domingo, 20 de julio de 2014

Vichyssoise


Hoy, aunque os pueda parecer un poco raro, os contaremos la receta de otra crema. Sí, en esta ocasión la del clásico de la cocina francesa: “Vichyssoise”. Esta crema la podemos tomar tanto fría como en caliente, por tanto es una excelente opción tanto para verano como para invierno.

Esta receta es muy, pero que muy sencilla, la verdad. Sólo necesitaremos los siguientes ingredientes (para dos personas, claro):

2 puerros
Una patata mediana
Una cebolleta
Medio litro de caldo de verduras (o de pollo)
15 gr. de mantequilla
Aceite
Sal
Pimienta

Lo primero que haremos será hervir la patata. Para hacer esto, la limpiaremos, la pelaremos bien y la dejaremos hirviendo en una olla durante unos 20 minutos.

Mientras, limpiaremos los puerros quitándoles las raíces y limpiándolos bien de tierra. Una vez hecho, cortaremos los puerros y la cebolleta a láminas bien. Una vez hecho, pondremos una olla al fuego con un chorro de aceite y mantequilla, cuando esta haya derretido, añadiremos la cebolleta y los puerros y los dejarnos cocinando a fuego lento hasta que cambien de color.

Cuando esto suceda, añadiremos el caldo y lo dejaremos cocinándose unos 20 minutos a fuego lento.

Pasado este tiempo, quitaremos la olla del fuego y añadiremos la crema de leche mezclándola bien. Seguidamente, batiremos muy bien todos ingredientes con la ayuda de la batidora eléctrica hasta conseguir una crema fina y homogénea.

Llegados a este punto ya solo os faltarán un par de detalles, rectificar de sal y pimienta y poner la crema en la nevera para que enfríe bien.

Esta es una de las múltiples presentaciones posibles:

Una ración de Vivhyssoise con virutas de jamón


¡Buen provecho!


lunes, 30 de junio de 2014

Crema de calabaza


Hoy os traemos una receta sencilla y rápida que, además, estamos seguros que gustará a casi todo el mundo. Se trata de una sencilla “crema de calabaza”.

Para dos raciones utilizaremos los siguientes ingredientes:

750 gr. de calabaza (limpia de piel y semillas)
Media cebolla
100 ml. de agua
Aceite
Sal
Pimienta molida (opcional)

Como os hemos dicho antes, esta receta es muy, pero que muy sencilla. Veréis:

Lo primero que haremos será poner la olla rápida en el fuego con un chorrito de aceite. Cuando esté caliente, añadiremos la cebolla picada y cuando esta haya cambiado de color, añadiremos la calabaza cortada a cubos con una pizca de sal y el agua. Cuando lo hayamos hecho, cerraremos la olla y la dejaremos 5 minutos hirviendo.

Llegados a este punto sólo nos falta una cosa, quitar la olla del fuego y claro, con la ayuda de una batidora eléctrica lo batiremos todo hasta conseguir una crema bien fina.

Si queréis, este es el momento de darle un punto especial a la crema echándole una pizca de pimienta negra molida. La verdad, le da a la crema un toque genial, por tanto, os lo recomendamos totalmente.

Os dejamos una posible presentación:

Ración sabrosísima de una crema de calabaza
Ración sabrosísima de una crema de calabaza


¡Buen provecho!

lunes, 16 de junio de 2014

Huevos estrellados con gulas y virutas de salmón ahumado

Como bien recordaréis, hace unos meses os presentamos en este rincón una de las recetas de huevos más famosas de nuestro país. ¿Lo recordáis? Unos “huevos estrellados con virutas de jamón”, una receta de primera, sabrosa, fácil y especial.

El otro día en casa pensábamos como darle una vuelta a la receta. Al final optamos por darle un sabor marino y cambiarle el jamón ibérico por un par de ingredientes marinos que en casa nos encantan. Como el resultado nos pareció algo realmente especial, hoy os contaremos como preparamos esta nueva versión de huevos estrellados.

Para llevar a cabo esta receta para dos personas, utilizaremos los siguientes ingredientes:

4 huevos
2 patatas grandes
150 gr. de gulas
100 gr. de salmón ahumado cortado en tiras
1 guindilla
1 diente de ajo
Sal
Aceite

Lo primero que haremos será pelar y cortar las patatas a irregularmente. Mientras lo hacemos, pondremos una sartén al fuego con abundante aceite, hasta que este se caliente.

Cuando el aceite haya calentado, pondremos las patatas en la sartén y las cocinaremos hasta que se doren, eso sí, revolviéndolas de vez en cuando para evitar que se peguen o quemen. Cuando estén doradas, las repartiremos en los platos y las espolvorearemos con un poco de sal.

En el aceite sobrante de dorar las patatas, pondremos la guindilla y el ajo cortados a rodajas. Cuando hayan cambiado un poco de color, añadiremos las gulas y las mantendremos ahí un par de minutos, mezclándolas de vez en cuando. Finalmente, quitaremos las gulas del fuego y las repartiremos sobre las patatas. Haremos lo mismo con el salmón ahumado (eso sí, tened en cuenta que no tenéis que pasarlo por la sartén…)

Llegados a este punto, ya solo nos faltará el último paso, freír los huevos.

Para freír los huevos, pondremos una sartén al fuego, con un buen chorro de aceite. Cuando esté el aceite muy caliente, pondremos un huevo en la sartén con un pellizco de sal y lo mantendremos ahí hasta que esté bien frito. Cuando esto suceda, lo quitaremos del fuego con una espátula y lo pondremos sobre las patatas fritas. Repetiremos este paso con cada uno de los huevos.

Ya solo nos falta una cosa para dar por finalizada la receta, estrellar los huevos. Para hacerlo, aunque hay un montón de formas, nosotros lo hacemos utilizando un par cucharas. Sí, habéis leído bien… cortaremos los huevos usando las cucharas mientras que con las mismas, mezclaremos un poco los ingredientes.

Este es un posible resultado:

Una generosa ración de huevos estrellados con gulas y virutas de salmón ahumado


¿Qué os parece? ¿Os guardamos una ración?


¡Buen provecho!

miércoles, 28 de mayo de 2014

Tartar de salmón con manzana ácida y aguacate


De vez en cuando nos gusta reinventar un poco nuestra cocina, probar platos nuevos y sobretodo salir un poco de la cocina tradicional. El pasado fin de semana, después de mucho tiempo llamándonos la atención, intentamos llevar a nuestra mesa una receta diferente a las habituales, un tartar de salmón.

Sí, lo habéis leído bien: un tartar, eso sí, un tartar especial ya que además de salmón, lleva manzana ácida y aguacate. Un plato fresco y bien sencillo como veréis a continuación.

Utilizaremos los siguientes ingredientes (para dos personas):

2 filetes (o rodajas) de salmón
1 manzana ácida
1 aguacate
1 cebolleta fresca
1 cucharada de mostaza de Dijon
Medio limón
Sal y Pimienta

No es complicado, además no utilizaréis el fuego, solo un cuchillo bien afilado. ¿Estáis preparados? Pues, ¡adelante!

Para empezar prepararéis los filetes de salmón. Para hacerlo, los limpiaréis bien quitándoles la piel y las espinas con mucho cuidado ya que es importantísimo que no quede ninguna.

A continuación, cortaréis los filetes de salmón a cubitos (de más o menos medio centímetro) y los iréis poniendo en un bol. Cuando lo tengáis hecho, cortaréis la cebolleta también a cubitos (de la misma medida que antes habéis cortado el salmón) y los añadiréis al salmón. Haréis lo mismo con la manzana ácida. Finalmente, lo aliñaréis con sal y pimienta (al gusto) y una cucharada de mostaza de Dijon y lo mezclaréis todo con las manos, con mucho cuidado, ya que el salmón se rompe fácilmente.

Llegados a este punto, filmaréis el bol y lo pondréis en la nevera hasta la hora de presentar el plato.

Mientras, prepararéis el aguacate cortándolo, como es lógico, a cubitos de similar medida al resto de ingredientes. Guardaréis estos cubitos en un recipiente con un chorrito de limón, para evitar que se acabe oxidando.

Ya solo os falta una cosa, presentar el plato. Para hacerlo, os proponemos hacer una base con los cubitos de aguacate para, encima suyo poner una buena cantidad de la mezcla de salmón, cebolleta y manzana que tenéis guardada en la nevera.

Aquí os dejamos una posible presentación:

Tartar de salmón con manzana ácida y aguacate
Tartar de salmón con manzana ácida y aguacate


¡Buen provecho!


sábado, 3 de mayo de 2014

Tacos de guacamole


Cuando se organiza una cena con amigos siempre acaba surgiendo la misma pregunta: “¿qué ponemos para cenar?” Pues bien, aunque somos dados a la cocina italiana, de vez en cuando cruzamos el charco e intentamos algo mejicano que sea sencillo y guste a todo el mundo. Por eso, esta última vez nos decantamos por unos “Tacos de guacamole”.

Estos tacos son tan sencillos que sorprende el éxito en la mesa, convirtiéndolos en un plato genial para cenas informales.

Para unos 8 tacos necesitaréis los siguientes ingredientes:

8 tacos de maíz
300 gr. de pechuga de pollo
Media lechuga
Sal
Pimienta
Aceite de oliva

Lo primero que haremos será cortar los filetes de pechuga a tiras, los salpimentaremos a nuestro gusto, y los pondremos a la plancha a fuego vivo. Mientras se hacen, pondremos la lechuga limpia en un bol, la salaremos y le echaremos un chorro generoso de aceite de oliva y lo mezclaremos bien.

Mientras, calentaremos los tacos. Nosotros usamos el horno (que teníamos caliente), pero podéis calentarlas unos segundos en el microondas sin problemas.

Ya con el pollo en su punto, procederemos a montar los tacos, para hacerlo, pondremos un poco de lechuga en el centro del taco, sobre esta una dosis generosa de guacamole para al final coronarlo con las tiras de pollo que creáis oportuno, tal que así:

Detalle del relleno de un taco de guacamole
Detalle del relleno de un taco de guacamole


Para acabar, enrollaremos los tacos y los presentaremos en una fuente.

Una posible presentación de unos tacos de guacamole
Una posible presentación de unos tacos de guacamole



¡Buen provecho!