domingo, 6 de noviembre de 2011

Panellets


¡Qué extraños que sois! Sí, soy consciente que los gatitos guapos y simpáticos como yo también lo somos un rato, pero sin lugar a dudas, los humanos nos ganáis. ¿Verdad? Sino, ¿como os explicáis que para cada época del año tengáis un plato especial? Yo, sin ir más lejos, cada día tengo en mi plato mi ración de pienso, y bien feliz que vivo.

Por ejemplo, el otro día sin ir más lejos, mis dueños prepararon un dulce especial, “panellets” lo llamaban, aunque así, entre nosotros, os voy a asumir que no me sorprendió mucho ya que, los conocía desde bien pequeñito, más que nada porqué son tradicionales de mi país, Catalunya. Allí, la gente acostumbra a comer los panellets el día de Todos los Santos y su víspera, acompañados de moscatel y castañas.

La receta es muy sencilla aunque la verdad es que, lleva su tiempo. De todas formas no os preocupéis, porque si me dejáis, os la contaré ahora mismo.

Ellos utilizaron los siguientes ingredientes:

Para la masa

500 gr. de almendras (naturales, sin tostar ni salar)
400 gr. de azúcar
150 gr. de moniato (o patata)
1 huevo
La ralladura de un limón

Para los recubrimientos

200 gr. de piñones
150 gr. de membrillo
12 almendras
2 cucharadas de chocolate (puede ser tranquilamente cola-cao)
1 huevo

Para empezar, es necesario hervir durante unos 20 minutos el moniato. Una vez esté hervido, lo dejaremos enfriar un rato. Después, lo pelaremos y con la ayuda de un tenedor, lo aplastaremos un poco.

En un cuenco a parte pondremos: las almendras trituradas, el azúcar, el huevo y lo mezclaremos todo un poco. Cuando el moniato se haya enfriado, lo añadiremos al cuenco y ahora sí, armados con un montoncito de paciencia, llegará el momento de amasar. ¿Hasta cuando? Pues.... no hay un tiempo marcado, simplemente hasta conseguir una masa uniforme. La tarea es pesada, pero el hecho que mis dueños utilizaran las manos le da un punto... divertido.

Cuando tengáis la masa casi uniforme, añadiréis la ralladura del limón y continuaréis amasándolo todo.

Después de este rato de trabajo duro, llega la etapa más descansada de toda la receta, y la más larga, dejar reposar la masa. Alguna recetas, hablan de media hora, de una hora... mis dueños, siguiendo un consejo familiar, lo dejaron un día entero (eso sí, cubriendo el cuenco con un trapo de algodón).

El día siguiente continuaron con la elaboración de los panellets, por suerte, con la parte más divertida: dar forma y recubrir los panellets. Lo hicieron así:

Panellets de piñones:

Sinceramente, acabaron con las manos hechas una guarrada, pero fue muy divertido. Se trata de ir cogiendo cachos de masa y hacer bolas. Os recomiendo que para ir cogiendo los cachos, os ayudéis de una cuchara, y después, con la ayuda de ambas palmas, vayáis dándole de bola.

Deberéis repetir este proceso tantas veces como panellets redondos queráis hacer. Mis dueños, no se si se pasaron, pero hicieron un montón que vaya...

Después, a más o menos una docena, les pusieron el recubrimiento de piñones. Para hacerlo, cogieron cada bola, la pasaron por huevo y seguidamente la rebozaron en piñones.

Panellets de almendras

La forma de hacer esta variedad de panellets es la misma que os acabo de contar para los de piñones. Únicamente varia la forma de darles cubrimiento. Para este proceso podéis escoger, por ejemplo una de estas opciones:

  • Una vez hecha la bola, ponerle una almendra justo encima.
  • Hacer como si estuvierais haciendo panellets de piñones, pero rebozándolos en almendras laminadas.

Panellets de membrillo

Aquí, mis dueños aplicaron dos técnicas distintas:

  • Aplicar la técnica que os he contado con los de almendra: encima de cada bola ponerle un cachito de membrillo.
  • Coger un poquito de masa, extenderla sobre una superficie lisa y, en medio de la misma, ponerle una tira de membrillo y, enrollarlo todo como si se tratara de un tubo. Finalmente, con la ayuda de un cuchillo, cortar este tubo a trozos regulares.

Panellets de chocolate

Creo que, llegados aquí ya conocéis el proceso de hacer las bolas, ¿no? Meh meh meh!!

Bien, pues un vez hechas la bolas, haced como os he explicado antes, rebozadlas, aunque en esta ocasión, por polvo de chocolate... ¡¡hmmm!!


Y bien, llegados a este punto, deciros que solo os falta una cosa: poner lo panellets en una bandeja de horno forrada en papel antiadherente, y hornearlos durante unos 7 minutos a 200º. Cuidado con este paso, si los panellets toman color antes de esos 7 minutos, retiradlos del horno sin perder tiempo.

Un último consejo: antes de quitar los panellets de la bandeja de horno, dejar que se enfríen unos minutos, pues cuando están calientes, acostumbran a estar muy tiernos, y se rompen con mucha facilidad.

¿Qué os parecen?

panellets


3 comentarios:

  1. Me llevo todosssssssss. No podría elegir uno. Tienen una pinta buenísima!!

    Un besote!

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. En el mío también, no creas. Ya siento que no te haya gustado el uso de 'moniato', pero en gramatica existen existen relaciones semánticas que se llaman sinónimos, y estos dos, lo son ;)

      http://www.wordreference.com/sinonimos/moniato

      ¡Gracias por el comentario!

      Cocina de emergencia

      Eliminar