jueves, 9 de agosto de 2012

Polvorones blancos


Con la receta de hoy este blog parecerá un recopilatorio de recetas del mundo... ¡¡Meh, meh, meh!! Recetas italianas, restaurantes de varios tipos, y desde hoy, un postre mejicano.

El otro día, sin apenas planificarlo, se sacaron de la manga una cena temática, con nachos, burritos, y unos postres de lo más curiosos. Sí, lo se, es raro pero así son mis queridos dueños... Y yo, para colaborar un poco con esta rareza, os contaré cómo hicieron los postres que comieron.

Encontraron la receta por internet, se llamaba: “Polvorones blancos”.

140 gr. de maicena (harina de maíz)
170 gr. de harina
120 gr. de mantequilla (sin sal)
100 gr. de azúcar
1 Ralladura de limón

No os asustéis, que la receta es extremadamente fácil.

Cogeréis un bol grande, que os permita trabajar en él. Cuándo lo tengáis, pondréis en él todos los ingredientes que os he comentado y empezaréis a mezclar con las manos (¡cuidado! ¡A máquina no vale!). Es muy sencillo, por lo que vi, únicamente necesitaréis mucha paciencia, ¡¡Meh, meh, meh!!

El proceso de mezcla finalizará cuando todos los ingredientes estén perfectamente mezclados, o lo que es lo mismo, cuando os sea imposible distinguirlos (según mis dueños, lo dejaron cuando la masa parecía un montón de queso en polvo). A mis dueños, la mezcla les quedó tal que así:

Masa para polvorones blancos


No es difícil, ¿verdad? Bueno, llegados aquí solo os faltan 2 pasos: dar forma a los polvorones y hornearlos.

Para dar forma a los polvorones, cogeréis un puñado de la mezcla y con las manos, iréis presionando la masa para compactarla a la vez que, poco a poco y con mucho cuidado (tened en cuenta que es una mezcla seca, por lo que se rompe con facilidad), le vais dado forma de croquetón.

Cuando lo consigáis, meteréis los polvorones al horno previamente precalentado a 200 grados. Cuando esté caliente, meteréis los polvorones y bajaréis la temperatura a 180 grados y así lo dejaréis durante unos 25 minutos.

Por último, un pequeño consejo: Antes de quitar los polvorones de la bandeja del horno, debéis dejarlos enfriar, pues una vez calientes son muy tiernos y se desmoronan fácilmente.

Los polvorones blancos tienen este aspecto:

Polvorones blancos mejicanos
Polvorones blancos mejicanos


Duros, dulces, y sobre todo, según puede escuchar, muy diferentes.
miércoles, 1 de agosto de 2012

40 Café - Madrid

40 Café
Os debo asumir que mis dueños han pasado por varias etapas, pero siempre han preferido no abusar de las franquicias, cayendo eso sí, de vez en cuando (siendo sus favoritas en estos casos: Vips, Gino’s o Starbucks).

En su último viaje a Madrid (al que por cierto, no me llevaron), intentaron evitar todas las franquicias (a excepción de Starbucks, claro), y lo consiguieron. Aunque bueno, finalmente, por culpa de la publicidad, probaron algo parecido a una franquicia: el “40 café”.

El restaurante “40 café” es una iniciativa de la cadena radiofónica “40 Principales”, y está emplazado en pleno corazón de la ciudad, concretamente en el número 55 de la madrileña Gran Vía.

Según dijeron mis dueños, el local es espectacular, las escaleras de acceso son a la vez una gran pantalla, y encima, justo en medio del comedor, la gente de “40 Principales” han instalado un pequeño estudio de radio des donde se emiten, en directo, algunos programas.

A decir verdad, se podría decir que este restaurante es el primero de un nuevo modelo de restaurantes donde sobresale sobre el resto de cosas, el espectáculo. De todas formas, según mis dueños, es justo en este punto donde podemos encontrarle su principal problema.

Sí, habéis leído bien, aunque el “40 café” es un restaurante, su principal problema no está en su ubicación, ni en su tamaño, ni su moderna ambientación, no, su punto más débil está en que su única obsesión es el espectáculo.

Según nuestra opinión (me incluyo, ¡meh, meh, meh!), el problema más grave que tiene, está en la calidad de la comida que ofrecen, y sobre todo, en su relación calidad – precio.

En el caso de mis dueños, comieron una hamburguesa cada uno (uno, de ternera y el otro, la estrella de la casa ‘para gustos colores’). Las dos variantes eran casi iguales... un trozo de carne, una hoja de lechuga y una salta rara para dar sabor (vaya, como hace unos años en el McDonald’s), acompañadas por un cacito de patatas pre-fritas.

Pan de colores, una patatas, salsa y... "para gustos colores"


Por si fuera poco, por esas dos hamburguesas, un botellín de agua y una cerveza, acabaron pagando 34 euros. Según dijeron: un auténtico robo.

Quizá el pan de colores (sí, el pan de las hamburguesas es de colorines) llama la atención, quizá es un gran reclamo publicitario en forma de restaurante, quizá... no lo se, lo que es seguro es que mis dueños, como restaurante, lo suspendieron.

Pese a todo, os dejo sus datos por si os interesan:


40 Café
28013 Madrid

Teléfono: 91 758 77 76



Actualización (Marzo 2014):  

Se veía venir, una mala relación calidad-precio ha llevado a este restaurante al CIERRE