lunes, 12 de febrero de 2018

¿Dónde comer en Zaragoza?



Después mucho tiempo, volvemos con entrada para una sección que realmente nos gusta mucho, ya que junta dos de nuestras pasiones, el turismo y la gastronomía. A lo largo de esta entrada os contestaremos a la pregunta de “¿Dónde comer en Zaragoza?”, y lo haremos intentando no caer en las tan temidas trampas para turistas.

La capital de Aragón es, para muchos, una gran desconocida (decidnos, ¿qué es lo primero que os viene a la cabeza al oír el nombre de Zaragoza? ¿El Pilar, tal vez?). Pues bien, Zaragoza es mucho más, es la Aljafería, es la catedral de el Salvador, es la ciudad romana Caesaraugusta, y, como no, es gastronomía.

Los platos tradicionales zaragozanos se basan en el producto de la huerta, la fruta y como no, su famoso ternasco (cordero joven). Y después de todo esto, empezaremos ya nuestro recorrido gastronómico por las calles de Zaragoza, ¿nos acompañáis?

Aunque en la capital aragonesa se pueden encontrar variados y buenos restaurantes, nosotros nos centraremos en el tapeo, una actividad que llena de vida las calles de la ciudad. Y, para ello, empezaremos nuestra ruta gastronómica tomando unas croquetas…


C/ del Coso, 14

Croquetas hechas al momento, para comer en el local o llevarte a casa. Nosotros probamos los croquetones (porqué son grandes) de “carabineros” y de “pollo al caramelo”, siendo su coste de 2 euros por unidad. Y para cerrar, unas sorprendentes y deliciosas croquetas de “Galleta Oreo” y de “chocolate negro con nueces”. Innovador, sorprendente y muy recomendable.

Croquetas del CroquetArte
Croquetas del CroquetArte



Después de esta primera parada, os proponemos la zona de tapeo por excelencia de Zaragoza, “el tubo”, en donde os recomendamos los siguientes locales:


C/ Estébanes, 8

Todo un clásico de la zona. Sus especialidades son los huevos estrellados y las croquetas, comiéndolas entre sus paredes de piedra o a pie de calle. Nosotros optamos por pedir un plato de “huevos estrellados con foie” (por unos 12€ una generosa ración) que estaban deliciosos, por lo que os lo recomendamos.

 
Huevos estrellados con foie de Dona Casta
Una generosa ración de huevos estrellados con foie


C/ Libertad, 16

Como ya os podéis imaginar, su especialidad son los champiñones. Montado como si fuera una pequeña hamburguesa o coronado por una gambita, por 1.60€ nos encontramos con 2 o 3 deliciosos champiñones. Muy buenos, y acompañados por una cerveza, todo un placer para el paladar.

 
Tapa de champiñones de El Champi
Una tapa de champiñones de "El Champi"

C/ Libertad, 12

Entras en él por el diseño de su sala y la vida que en él se respira, aunque luego te quedas por el tamaño, precio y sabor de sus tapas, y acabas decidiendo volver porque siempre puedes repetir o probar un nuevo pincho. Nosotros hemos probado el “Solomillo con foie”, la “Patata asada rellena de ternasco”, las “Gyozas de conejo” y las “patatas a la gresca”…. Todos espectaculares. Sin lugar a dudas, el "Meli del Tubo" es un lugar muy recomendable.

 
Tapa de Gyozas de conejo
Gyozas de conejo

Patata rellena de ternasco
Patata rellena de ternasco


Y para finalizar, ¿qué os parece un bizcocho casero? Pues, cerca de la basílica del Pilar, se encuentra el lugar perfecto:


C/ Santiago, 5

Un lugar pintoresco donde sus propietarios hacen sus propios bizcochos caseros de múltiples sabores. Un ambiente agradable para tomar un café, un mojito y acompañarlo con una generosa ración de bizcocho (por unos 2 euros). El "Café Botánico" es ideal para desayunar o merendar a media tarde.







lunes, 15 de enero de 2018

Fideos japoneses rápidos



Como ya os habréis dado cuenta, en casa nos encanta experimentar con la cocina internacional, desde la italiana hasta la japonesa pasando por la mejicana y otros países que, de listarlos todos, la lista se haría interminable. Con la entrada de hoy, queremos acercarnos un poco a la cocina asiática.

La cocina asiática se caracteriza, entre otras cosas por el contraste en sus sabores, por el uso de productos de la tierra y en general, por lo saludable de sus recetas. La receta que os traemos hoy combina estas características y añade otras dos: la sencillez y rapidez en su preparación. 

Así pues, queréis una receta de pasta rápida y saludable? Pues a continuación os contamos preparar unos deliciosos “fideos japoneses rápidos”.

Para hacer dos raciones de estos fideos necesitaremos:

150 gr. de fideos de arroz
Medio calabacín
2 huevos
4 champiñones
2 filetes de pechuga de pollo
1 cebolleta
1 diente de ajo
1 lima / limón
Albahaca
Salsa de soja
Aceite de sésamo
Aceite de girasol

Lo primero que haremos será poner una olla con abundante agua al fuego y llevarla a ebullición. Cuando el agua hierva, pondremos los dos huevos y los coceremos durante unos 8 minutos. Pasado este tiempo, los sacaremos, enfriaremos bajo el agua y reservaremos.

A continuación picaremos el ajo, cortaremos la cebolleta a la juliana y el medio calabacín a trozos. Una vez hecho, pondremos una olla al fuego con un chorro de aceite de girasol, cuando se caliente añadiremos el ajo picado y la cebolleta. Cuando cambien de color, añadiremos también el calabacín.

Mientras se cocina el calabacín, limpiaremos y cortaremos a cuartos los champiñones y los filetes de pechuga de pollo a tiras. Finalmente, añadiremos ambas cosas a la olla y le daremos un par de vueltas para que el pollo se cierre un poco. Hecho esto, añadiremos 3 cucharas de salsa de soja y una cucharadita de aceite de sésamo.

Llegados a este punto, añadiremos albahaca a gusto, cubriremos todos los ingredientes con agua y los llevaremos a ebullición. Cuando hierva el agua, apagaremos el fuego, añadiremos los fideos de arroz y dejaremos descansar un par de minutos con la olla tapada.

Finalmente, presentaremos el plato con el huevo duro partido por la mitad y aliñando con un chorro del zumo de la lima/limón.

A nosotros nos quedó así:

Fideos japoneses rápidos
Fideos japoneses rápidos


¡Buen provecho!
sábado, 9 de diciembre de 2017

Hamburguesas de calabacín


En casa la idea de convertir una receta totalmente omnívora en un plato vegetariano siempre nos ha parecido interesante y atractiva, y claro, que receta más interesante que el de las hamburguesas, ¿verdad?. Hasta hace poco, lo habíamos probado tanto con legumbres (garbanzos y lentejas) como con calabaza, pero nunca habíamos obtenido un resultado como para incorporar el plato en nuestros menús.

Por suerte todo cambia, y hoy os traemos una receta vegetariana que sí nos ha convencido lo suficiente, nuestra receta de hoy es de unas “hamburguesas de calabacín”.

Para hacer cuatro hamburguesas necesitaremos los siguientes ingredientes:

1 calabacín mediano (o uno de grande)
1 zanahoria
1 huevo
¼ de cebolla
3 cucharadas de queso rallado (mozzarella, feta, al gusto)
Pan rallado
Unas hojas de perejil picado
Una cucharadita de cúrcuma (opcional)
Aceite
Sal

Lo primero que haremos será lavar bien el calabacín y lo rallaremos sin pelar. Una vez lo tengamos, lo escurriremos durante unos 15 minutos.

Mientras se escurre el calabacín, batiremos bien el huevo en un bol grande y reservaremos. A continuación, pelaremos y rallaremos la zanahoria. Una vez hecho, la añadiremos al bol al que añadiremos también, la cebolla bien picadita, las cucharadas de queso rallado, las hojas de perejil bien picadas y es de vuestro gusto, la cucharadita de cúrcuma o un poco de pimienta molida.

Una vez hecho esto, añadiremos al bol el calabacín escurrido y nos dispondremos a conseguir una masa uniforme a base de añadir el pan rallado necesario, que será, cuando la masa deje de pegarse en nuestras manos.

Una vez conseguida la masa, la separaremos en cuatro partes iguales y haremos con ellas cuatro bolas y les daremos forma de hamburguesa.

A continuación, pondremos una sartén con aceite de oliva a calentar a fuego medio. Cuando esté caliente, cocinaremos nuestras hamburguesas por ambas caras y las reservaremos sobre papel absorbente para evitar el exceso de aceite.

Finalmente presentaremos el plato:

Hamburguesas de calabacín
Hamburguesas de calabacín


Sin lugar a dudas, un plato distinto, original y bien sano.

¡Buen provecho!

sábado, 21 de octubre de 2017

Crema de zanahoria



Aunque hay días que no lo parezca, vamos dejando atrás el verano para entrar en días más y más fríos. Días donde apetece y mucho tomar algo calentito, hecho en casa y que además sea fácil y sano, por eso mismo hoy os traemos nuestra receta de una “crema de zanahoria”.

Además, esta crema puede ser vegetariana/vegana u omnívora, dependiendo de si usáis caldo de pescado/carne o de verduras/agua para hacerla.

Para preparar dos raciones de esta crema necesitaremos los siguientes ingredientes:

250 g de zanahoria
Media cebolla
400 ml. de caldo (al gusto de cada uno)
Una cucharada de harina
Aceite de oliva virgen


Para empezar, limpiaremos bien las zanahorias quitándoles bien la piel, la raíz si la tienen y el tallo, y las cortaremos a rodajas. Una vez hecho, las reservaremos.

Lo siguiente que haremos será picar bien la cebolla. Mientras, pondremos una olla con un chorro de aceite a calentar. Una vez picada la cebolla, la pondremos en la olla y la dejaremos hasta que cristalice, removiendo de vez en cuando.

Una vez haya cristalizado añadiremos la zanahoria y la cocinaremos durante unos 5 minutos. Pasado este tiempo, añadiremos una cucharada de harina y mezclaremos bien. Una vez hecho, añadiremos el caldo y dejaremos a fuego medio durante 15 minutos. Retiraremos del fuego.

Finalmente, batiremos bien la crema con la batidora de brazo hasta conseguir una crema totalmente homogénea. Para presentar esta crema podéis utilizar tanto un cuenco como un plato. Este puede ser un buen resultado:

Una ración de crema de zanahoria


¡Buen provecho!