lunes, 25 de enero de 2016

Pastel de zanahoria


Hacía mucho tiempo que cada vez que pensábamos en hacer un pastel (a excepción del Roscón de Reyes) siempre optábamos por el bizcocho o nuestra versión del brownie. Por esto, hace unos días, después de visitar el rincón de “Victoria La Tauleta” optamos por probar este pastel con clara vinculación a la cocina inglesa, el “Carrot cake” o “Pastel de zanahoria”.

Hoy os presentamos una receta para dos raciones, así que, para un pastel más o menos estándar debéis multiplicar por 3 todas las cantidades. Los ingredientes que utilizaremos son:

1 huevo
1 zanahoria
75 gr. de harina
35 gr. de azúcar
1 punta de cuchara de levadura
1 nuez de mantequilla
60 ml. de aceite de oliva

Lo primero que haremos será limpiar la zanahoria quitándole o raspándole la piel. Una vez hecho, la cortaremos a dados pequeños y los reservaremos en el vaso de la batidora. En el mismo vaso le añadiremos el aceite y el huevo justo antes de empezar a batirlo todo con la batidora eléctrica hasta conseguir una crema totalmente homogénea.

En un bol, pondremos la harina, el azúcar y la punta de cuchara de levadura y mezclaremos bien. Una vez mezclado, añadimos la crema y volvemos a mezclar hasta dejar la masa totalmente ligada y homogénea.

Finalmente pondremos a calentar el horno. Mientras lo hace, untaremos un molde con un poco de mantequilla para evitar que se pegue el pastel y rellenaremos el molde con la crema de zanahoria. Cuando el horno esté caliente, pondremos el molde a media altura y lo dejaremos unos 40 minutos a 180 grados.

Para presentar tenemos muchas opciones: hacerle una cobertura de chocolate, espolvorear con azúcar glas, acompañarlo de frutos rojos, o como hicimos nosotros:

Un buen ejemplar del pastel de zanahoria
Una ración de nuestro pastel de zanahoria
Una ración de nuestro pastel de zanahoria


Con su textura densa y suave, este “carrot cake” nos encantó en casa y os recomendamos totalmente que lo probéis.

¡Buen provecho!
viernes, 8 de enero de 2016

Lasaña de ricota y espinacas


Hoy volvemos con una receta que lleva el aroma de una cocina que nos apasiona, la cocina italiana. Se trata de una receta sencilla, fácil y sabrosa de un plato que seguramente, se convertirá en el protagonista de vuestras mesas, una “lasaña de ricota y espinacas”.

Para dos raciones necesitaremos los siguientes ingredientes:

8 placas de canelón
250 g. de espinacas frescas
200 g. de queso ricota
50 g. de queso rayado
100 g. de tomate triturado
1 huevo batido
½ cebolla
1 diente de ajo
2 cucharas de albahaca picada
Pimienta
Sal
Aceite

El primer paso será poner a hervir una cazuela con abundante agua. Cuando hierva, echaremos un poco de sal y las placas de canelón y las dejaremos cocinar unos 12 minutos (o el tiempo que marque el fabricante). Pasado este tiempo, enfriaremos las placas y las extenderemos.

A continuación picaremos bien fina la cebolla y el diente de ajo y pondremos una sartén al fuego con un buen chorro de aceite. Cuando el aceite esté caliente, añadiremos la cebolla y el ajo picado y lo cocinaremos todo un par de minutos removiendo de vez en cuando. Pasado este tiempo añadiremos las hojas de espinaca bien cortadas y las cocinaremos durante unos minutos removiendo de vez en cuando.

En bol añadiremos el queso ricota, el huevo, la albahaca y lo mezclaremos todo bien. Una vez hecho, añadiremos las espinacas y de nuevo, volveremos a mezclar hasta que lo hayamos integrado todo.

Finalmente, montaremos el plato en bandejas aptas para el horno. Pondremos una lámina de pasta, extenderemos encima suyo la mezcla de espinacas y queso y lo cubriremos con una nueva capa de pasta que mojaremos con una cucharada de tomate. Repetiremos este proceso hasta utilizar 4 placas de lasaña. Por último, repartiremos queso en polvo y pondremos las bandejas en el horno (precalentado a 180º durante unos 30 minutos).

A nosotros nos quedó así:

Lasaña de ricota y espinacas
Lasaña de ricota y espinacas


En casa nos encantó a todos. Os animamos a hacer esta sana y deliciosa lasaña.

Buen provecho!