lunes, 22 de febrero de 2010

Tortilla de patatas

Os tengo que reconocer, que al comienzo me sorprendía escuchar a esos decir: “¿nos vamos a tomar un pincho de tortilla?” o “¡Qué buenos son los pinchos de tortilla!”, pero una vez visto como hacen las tortillas, lo fácil que es y el olor que desprenden, solo me queda decir: ¡miau, que ganas de probarlas!

Creo que hay de un montón de tipos (rellenas, sin rellenar, de varios pisos,...), aunque hoy os contaré quizá la más común la de patata con un toque de cebollita.
Sus ingredientes son:

4 huevos
3 patatas medianas
½ cebolla (o al gusto)
1 cucharada de leche
Sal
Aceite

Para empezar, y como es lo que más tarda en prepararse, ellos pelaron las patatas y las cortaron a tiras no demasiado largas. Pusieron una sartén al fuego con un buen chorro de aceite. Una vez caliente el aceite, añadieron las patatas con una pizca de sal, bajaron el fuego, y las dejaron cocer a fuego lento un buen rato. 

Mientras las patatas cocían, cortaron la cebolla a tiras finas, y pasados unos minutos, las añadieron a la sartén con las patatas.

En un bol, batieron bien los huevos, añadieron sal, y una cucharada de leche.

Cuando las patatas estuvieron al punto, hechas pero tiernas (no deben quedar crujientes) y la cebolla caramelizada, lo añadieron todo al bol y mezclaron bien.

Finalmente, pusieron una cucharada de aceite en la sartén, y cuando estuvo caliente, añadieron todos los ingredientes mezclados y los dejaron cocer unos minutos. Pasado este tiempo, y ayudados con un plato grande, giraron la tortilla y la dejaron cocer unos minutos más.

Una vez finalizada la obra, les quedó así:

Tortilla de patatas

Sencilla, sabrosa y... para relamerse los bigotes.

¡Buen provecho!
martes, 9 de febrero de 2010

Restaurante El Portalón - Vitoria-Gasteiz

Cualquier excusa les sirve para salir a cenar y dejarme a mi en casa acurrucado en el sofá frente a la tele... apagada. Bueno, en el fondo no les critico, si yo pudiera también cambiaría ese pienso de marca por un buen plato de pescado preparado por algún crack de la cocina, pero...ains!

Hacía tiempo que les escuchaba buscar una buena excusa para reservar en "El Portalón", aunque siempre había alguna para aplazarlo, hasta hace unos días que por fin, se decidieron. La excusa final fue la celebración de su tercer aniversario... ains, ¡tortolitos!

Por lo que sé, "El Portalón" es uno de los restaurantes más emblemáticos de Vitoria-Gasteiz, situado en frente de la Catedral de Santa María, ocupando el viejo caserón de "La casa de postas" inaugurada en el siglo XV. Pero bueno, dejaré la historia para alguien que sepa más, y yo me dedicaré a lo mío, que no es otra cosa que criticar el restaurante, aunque por su cara al volver, creo que no podré hacerlo mucho.

El restaurante dispone de varios menús de degustación, con precios comprendidos entre los 35 y 60 euros, e incluso una vez al mes ponen a disposición del cliente la posibilidad de asistir a una cena teatralizada. Ellos no fueron tan originales, y al final escogieron el “Menú cocina”, y vaya, creo yo que se pusieron las botas, o sino, mirad:

Entrantes:

Jamón ibérico (lo estoy oliendo... ¡que rico!)
Foie mi-cuit con mermelada de frutas (solo de pensarlo... ¡ains!)
Tacos de salmón marinado con crema de alcaparras (¡¡Yo quiero!!)

Primeros:

Marisco (3 gambas y una cigala a la brasa....¡miau!)
Alubia pinta alavesa (con sus sacramentos....¡mmmm...que delicia!)

Segundos:

Rape al horno (¡Yo quería ir!¿Porqué me hacen estoooo?)
Solomillo a la brasa


Postres y café


¿Las únicas pegas del menú? Pues que al llegar al solomillo casi tuvieron que pedir un suplemento de estómago, porqué estaban ya saturados de tantas "delicatessen". ¡Ah! y que el vino era como el IVA... aparte del menú, aunque ellos lo solucionaron con un Rioja Alavesa de reserva... de aupa.

Según dijeron: comer en "El Portalón" es como comer en otra época, algo especial, tanto por la calidad de sus platos como por el mero hecho de hacerlo en un lugar tan cargado de historia y a la vez tan bien cuidado y conservado. Entre sus centenarias piedras, uno se aleja de los ruidos de la ciudad, esperando a veces, escuchar las ruedas de un carruaje cruzando el viejo portalón que da nombre al restaurante.

Por lo que dijeron, se podrían valorar muchas cosas: la ambientación, la comida, el servicio, los precios, pero vamos, que a falta de poder criticar nada, se limitaron a exclamar al unísono: “Es el mejor restaurante donde hemos estado”.

Aunque el restaurante es grande (tiene 2 comedores grandes y tres de más pequeñitos y exclusivos), por lo visto conviene reservar con antelación, así que, os dejo sus señas:


Restaurante El Portalón
C/ Correría 147 – 149
01001 Vitoria-Gasteiz

Teléfono: 945142755