domingo, 23 de marzo de 2014

Roscón de Reyes


Las pasadas navidades, mientras paseábamos por Gironella, vimos un anuncio que nos llamó la atención: “Cursillo de Roscón de Reyes”, y más teniendo en cuenta que hace un par de años intentamos hacerlo y nos salió únicamente aceptable. Al final, como coincidía con nuestras vacaciones nos apuntamos a él, y hoy, con “un poquito” (siendo generosos) de retraso, os contamos la receta y el resultado.

Para poder degustar este roscón, necesitaremos los siguientes ingredientes:

Para la masa madre:
  • 90 gr. de harina
  • 50 gr. de leche
  • 2 gr. de levadura fresca (de panadero)
Para el roscón:

  • 340 gr. de harina de fuerza
  • 120 gr. de leche
  • 10-15 gr. de levadura de panadero
  • 80 gr. de azúcar
  • 60 gr. de mantequilla
  • Ralladura de un limón
  • 2 huevos
  • Una rama de canela, piel de limón o de naranja
  • Una pizca de sal

Como es una receta que lleva su tiempo, sobretodo de reposo entre sus varias fases, empezaremos haciendo la masa madre, para ello juntaremos los tres ingredientes y los mezclaremos hasta conseguir una masa de textura lisa. Cuando lo consigamos, dejaremos reposar la masa como mínimo unas 3 horas bien tapada con un paño de algodón. También podéis hacerla el día antes y guardarla en la nevera tapada con el paño, en este caso, antes de usarla la tendréis media hora a temperatura ambiente.

Una vez reposada la masa madre, podréis continuar con el roscón. Para hacerlo, deberéis seguir los siguientes 9 pasos:

  1. Juntar todos los ingredientes secos en un bol, esto es: la harina, la ralladura de limón, la levadura, el azúcar, la sal y la masa madre (esta la añadiremos a pellizcos).
  2. Con todos los ingredientes secos mezclados, crearéis un cráter y añadiréis los huevos y la leche (muy poco a poco, porqué seguramente no haga falta toda), y lo amasaréis a mano durante unos 10 minutos.
  3. Incorporar la mantequilla a pellizcos y continuar amasando hasta que se integre totalmente la mantequilla.
  4. Dejar repasar una hora y media
  5. Amasar de nuevo y dejar reposar unos 10 minutos tapada con el paño de algodón.
  6. Dar la forma de roscón (dejando el agujero en medio), pintar con el huevo batido.
  7. Dejar reposar una hora y media
  8. Volver a repintar con el huevo, distribuir la fruta escarchada y espolvorear con azúcar.
  9. Calentar el horno a 185 grados. Cuando esté caliente, poner ventilación superior e inferior, bajar a 180 grados y meter el roscón en la rejilla del medio. En 15 minutos (máximo 20), el roscón estará a punto, y lo podréis sacar.

El resultado este año ha sido este:

Roscón de Reyes
Este es el fabuloso Roscón de Reyes de este 2014


Buenísimo según todos los que lo han probado.
¡Buen provecho!
domingo, 9 de marzo de 2014

Canelones de guisantes


Estamos convencidos que alguna vez habéis pensado que los guisantes son la verdura más aburrida que nos podemos encontrar en un plato, y no os falta razón. Hoy os vamos a contar la excepción que confirma esta regla.

Sí, nuestra intención es demostraros que los guisantes también pueden ser divertidos, aunque para ello tengan que perder su forma. Hoy os contaremos como hacer unos “canelones de guisantes”. ¿Os apuntáis a descubrirlos? Y ¿a mejorarlos?

Para dos raciones utilizaremos los siguientes ingredientes:

6 placas de canelón
125 gr. de guisantes
1 huevo duro
1 lata de atún
4 anchoas (o una loncha de jamón ibérico)
1 lata de pimientos
1 diente de ajo
50 ml. de aceite
25 ml. de leche
1 clara montada a punto de nieve

Lo primero que haremos será preparar las placas de los canelones, para hacerlo nos basaremos en las instrucciones del fabricante (esto puede ser: hervir, poner en remojo, etc.). Una vez preparadas, las reservaremos.

A continuación, pondremos a hervir los guisantes con una pizca de sal, y los dejaremos 10 minutos hirviendo.

Mientras, prepararemos la salsa que acompañará nuestros canelones, una muselina de lactonesa (puede ser mahonesa sin problemas). Para hacerlo pondremos en el vaso de la batidora: el diente de ajo, una pizca de sal, el aceite y la leche, y lo batiremos todo hasta conseguir una salsa bien ligada. Finalmente, le añadiremos la clara montada al punto de nieve y mezclaremos suavemente (siempre de abajo a arriba).

Una vez cocinados los guisantes, los escurriremos y los pondremos en un bol aplastándolos con la ayuda de un tenedor, le añadiremos el huevo duro, el pimiento y las anchoas (o loncha de jamón) convenientemente picados, y volveremos a mezclar y aplastar con el tenedor.

¡Ánimo que ya falta poco! De hecho, solo os falta rellenar los canelones, y lo haréis con una cucharada colmada de la mezcla de guisantes con el resto de ingredientes. Es importante que el canelón quede totalmente relleno.

Finalmente, solo os faltará presentar el plato, y para hacerlo, ¿qué os parece así? Con la muselina simulando una besamel.

Una ración de canelones de guisantes
Una ración de canelones de guisantes


Diferentes y divertidos, ¿no os apetecen?

¡Buen provecho!