozzarella. Repetiremos las capas de tomate, berenjena y quesos hasta que agotemos los ingredientes.

Finalmente batiremos el huevo, añadiremos un poco de queso parmesano rallado, repartiremos por encima de la última capa de berenjena y meteremos en el horno durante unos 15 o 20 minutos.

Este es un posible resultado:


Receta de Berenjenas a la parmesana
Una deliciosa ración de berenjenas a la parmesana


¡Buen provecho!


8 de septiembre de 2019

¿Dónde comer en Menorca?


Para muchos, viajar e irse de vacaciones es coger el avión o el coche y hacer una cantidad ingente de kilómetros para llegar a un gran resort, ponerse de la pulserita y disfrutar de un “Todo incluido” durante 7 o 15 días. Para nosotros, y deseamos que, para la mayoría de los que estáis leyendo esta entrada, viajar y hacer turismo vaya un poco más allá ya que, bajo nuestro punto de vista, une dos de nuestras grandes pasiones: los viajes y la gastronomía.

Desde hace ya muchos años, en el equipo hemos hecho nuestra la frase de “allí donde fueres, haz lo que vieres” y la hemos tuneado para dejarla en “allí donde fueres, come lo que comieren”, así que, intentamos pasar mucho de las pulseritas y de los buffet libre de los hoteles, para pasarnos a descubrir la gastronomía y la cocina de los restaurantes de la zona que estamos visitando.

Uno de los últimos destinos donde hemos hecho esto, ha sido en la paradisíaca isla de Menorca.
 
Menorca, un paraíso de aguas turquesas
Menorca, un paraíso de aguas turquesas

Menorca, la segunda isla en extensión y tercera por población de las Islas Baleares, cuenta además de maravillosas playas y calas de agua turquesa, de una rica gastronomía, con platos que van desde el marisco (con su famosa “caldereta de langosta”) hasta la carne (como la “xua”, la sobrasada, etc) pasando por los dulces (como los “carquinyols” o el “dit i fet”), los quesos o su célebre pomada (ginebra local con limón).

Después de todo esto y teniendo en cuenta que para visitar y conocer Menorca hay que moverse por toda la isla, ¿nos acompañáis en nuestro recorrido gastronómico por Menorca?



Empezaremos por su capital, Mahón. En pleno casco antiguo de Mahón y a tocar del monumento del “Pont de Sant Roc”, nos encontramos con el


Restaurante Pont Roc
“Restaurante Pont Roc”, un restaurante realmente curioso y posiblemente único en la isla. El “Pont Roc” dispone de una carta realmente corta aunque muy compensada para gustar tanto a locales como a extranjeros. Con todo, la principal baza del “restaurante Pont Roc” es su menú del día compuesto por un entrante, un plato principal (carne o pescado) y postre por unos 14 euros.

Su propuesta de platos es divertida (p.e. con un gazpacho de frutos rojos) y fresca (sus lubinas y doradas están para chuparse los dedos). Así pues, ¿dónde está su originalidad? En su gestión, ya que únicamente trabaja en el “restaurante Pont Roc” su jefa que actúa a la vez de camarera, cocinera y auténtica alma del lugar, por tanto si vais un día que está a tope o sin género, os puede decir que volváis otro día. Nosotros, en nuestra próxima visita a Menorca, volveremos.


Nuestra segunda parada la haremos en la idílica e imperdible población de Fornells, conocida además de por su puerto, por su plato estrella, la Caldereta de Langosta, aunque nosotros os propondremos una opción mucho más terrenal y accesible para todo el mundo, el:

Restaurante Jordis Food n'drinks
“Restaurante Jordis Food N’Drinks”, ubicado en pleno puerto de Fornells su terraza se convierte en un auténtico mirador desde donde disfrutar de buena comida con vistas a los llaüts (la barca de pesca tradicional menorquina) atracados en el puerto.

El “restaurante Jordis FoodN’Drinks” sólo dispone de carta (no tiene menú del día) y sus platos están pensados claramente para compartir. Entre ellos nos encontramos con pizzas, hamburguesas, bocadillos, huevos, ensaladas, croquetas, etc. Todo, de muy buena calidad, fresco (con ingredientes de proximidad) y muy bien tratado en cocina y por un precio que, pese a no ser barato, mantiene una buenísima relación calidad-precio. Sin lugar a dudas, os lo recomendamos.


Nuestra tercera recomendación pasa directamente por el centro de la isla de Menorca, por Es Mercadal, un enclave por el que pasaréis tanto para visitar las playas del norte, como las del sur. En el centro de Es Mercadal veréis un imponente molino que ya os avisamos, no es un museo, es el

Restaurante Es Molí des Racó
“Restaurante Es Molí des Racó”, quizá uno de los restaurantes más concurridos de la isla. Aunque el restaurante dispone de varios comedores estos se llenan provocando largas listas de espera, por tanto es casi imprescindible reservar.

El “restaurante Es Molí des Racó” se caracteriza por su comida 100% casera y con productos de proximidad para realizar, básicamente, platos de la cocina menorquina y balear. 

Aunque dispone de una extensa y surtida carta con precios más que razonables, tenéis también a vuestra disposición un correctísimo menú del día por 15€ (compuesto por primero, principal y postre) con el que os chuparéis los dedos.



Nuestra penúltima recomendación nos lleva al núcleo turístico de Cala Galdana, el enclave perfecto para descubrir las paradisiacas playas de Cala Mitjana y Macarella. 

Relativamente cerca del puerto deportivo de Cala Galdana nos encontramos con el

“Delit Restaurante i Pizzeria”, una de nuestras grandes sorpresas cuando visitamos Menorca, ya que aunque por su nombre podría ser una de las típicas pizzerías que tanto abundan en los núcleos turísticos, nada más lejos de la realidad ya que la principal baza del “Delit Restaurante” está tanto en el excelente trato a la comida como al comensal.

El “Delit Restaurante i Pizzeria” dispone de una bien proporcionada carta y de dos menús (uno por unos 14 euros, y otro por unos 17) con los que disfrutar de su comida. Nosotros, en nuestras dos visitas probamos ambos menús y ya os decimos que ambos, están deliciosos, con unos pescados (lenguado, mejillones, sepia, etc.) frescos y en su perfecto punto de cocción, unas ensaladas correctamente presentadas y unos postres caseros que son la guinda a una comida perfecta. Y todo, sin olvidar el excelente trato recibido por parte del servicio.


Nuestra última parada en esta pequeña ruta gastronómica por Menorca nos lleva a Ciutadella, la ciudad con más habitantes de la isla y con un puerto natural que enamora. En su pintoresco casco histórico y algo alejado del bullicio del ir y venir de turistas nos encontramos con el

“Bistrot Es Rodol”. El “Bistrot Es Rodol” dispone de un coqueto comedor, aunque si tenéis la opción, os recomendamos coger mesa en la terraza, o mejor dicho, en plena calle.

El “Bistrot Es Rodol” ofrece una corta pero bien estructurada carta y un menú del día y de noche con el que disfrutar de buena comida casera. Nosotros optamos por el menú y la verdad, disfrutamos de buen producto, unos platos bien presentados y bien tratados y un servicio más que correcto y profesional. En definitiva un restaurante muy a tener en cuenta para comer bien y a gusto.





16 de agosto de 2019

Espaguetis de calabacín con pesto y huevo pochado


Aunque cada vez está más extendida la moda de dejar a un lado las carnes y los pescados para dar especial importancia a las frutas y verduras en pro del medio ambiente, en el equipo y desde hace bastante tiempo, estamos intentando potenciar la alimentación sana y de proximidad con recetas sencillas que estén al alcance de todo el mundo.

Hoy, dentro de esta filosofía, os traemos una receta con un protagonista claro, fresco, veraniego y cargado de vitaminas, minerales y casi, sin calorías, el calabacín. La receta que os proponemos hoy son unos “Espaguetis de calabacín con pesto y huevo pochado”.

Para dos raciones utilizaremos los siguientes ingredientes:

1 calabacín mediano/grande
1 diente de ajo
1 huevo campero
40 g. de Piñones (o cualquier fruto seco: pistacho, nuez, etc)
Albahaca
Queso parmesano
Aceite de oliva (AVOE)


Lo primero que haremos será preparar el calabacín, para hacerlo tenemos varias opciones, una de ellas es comprarlo en el súper ya a tiras, las otras pasan por, una vez lo hayamos limpiado completamente, usar un espiralizador o como fue nuestro caso, con un cuchillo muy afilado y un poco de paciencia, jejeje.

Una vez tengamos los espaguetis de calabacín, los pondremos en un bol con agua y cubitos de hielo para mantenerlo fresco y terso.


Espaguetis de calabacín en remojo
Espaguetis de calabacín en remojo


Seguidamente prepararemos la salsa pesto, para ello pondremos en el vaso de la batidora: los frutos secos, el diente de ajo pelado y un poco cortado, la albahaca y aceite de oliva para cubrirlo todo. Una vez hecho picaremos bien hasta integrar todos los ingredientes, añadiremos el queso parmesano al vaso y mezclaremos bien con una cuchara.

A continuación, prepararemos el huevo pochado (o “huevo poché”), para ello nosotros os proponemos hacer un saquito con un papel film y el huevo e introducirlo en un cazo con agua hirviendo durante unos 3 o 4 minutos.

Finalmente prepararemos los espaguetis, para hacerlo usaremos una sartén grande con un chorro de aceite. Mientras calienta el aceite escurrimos bien los espaguetis de calabacín. Cuando el aceite esté caliente, saltearemos un par de minutos los espaguetis y apagaremos el fuego. Seguidamente añadiremos el pesto y mezclaremos bien.

Una vez hecho procederemos a montar el plato. Nosotros os proponemos algo así:


Espaguetis de calabacín con pesto y huevo pochado
Ración de espaguetis de calabacín con pesto y huevo pochado


Ya veis, un plato sencillo, divertido y, sobre todo, sano. Os animamos a probarlo y disfrutarlo.

¡Buen provecho!