domingo, 30 de octubre de 2016

Salsa César sin huevo


Hoy, en este pequeño rincón nos descolgamos un poco de la rutina de los viajes gastronómicos y de las recetas completas para contaros de forma más o menos rápida como hacer uno de los aliños que más nos gustan en casa, la “salsa césar” eso sí, en su variante “sin huevo”.

Se trata de una salsa muy versátil, aunque normalmente usada en la ensalada que le coge el nombre y directamente emparentada con nuestra querida mahonesa (o lactonesa en este caso).

Para hacer una salsera para dos, usaremos los siguientes ingredientes:

100 ml de aceite
50 ml de leche
4 anchoas
1 diente de ajo
Dos cucharadas de zumo de limón
20 g de queso parmesano rallado
1 cucharadita de mostaza (opcional)
Pimienta negra

Como os hemos dicho antes, esta salsa es pariente directa de la mayonesa, por tanto como ella, cogeremos el vaso de la batidora y le añadiremos el diente de ajo picado, la leche, el zumito de limón y la mostaza. Una vez hecho y sin mover el brazo de la batidora, empezaremos a batir, añadiendo poco a poco el aceite.

Cuando esté ligada (sin llegar a estar totalmente montada), añadiremos las anchoas picadas, el queso parmesano y un poco de pimienta negra molida. Una vez añadidos estos ingredientes, volveremos a batir hasta que estén bien integrados.

Llegados a este punto, ya solo nos faltará emplatar la salsa, ya sea en una ensalada, acompañando una carne, unos huevos etc.

Salsa César sin huevo - Ensalada - Receta
Una ensalada César simplemente, genial



¡Buen provecho a todos!

jueves, 22 de septiembre de 2016

Tostas de brócoli


Después de unas cuantas entradas haciendo pequeños viajes gastronómicos a lo largo y ancho del mundo, en esta ocasión hemos querido acercarnos al mundo del vegetarianismo, y más concretamente hacia el del ovolactovegetarianismo. Para ello, os traemos una receta bien sencilla: “tostas de brócoli”.

Somos conscientes que el brócoli es una verdura con muchos detractores, pero con esta receta queda tan bien integrado que gusta incluso a aquellos que no les gusta el brócoli.

Para hacer unas cuatro tostas necesitaremos los siguientes ingredientes:

350 g de brócoli fresco
150 g de zanahoria
100 ml de tomate triturado
150 g de queso rallado
100 g de pan rallado
2 huevos
Sal, pimienta y aceite

Lo primero que deberemos hacer es limpiar bien el brócoli quitándole bien el tronco y la posible suciedad. Una vez hecho, pondremos agua fría en una olla y le añadiremos el brócoli y lo llevaremos a ebullición a fuego medio. A la vez, en una sartén ponemos a cocinar el tomate triturado con un pellizco de sal.

Mientras el agua se va calentando aprovecharemos a pelar las zanahorias y a rallarlas bien finitas (o si os apetece, picarlas). Una vez el agua arranque a hervir, añadiremos las zanahorias y lo dejaremos hirviendo unos 5 minutos. Finalmente, escurriremos y reservaremos.

A continuación, cogeremos un bol y le añadiremos los huevos batidos, el pan rallado,  el queso, el brócoli que teníamos reservado y el tomate cocinado y lo mezclaremos bien salpimentándolo a nuestro gusto.

Una vez hecho, haremos discos con las manos y los colocaremos sobre papel de horno. Mientras vamos haciendo los discos calentaremos el horno a 180 grados. Finalmente, hornearemos los discos durante unos 20 minutos.

Hecho esto, ya solo nos faltará presentar y comer, para lo cual tenéis un sinfín de opciones, nosotros os proponemos que estas tostas acompañen una buena ensalada, tal que así:

Receta de tostas de brócoli
Unas tostas de brócoli con ensalada


¿Os atrevéis a probar?

¡Buen provecho!

jueves, 18 de agosto de 2016

Tortos asturianos


Continuando con nuestra afición viajera y aprovechando que estamos en pleno verano, hemos decidido hacer un pequeño salto gastronómico hasta una comunidad que nos encanta, Asturias. Para ello, os contaremos la receta de uno de sus platos universales, los “tortos”.

Se trata de una receta sencillísima y que además podréis acompañarla de lo que más os apetezca (por ejemplo de carne picada o “raxo”). Para hacer tortos para dos personas utilizaremos los siguientes ingredientes:

200 g de harina de maíz
50 g de harina de trigo
150 ml de agua tibia
Una pizca de sal

Para empezar, pondremos todos los ingredientes en un bol grande y mezclaremos bien durante unos 5 minutos. Es posible que quede algo pegajosa. Una vez integrados todos los ingredientes, dejamos reposar la masa unos 30 minutos.

Pasado este tiempo, pondremos una sartén con abundante aceite a fuego vivo. Cuando esté caliente, iremos cogiendo porciones de masa, la aplastaremos con las manos y la freiremos en la sartén hasta que quede bien dorada. Finalmente la pondremos sobre papel absorbente y reservaremos.

Nosotros lo comimos al aire libre con unos buenos chichiquis (un picadillo de cerdo con pimentón muy típico de Vitoria).

Receta de tortos asturianos
Una terraza, buena compañía, unos tortos y... ¡buen provecho!


Deliciosos. ¿os apuntáis?

¡Buen provecho!

lunes, 18 de julio de 2016

Pizza de manzana y bacón


Con la receta que os traemos hoy queremos volver, aunque solo sea gastronómicamente, a un país que nos encanta, Italia, y lo haremos con la modernización de uno de sus platos más emblemáticos, la pizza. Para ser más concretos con una fácil y buenísima “Pizza de manzana y bacón”.

Desde hace un tiempo en casa nos hacemos la masa de la pizza, así que, os contaremos también como la hacemos, si no os apetece, podéis usar vuestra masa habitual.

Para hacer esta receta necesitaremos los siguientes ingredientes:

Para la masa:

250 gr. de harina
6 gr. de levadura fresca
3 cucharadas de aceite
120 ml. de agua tibia
1 pellizco de sal

Para la pizza:

2 manzanas ácidas
150 gr. de bacón
Tomate triturado
Media cebolla
Sal
Aceite


Empezaremos haciendo la masa, para ello, en un bol grande pondremos todos los ingredientes y mezclaremos bien hasta que no se nos pegue en las manos. Llegados a este punto, continuaremos amasando sobre la encimera hasta formar una pelota con la masa. Finalmente, taparemos con un trapo de algodón y reservaremos como mínimo durante 40 minutos o hasta que doble su tamaño.

Una vez llegue la hora de montar la pizza, cogeremos la masa y con las manos iremos extendiéndola desde el centro a los extremos dándole forma redondeada sin que llegue a romperse. Finalmente, colocaremos la masa sobre papel sulfurado (papel de horno) en una de las bandejas del mismo y la dejaremos reposar mientras continuamos con la receta.

Mientras reposa la masa, haremos un sofrito tradicional con cebolla y tomate salpimentado. A la vez, pelaremos las manzanas, les quitaremos el corazón y las cortaremos a trozos irregulares (o como más nos guste). Una vez cortadas las manzanas, las cocinaremos unos 5 minutos en una sartén con un chorrito de aceite. Mientras, cortaremos a dados el bacón y en el último minuto lo añadiremos a la sartén y mezclaremos bien.

Finalmente, extenderemos el sofrito de tomate sobre la masa, espolvorearemos con orégano picado y distribuiremos de forma uniforme los trozos de manzana y bacón que hemos cocinado antes.

Con el horno precalentado a 180 grados, pondremos la pizza en su interior y la dejaremos allí unos 12 minutos. Pasado este tiempo, la pizza tendrá, más o menos este aspecto:

Pizza de manzana y bacón
Pizza de manzana y bacón, una cena deliciosa


Quizá no es la más bonita, pero os garantizamos que la combinación de sabores de esta pizza, es simplemente, espectacular.

¡¡Buen provecho!!

lunes, 20 de junio de 2016

Galletas de mantequilla


Después de un largo tiempo en silencio a lo largo del cual no hemos dejado de jugar en la cocina ni un solo día, volvemos a este rincón con una de esas recetas que nos encantan. Como os podéis imaginar si habéis seguido nuestra trayectoria, la receta que hoy compartiremos con vosotros es fácil, rápida y, además, gusta a todo el mundo. Por todo ello, hoy os enseñaremos a preparar “galletas de mantequilla”.

Para hacer más de 50 galletas (depende del tamaño, claro), necesitaremos los siguientes ingredientes:

500 g. de harina
170 g. de azúcar
170 g. de mantequilla en pomada (esto es, blanda y a temperatura ambiente)
160 ml. de leche
1 huevo
½ sobre de levadura
Ralladura de un limón (o naranja, al gusto)

Para empezar, nos haremos con un bol que sea lo suficientemente grande como para poder trabajar con todos los ingredientes. Así, comenzaremos añadiendo la harina y la levadura y las mezclaremos un poco. A continuación, añadiremos la mantequilla, el huevo, el azúcar, la ralladura y de nuevo mezclaremos bien. Cuando todos los ingredientes estén más o menos bien integrados, procederemos a incorporar poco a poco la leche, y, con las manos, lo mezclaremos todo hasta que tengamos una masa homogénea que no se pegue en las manos.

Una vez conseguida la masa, la envolveremos en papel film y la reservaremos, como mínimo, una hora en el frigorífico.

Pasado este tiempo, estiraremos bien la masa, y con la ayuda de un rodillo la dejaremos a más o menos, medio centímetro de grosor. Después, con vuestro molde favorito (nosotros usamos un vaso de chupito) iréis cortando las galletas. Mientras cortáis, es un buen momento para poner a calentar el horno.

Finalmente, pondremos las galletas en una bandeja de horno cubierta con papel sulfurado y las hornearemos durante 15 minutos. Os tienen que quedar como estas (o mejor, claro):

Receta de galletas de mantequilla


A partir de aquí, podéis decorarlas un poquito utilizando vuestra imaginación y ¡a disfrutarlas!

¡Buen provecho!