miércoles, 7 de julio de 2010

Restaurante La Cocina de Plágaro - Vitoria-Gasteiz

La Cocina de Plágaro
En esta ocasión no me meteré mucho con ellos, pues aunque me dejaron sólo en casa, tenían una excusa formidable para salir a cenar fuera, y esta no era ni más ni menos que, el cumpleaños de uno de mis esclavos (bueno, de uno de mis queridos dueños, ja ja ja), y claro, eso bien merece una cena romántica, ¿no? Por eso, ellos se fueron a cenar y a mí, me tocó quedarme en casa, guardándola.

Llevaban un buen tiempo con la intención de ir a “La cocina de Plágaro”, pero necesitaban una excusa especial, más que nada, porque pensaban que era carísimo, aunque ya veréis, que no había para tanto.

Dicho y hecho, cuando terminó la celebración familiar del cumpleaños, recogieron un poco la casa, me sacaron a mí del trasportín (leñes, no pude ni bufar a nadie... ¡ains!) y se fueron directos al restaurante. Pero, porqué es tan famoso en Vitoria este restaurante?

La respuesta es fácil: Según les escuché, Luís Ángel Plágaro, es un joven cocinero (nació en 1979) alavés que consigue una espectacular fusión entre la cocina tradicional y una esmerada presentación de diseño. Además cuenta con la particularidad que, todos los productos, además de frescos, son de la zona (de un radio inferior a 100 km), formando parte así de la iniciativa ‘Programa Kilómetro 0

Como os podéis imaginar, es necesario reservar con cierta antelación, aunque no con tanto tiempo como hicieron ellos, pues tenían reserva desde diciembre... (Criaturas!!...). Bueno, la cuestión es que, el pasado viernes, a eso de las 10, estaban ya preparados para disfrutar de una buena cena.

En el restaurante, les recibió Leticia Plágaro (sí, correcto, es la hermana del cocinero), y con una sonrisa les acompañó hasta la mesa. A decir verdad, no le costó mucho acompañarles, pues el restaurante sólo dispone de nueve mesas.

Ellos, cómo no, pidieron el menú degustación y una botella de un buen tinto, y como la verdad, no entienden mucho de vinos, dejaron la elección en manos de Leticia, y buah!! ¡Menudo vino les llevó!

No recuerdo exactamente todos los platos, más que nada porqué fueron ocho, pero bueno, no creo que vaya muy equivocado si os digo que, les llevaron:

- Cómo entrantes, les sacaron tres auténticas ‘delicatesen’:
. Una croqueta de marisco
. Una bola de cecina bañada en almendras
. Queso “Brie” frito

- Una ensalada variada con reducción de vinagre y láminas de foie sobre carpaccio de ternera.

- Unas gambas ibéricas. Concretamente dos gambas vestidas con una gabardina de jamón ibérico. ¡Deliciosas! (bueno, como mínimo eso dijeron... ¡que envidia!)

- Presa ibérica.

- Pre-postres (una natilla casera para relamerse los dedos).

- Postres. Una bandeja con seis o siete postres distintos, entre los que destacaban: un pincho de fresa con una crema de chocolate blanco, tocino del cielo, etc.


Y lo más sorprendente, todo lo que os acabo de poner, más el vino y el café por 60 € cada uno (el menú degustación son 42 + IVA).


Una vez acabada la cena, mis dueños dijeron que habían quedado más que bien (y mirad que tienen buen saque, jajaja), tanto por cantidad como sobretodo por cantidad, así que os tengo que trasmitir su recomendación: si vais alguna vez a “La cocina de Plágaro” (que vale y mucho la pena), pedid el menú degustación, no lo dudéis.

Para acabar esta crítica, os digo que ellos le pusieron un diez, sin paliativos, tanto porque el lugar es encantador, porque la comida es especialísima, y para colmo, todo remarcado por un exquisito trato familiar. Definitivamente, ellos volverán, y además, lo recomiendan tanto a familiares como amigos (sí, sí, a vosotros estimados lectores, también).

Como es imprescindible reservar, os dejo sus señas:



Restaurante La Cocina de Plágaro
C/ Florida, 37
01005 Vitoria – Gasteiz
Teléfono: 945 27 96 54


P.D.:   
Para el 2012, el precio del menú degustación es de 44€ + IVA 
Para el 2013, el precio del menú degustación es de 50€ + IVA 

Actualización (Enero 2014):  

Lamentamos informar que el “Restaurante La cocina de Plágaro” tal y como os hemos contado, ya no existe. Próximamente, se reabrirá bajo el concepto de pintxos y raciones, de la mano eso sí, del própio Luís Ángel Plágaro.

6 comentarios:

  1. Trato muy agradable, cena exquisita. Tienen un problema de mal olor (a tubería) muy desagradable, y el sitio es un poco cutre, nada chip.

    ResponderEliminar
  2. Buenas amigo Txus,

    La verdad es que el local es pequeño aunque no cutre (familiar le llamaríamos nosotros). En cuanto al olor, pues la verdad, sería una avería. Cuando estuvimos nosotros no tenían ningún problema con las tuberías ni con los chips.

    ResponderEliminar
  3. He repetido en varias ocasiones y para mi un ejemplo a seguir, atencion, amabilidad y acojedor,y sobre todo uno de los mejores sitios de Vitoria para comer muy muy bien..El que quiera que valla y luego opine..

    ResponderEliminar
  4. He ido varias veces y siempre me gusta. Lo mejor, el vino. Dejaros aconsejar por Leticia que siempre acierta y tiene vinos muy especiales.

    ResponderEliminar
  5. Son unos jetas por no llamarles otra cosa. Al loro con el vino porque siempre te intentan colar botellas de añadas más recientes a las de la carta al precio de las otras. Me lo han hecho varias veces. La última vez con el cuento que el vino estaba caliente me taparon el etiquetado con una funda enfriadora. Me metieron un crianza del 2008 por el del 2005 que habia pedido. Profesionalidad de tasca de barrio a precio de alta cocina. No vuelvo más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que ser muy retrasado para pensar que te estan estafando al sacar un crianza mas reciente cuando es justamente al contrario. En fin.

      Eliminar