domingo, 30 de noviembre de 2014

Pastel de calabaza y gambas


En casa tenemos un libro que para nosotros es bastante especial, “Karlos Arguiñano en tu cocina”, sí, nuestro primer libro de cocina. Durante un tiempo fue nuestro libro de cabecera ya que, de él sacamos una gran cantidad de recetas e ideas. Una de ellas, os la explicaremos hoy, tiene por nombre: “Pastel de calabaza y gambas”.

Para dos personas necesitamos los siguientes ingredientes:

½ kg de calabaza
8 gambas
3 huevos
100 ml de crema de leche
2 puerros
Media cebolleta
Una cucharada de harina
Mantequilla, aceite
Sal i agua

Antes que nada, deberéis precalentar el horno a 200 grados. Mientras se calienta, cortaréis la calabaza a dados pequeños. Cuando el horno se haya calentado, pondréis la calabaza en un recipiente y lo pondréis en el horno, dejándolo cocer a 180 grados, unos 15 minutos. Pasado en tiempo, reservad la calabaza para, cuando está se haya enfriado, aplastarla bien con la ayuda de un tenedor.

A continuación, limpiaréis bien los puerros y la cebolleta para después picar ambas cosas, a continuación, lo pondréis todo en una cazuela para dorarlo un poco. Cuando empiece a cambiar de color, añadiréis la cucharada de harina y continuaréis cocinándolo unos minutos más.

Pasados un par de minutos, cubriréis con agua y lo dejaréis cocinando a fuego lento (unos 15 o 20 minutos). Finalmente, lo batiréis todo con la batidora eléctrica.

En un bol batiréis los huevos y la crema de leche. Cuando esté todo bien ligado, añadiréis la calabaza y lo mezclaréis todo bien.

A continuación, en un molde apto para ir al horno untado con mantequilla pondréis la calabaza y la mezcla de huevos y en su interior pondréis las gambas bien limpias. Cuando esté todo preparado, pondréis el molde al baño María en el horno durante 40 minutos a 180 grados.

Pasado este tiempo, ya solo os faltará presentar el plato, y para ello, nosotros os proponemos lo siguiente:


Pastel de calabaza y gambas - receta
Pastel de calabaza y gambas


¡Buen provecho!
domingo, 2 de noviembre de 2014

Tumbet Mallorquín


En los tiempos que corren, cada día es más importante la cocina de reciclaje, y más, si con ella podemos mantener un plato tradicional. Con la receta que os presentamos hoy, conseguimos ambas cosas, además de preparar un plato vegetariano de primera. Hoy os presentamos nuestra versión del “Tumbet Mallorquín”.

El tumbet es un plato directamente relacionado con la sanfaina catalana, la ratatouille francesa o el pisto español. Un plato que hace muchos años se elaboraba con los sobrantes del huerto.

Para elaborar dos raciones de “Tumbet” utilizaremos los siguientes ingredientes:

2 patatas medianas
1 berenjena mediana
1 calabacín
Medio pimiento rojo
Media cebolla
200 ml de tomate triturado
1 diente de ajo
Sal
Aceite

Lo primero que haremos será cortar las verduras a rodajas de, algo menos de medio centímetro de grosor y las salaremos con un pellizco de sal.

Una vez hecho, pondremos una sartén con una buena cantidad de aceite en el fuego y cuando esté caliente, pondremos las patatas a freír. Una vez fritas las reservamos en una fuente con papel absorbente.

A continuación, en una cacerola pondremos a pochar la cebolla cortada a láminas finas, y el diente de ajo bien picado. Cuando haya cambiado de color, añadimos el tomate triturado salpimentado y lo dejamos cocinar a fuego lento durante unos 15 minutos.

Mientras se prepara el tomate, vamos friendo las rodajas de berenjena, calabacín y pimiento rojo hasta que estén al gusto de cada uno. A medida que las tengamos, las vamos poniendo igualmente en papel absorbente.

Llegados a este punto, ya solo nos faltará montar el plato. Para hacerlo, colocaremos las verduras por capas siguiendo esta estructura: las patatas formarán la base, encima suyo, la berenjena, el calabacín y el pimiento rojo, para finalmente coronarlo todo con la salsa de tomate.

Este es un posible resultado:

Tumbet Mallorquín - Receta


El tumbet lo podéis tomar así mismo, o ponerlo al horno unos 5 minutos antes de llevarlo a la mesa. Sea cual sea vuestra opción, seguro que triunfaréis.

¡Buen provecho!

sábado, 11 de octubre de 2014

Tostas de berenjena


Hace unos días, en casa apareció un libro de Samantha Vallejo-Nagera (sí, la jurado de “MasterChef”) con un montón de recetas fáciles y rápidas, vaya como nos gustan a nosotros. Entre todas las recetas, encontramos una que nos pareció ideal para la cena: “Tostas de berenjena”.

Como teníamos todos los ingredientes, nos pusimos a hacer nuestra propia versión. Para cuatro tostas, necesitamos los siguientes ingredientes:

4 rebanadas de pan de payes
2 berenjenas medianas
6 aceitunas negras
1 bola de mozzarella de búfala
1 diente de ajo
1 cucharada (de café) de pimentón dulce
1/2 cucharada (de café) de comino
Zumo de medio limón
Unas hojas de albahaca fresca
Perejil fresco
Sal
Pimienta
Aceite

Para empezar, lavaremos bien las berenjenas, las cortaremos por la mitad y les  marcaremos la pulpa con un cuchillo, las pondremos media hora al horno, a 180 grados.

Pasado este tiempo, quitaremos la pulpa a las berenjenas y la reservaremos en un bol.

En el mismo bol añadiremos: el ajo triturado, un poco de perejil, el zumo de limón, el pimentón, el comino, una pizca de sal, otra de pimienta y un chorrito de aceite de oliva. Finalmente, lo pasamos todo por la batidora hasta conseguir una crema densa y uniforme.

Una vez hecho, sacaremos bolitas (o cubos) de la bola de mozzarella y cortaremos las aceitunas por la mitad.

A continuación, tostaremos las rebanadas de pan y las untaremos con la crema de berenjena.

Finalmente, repartimos las bolitas de mozzarella y las aceitunas por encima, salpimentamos y decoramos con una hojita de albahaca.

Este fue nuestro resultado:

Tostas de berenjena



¡Buen provecho!
miércoles, 10 de septiembre de 2014

Mermelada de ciruela


Un año más, volvemos después de unas merecidas vacaciones, y lo hacemos con alguna que otra idea para este pequeño rincón. A ver si conseguimos llevarlas a cabo.

Por el momento, os presentamos una nueva receta que, con suerte, dará vidilla a vuestros desayunos, sí, hoy os proponemos una “Mermelada de ciruela”.

Utilizaremos los siguientes ingredientes:

1 Kg. de ciruelas Claudias (sin piel ni hueso)
300 gr. de azúcar
Zumo de medio limón

Como veréis a continuación, en muy pocos pasos tendremos una mermelada que hará las delicias de casi todos.

Lo primero que haremos será mezclar los tres ingredientes en un bol hasta conseguir una masa homogénea y bien ligada. Una vez la consigamos, la pondremos a fuego medio en una cazuela e iremos removiendo.

Pasada media hora, retiraremos la cazuela del fuego, y dejaremos enfriar.

Finalmente, ya solo nos quedará embotar. Para hacerlo, nos haremos con tres botes de mermelada convenientemente esterilizados (esto es, que hayan hervido durante unos 20 minutos), los rellenaremos con la mermelada y los pondremos durante 20 minutos a hervir al baño maría.

Os debe quedar más o menos así:

Mermelada de Ciruela
Esta es nuestra deliciosa "Mermelada de Ciruela"


¡Buen provecho!
domingo, 27 de julio de 2014

Gazpacho


Hoy, continuaremos con nuestra colección de “platos frescos para el verano”. Para esto, os traemos un gran clásico, seguramente el clásico más grande de la cocina española, el “Gazpacho”.

Esta receta es fresca y sencilla a partes iguales. ¿Queréis saber cómo lo preparamos en casa? Sí, pues solo tenéis que seguir los siguientes pasos…

Primeramente, prepararemos los siguientes ingredientes (para dos personas, claro):

6 tomates muy maduros
Medio pepino
Un trozo pimiento verde
Un diente de ajo
Una rebanada de pan de molde (sin corteza)
Aceite
Sal
Vinagre

Para empezar, limpiaremos bien los tomates. Cuando los tengamos limpios, partiremos cada tomate en cuatro partes, aprovechando para quitarles bien el tallo. A continuación, pelaremos el pepino y lo cortaremos juntamente con el pimiento rojo.

Lo pondremos todo el vaso de la batidora. Añadiremos la rebanada de pan, un buen chorro de aceite y de vinagre. Cuando lo tengamos todo, cerraremos el vaso y con cuidado lo batiremos hasta conseguir una crema fina y homogénea.

Después de pasarlo por la batidora, lo corregiremos de sal y pimienta y lo pondremos, como mínimo dos horas en el frigorífico.

Ahora ya solo os falta presentarlo para servir. Para ello os recomendamos unas virutas de jamón ibérico y unos picatostes fritos. Tal que así:

Una ración de gazpacho con virutas de jamón ibérico
Una ración de gazpacho con virutas de jamón ibérico


¡Buen provecho!

domingo, 20 de julio de 2014

Vichyssoise


Hoy, aunque os pueda parecer un poco raro, os contaremos la receta de otra crema. Sí, en esta ocasión la del clásico de la cocina francesa: “Vichyssoise”. Esta crema la podemos tomar tanto fría como en caliente, por tanto es una excelente opción tanto para verano como para invierno.

Esta receta es muy, pero que muy sencilla, la verdad. Sólo necesitaremos los siguientes ingredientes (para dos personas, claro):

2 puerros
100 ml. de crema de leche
Una patata mediana
Una cebolleta
Medio litro de caldo de verduras (o de pollo)
15 gr. de mantequilla
Aceite
Sal
Pimienta

Lo primero que haremos será hervir la patata. Para hacer esto, la limpiaremos, la pelaremos bien y la dejaremos hirviendo en una olla durante unos 20 minutos.

Mientras, limpiaremos los puerros quitándoles las raíces y limpiándolos bien de tierra. Una vez hecho, cortaremos los puerros y la cebolleta a láminas bien. Una vez hecho, pondremos una olla al fuego con un chorro de aceite y mantequilla, cuando esta haya derretido, añadiremos la cebolleta y los puerros y los dejarnos cocinando a fuego lento hasta que cambien de color.

Cuando esto suceda, añadiremos el caldo y lo dejaremos cocinándose unos 20 minutos a fuego lento.

Pasado este tiempo, quitaremos la olla del fuego y añadiremos la crema de leche mezclándola bien. Seguidamente, batiremos muy bien todos ingredientes con la ayuda de la batidora eléctrica hasta conseguir una crema fina y homogénea.

Llegados a este punto ya solo os faltarán un par de detalles, rectificar de sal y pimienta y poner la crema en la nevera para que enfríe bien.

Esta es una de las múltiples presentaciones posibles:

Una ración de Vivhyssoise con virutas de jamón


¡Buen provecho!


lunes, 30 de junio de 2014

Crema de calabaza


Hoy os traemos una receta sencilla y rápida que, además, estamos seguros que gustará a casi todo el mundo. Se trata de una sencilla “crema de calabaza”.

Para dos raciones utilizaremos los siguientes ingredientes:

750 gr. de calabaza (limpia de piel y semillas)
Media cebolla
100 ml. de agua
Aceite
Sal
Pimienta molida (opcional)

Como os hemos dicho antes, esta receta es muy, pero que muy sencilla. Veréis:

Lo primero que haremos será poner la olla rápida en el fuego con un chorrito de aceite. Cuando esté caliente, añadiremos la cebolla picada y cuando esta haya cambiado de color, añadiremos la calabaza cortada a cubos con una pizca de sal y el agua. Cuando lo hayamos hecho, cerraremos la olla y la dejaremos 5 minutos hirviendo.

Llegados a este punto sólo nos falta una cosa, quitar la olla del fuego y claro, con la ayuda de una batidora eléctrica lo batiremos todo hasta conseguir una crema bien fina.

Si queréis, este es el momento de darle un punto especial a la crema echándole una pizca de pimienta negra molida. La verdad, le da a la crema un toque genial, por tanto, os lo recomendamos totalmente.

Os dejamos una posible presentación:

Ración sabrosísima de una crema de calabaza
Ración sabrosísima de una crema de calabaza


¡Buen provecho!
lunes, 16 de junio de 2014

Huevos estrellados con gulas y virutas de salmón ahumado

Como bien recordaréis, hace unos meses os presentamos en este rincón una de las recetas de huevos más famosas de nuestro país. ¿Lo recordáis? Unos “huevos estrellados con virutas de jamón”, una receta de primera, sabrosa, fácil y especial.

El otro día en casa pensábamos como darle una vuelta a la receta. Al final optamos por darle un sabor marino y cambiarle el jamón ibérico por un par de ingredientes marinos que en casa nos encantan. Como el resultado nos pareció algo realmente especial, hoy os contaremos como preparamos esta nueva versión de huevos estrellados.

Para llevar a cabo esta receta para dos personas, utilizaremos los siguientes ingredientes:

4 huevos
2 patatas grandes
150 gr. de gulas
100 gr. de salmón ahumado cortado en tiras
1 guindilla
1 diente de ajo
Sal
Aceite

Lo primero que haremos será pelar y cortar las patatas a irregularmente. Mientras lo hacemos, pondremos una sartén al fuego con abundante aceite, hasta que este se caliente.

Cuando el aceite haya calentado, pondremos las patatas en la sartén y las cocinaremos hasta que se doren, eso sí, revolviéndolas de vez en cuando para evitar que se peguen o quemen. Cuando estén doradas, las repartiremos en los platos y las espolvorearemos con un poco de sal.

En el aceite sobrante de dorar las patatas, pondremos la guindilla y el ajo cortados a rodajas. Cuando hayan cambiado un poco de color, añadiremos las gulas y las mantendremos ahí un par de minutos, mezclándolas de vez en cuando. Finalmente, quitaremos las gulas del fuego y las repartiremos sobre las patatas. Haremos lo mismo con el salmón ahumado (eso sí, tened en cuenta que no tenéis que pasarlo por la sartén…)

Llegados a este punto, ya solo nos faltará el último paso, freír los huevos.

Para freír los huevos, pondremos una sartén al fuego, con un buen chorro de aceite. Cuando esté el aceite muy caliente, pondremos un huevo en la sartén con un pellizco de sal y lo mantendremos ahí hasta que esté bien frito. Cuando esto suceda, lo quitaremos del fuego con una espátula y lo pondremos sobre las patatas fritas. Repetiremos este paso con cada uno de los huevos.

Ya solo nos falta una cosa para dar por finalizada la receta, estrellar los huevos. Para hacerlo, aunque hay un montón de formas, nosotros lo hacemos utilizando un par cucharas. Sí, habéis leído bien… cortaremos los huevos usando las cucharas mientras que con las mismas, mezclaremos un poco los ingredientes.

Este es un posible resultado:

Una generosa ración de huevos estrellados con gulas y virutas de salmón ahumado


¿Qué os parece? ¿Os guardamos una ración?


¡Buen provecho!
miércoles, 28 de mayo de 2014

Tartar de salmón con manzana ácida y aguacate


De vez en cuando nos gusta reinventar un poco nuestra cocina, probar platos nuevos y sobretodo salir un poco de la cocina tradicional. El pasado fin de semana, después de mucho tiempo llamándonos la atención, intentamos llevar a nuestra mesa una receta diferente a las habituales, un tartar de salmón.

Sí, lo habéis leído bien: un tartar, eso sí, un tartar especial ya que además de salmón, lleva manzana ácida y aguacate. Un plato fresco y bien sencillo como veréis a continuación.

Utilizaremos los siguientes ingredientes (para dos personas):

2 filetes (o rodajas) de salmón
1 manzana ácida
1 aguacate
1 cebolleta fresca
1 cucharada de mostaza de Dijon
Medio limón
Sal y Pimienta

No es complicado, además no utilizaréis el fuego, solo un cuchillo bien afilado. ¿Estáis preparados? Pues, ¡adelante!

Para empezar prepararéis los filetes de salmón. Para hacerlo, los limpiaréis bien quitándoles la piel y las espinas con mucho cuidado ya que es importantísimo que no quede ninguna.

A continuación, cortaréis los filetes de salmón a cubitos (de más o menos medio centímetro) y los iréis poniendo en un bol. Cuando lo tengáis hecho, cortaréis la cebolleta también a cubitos (de la misma medida que antes habéis cortado el salmón) y los añadiréis al salmón. Haréis lo mismo con la manzana ácida. Finalmente, lo aliñaréis con sal y pimienta (al gusto) y una cucharada de mostaza de Dijon y lo mezclaréis todo con las manos, con mucho cuidado, ya que el salmón se rompe fácilmente.

Llegados a este punto, filmaréis el bol y lo pondréis en la nevera hasta la hora de presentar el plato.

Mientras, prepararéis el aguacate cortándolo, como es lógico, a cubitos de similar medida al resto de ingredientes. Guardaréis estos cubitos en un recipiente con un chorrito de limón, para evitar que se acabe oxidando.

Ya solo os falta una cosa, presentar el plato. Para hacerlo, os proponemos hacer una base con los cubitos de aguacate para, encima suyo poner una buena cantidad de la mezcla de salmón, cebolleta y manzana que tenéis guardada en la nevera.

Aquí os dejamos una posible presentación:

Tartar de salmón con manzana ácida y aguacate
Tartar de salmón con manzana ácida y aguacate


¡Buen provecho!


sábado, 3 de mayo de 2014

Tacos de guacamole


Cuando se organiza una cena con amigos siempre acaba surgiendo la misma pregunta: “¿qué ponemos para cenar?” Pues bien, aunque somos dados a la cocina italiana, de vez en cuando cruzamos el charco e intentamos algo mejicano que sea sencillo y guste a todo el mundo. Por eso, esta última vez nos decantamos por unos “Tacos de guacamole”.

Estos tacos son tan sencillos que sorprende el éxito en la mesa, convirtiéndolos en un plato genial para cenas informales.

Para unos 8 tacos necesitaréis los siguientes ingredientes:

8 tacos de maíz
300 gr. de pechuga de pollo
Media lechuga
Sal
Pimienta
Aceite de oliva

Lo primero que haremos será cortar los filetes de pechuga a tiras, los salpimentaremos a nuestro gusto, y los pondremos a la plancha a fuego vivo. Mientras se hacen, pondremos la lechuga limpia en un bol, la salaremos y le echaremos un chorro generoso de aceite de oliva y lo mezclaremos bien.

Mientras, calentaremos los tacos. Nosotros usamos el horno (que teníamos caliente), pero podéis calentarlas unos segundos en el microondas sin problemas.

Ya con el pollo en su punto, procederemos a montar los tacos, para hacerlo, pondremos un poco de lechuga en el centro del taco, sobre esta una dosis generosa de guacamole para al final coronarlo con las tiras de pollo que creáis oportuno, tal que así:

Detalle del relleno de un taco de guacamole
Detalle del relleno de un taco de guacamole


Para acabar, enrollaremos los tacos y los presentaremos en una fuente.

Una posible presentación de unos tacos de guacamole
Una posible presentación de unos tacos de guacamole



¡Buen provecho!

domingo, 27 de abril de 2014

Crema catalana

Hablar de postres es algo ciertamente complicado, ya que casi todos tenemos nuestros postres favoritos, desde los flanes al tiramisú pasando por cosas más sofisticadas como el Goxua o la Panna Cotta. Hoy, mientras celebramos nuestras primeras 100 entradas en este pequeño rincón, hemos pensado que sería un buen momento para explicaros todo un clásico, la “crema catalana”.

Hacer una buena crema catalana es tan sencillo como espectacular el sabor que conseguiréis.

Estos son los ingredientes que utilizaremos (para 6 raciones):

1 Litro de leche
200 gr. de azúcar
6 yemas de huevo
40 gr. de almidón o harina de maíz (vaya, Maicena)
Piel de un limón
1 ramita de canela

Lo primero que haremos será poner a calentar tres cuartas partes de la leche, cuando esté caliente, añadiremos la piel del limón y la ramita de canela. No hará falta que hierva, aunque sí que tome cierta temperatura ya que únicamente queremos aromatizar la leche.

Mientras, separaremos las yemas de las claras dejando las primeras en un bol donde a continuación las batiremos, seguidamente incorporaremos la leche que no hemos calentado y el azúcar y lo batiremos todo hasta dejar la mezcla bien uniforme.

Cuando esté bien mezclado, añadiremos la harina de maíz (o almidón) y de nuevo volveremos a mezclar hasta integrarla totalmente.

En otro bol, colaremos la leche caliente (para limpiarla de restos de canela y de piel de limón) y le añadiremos la mezcla de los huevos pasada por un colador para, inmediatamente batirlo todo para mezclar totalmente.

Una vez hecho, lo pondremos todo en un cazón y lo calentaremos a fuego medio (con mucho cuidado que no se pegue) hasta que empiece a espesar. En este momento, lo quitaremos del fuego y lo repartiremos en cazuelitas o en los platos de postre que más os gusten.

Llegados a este punto, ya solo nos faltará enfriar la crema. Para hacerlo, lo pondremos en la nevera, eso sí, no sin antes haberla filmado bien, ya que así evitaremos que se seque la crema.

Como mínimo os debe quedar así:

Una ración de crema catalana
Una ración de crema catalana, ¿queréis?


Bien, de hecho os debe quedar mejor, ya que con por ejemplo unas galletas o unos carquiñoles de acompañamiento, este postre es de matrícula.

Si vosotros ponéis la decoración, nosotros ponemos la crema y entre todos celebramos nuestras primeras 100 entradas en “Cocina de emergencia” ¿Os parece?

¡Buen provecho!
domingo, 6 de abril de 2014

Copas de frutos rojos con queso fresco


Hoy os traemos una receta que hicimos por primera vez hace ya unos cuatro años, un postre de esos que lucen, con una combinación de frescura y acidez que ya os aseguramos de entrada, no dejan indiferente a nadie. El postre que os traemos hoy son unas “Copas de frutos rojos con queso fresco”

Por el nombre parece algo muy complicado, en nada veréis que no es así. Para media docena de copas necesitaréis los siguientes ingredientes:

400 gr. de frutas del bosque frescas o congeladas
2 cucharadas de zumo de naranja (o whisky)
400 gr. de queso blanco de untar
100 gr. de galleta
80 gr. de azúcar
2 huevos
1 limón
Mantequilla

De entrada puede parecer muy complicado pero tranquilos que no es así, en 40 minutos y tres sencillos pasos, podréis disfrutar de este postre de fiesta. ¿Vamos a ello?

Lo primero que haréis será poner en un bol las frutas del bosque, previamente descongeladas, la ralladura de limón, 20 gramos de azúcar y las dos cucharadas de zumo / licor. En otro bol mezclaréis el queso con el resto del azúcar y los huevos.

Seguidamente deberéis repartir las frutas en los vasos o copas (deben resistir el calor) y las cubriréis con la mezcla del queso. Cocinar en el horno, previamente calentado a 150º durante unos 30 minutos.

Por último, trituraréis las galletas y les añadiréis la mantequilla fundida. Tostad esta mezcla 10 minutos en el horno, precalentado a 200º, y dejad enfriar.

Finalmente, repartid las galletas en las copas y servid.

¿Os apetecen?

Copas de frutos rojos con queso fresco
Una combinación espectacular de acidez y queso


¡Buen provecho!


domingo, 23 de marzo de 2014

Roscón de Reyes


Las pasadas navidades, mientras paseábamos por Gironella, vimos un anuncio que nos llamó la atención: “Cursillo de Roscón de Reyes”, y más teniendo en cuenta que hace un par de años intentamos hacerlo y nos salió únicamente aceptable. Al final, como coincidía con nuestras vacaciones nos apuntamos a él, y hoy, con “un poquito” (siendo generosos) de retraso, os contamos la receta y el resultado.

Para poder degustar este roscón, necesitaremos los siguientes ingredientes:

Para la masa madre:
  • 90 gr. de harina
  • 50 gr. de leche
  • 2 gr. de levadura fresca (de panadero)
Para el roscón:

  • 340 gr. de harina de fuerza
  • 120 gr. de leche
  • 10-15 gr. de levadura de panadero
  • 80 gr. de azúcar
  • 60 gr. de mantequilla
  • Ralladura de un limón
  • 2 huevos
  • Una rama de canela, piel de limón o de naranja
  • Una pizca de sal

Como es una receta que lleva su tiempo, sobretodo de reposo entre sus varias fases, empezaremos haciendo la masa madre, para ello juntaremos los tres ingredientes y los mezclaremos hasta conseguir una masa de textura lisa. Cuando lo consigamos, dejaremos reposar la masa como mínimo unas 3 horas bien tapada con un paño de algodón. También podéis hacerla el día antes y guardarla en la nevera tapada con el paño, en este caso, antes de usarla la tendréis media hora a temperatura ambiente.

Una vez reposada la masa madre, podréis continuar con el roscón. Para hacerlo, deberéis seguir los siguientes 9 pasos:

  1. Juntar todos los ingredientes secos en un bol, esto es: la harina, la ralladura de limón, la levadura, el azúcar, la sal y la masa madre (esta la añadiremos a pellizcos).
  2. Con todos los ingredientes secos mezclados, crearéis un cráter y añadiréis los huevos y la leche (muy poco a poco, porqué seguramente no haga falta toda), y lo amasaréis a mano durante unos 10 minutos.
  3. Incorporar la mantequilla a pellizcos y continuar amasando hasta que se integre totalmente la mantequilla.
  4. Dejar repasar una hora y media
  5. Amasar de nuevo y dejar reposar unos 10 minutos tapada con el paño de algodón.
  6. Dar la forma de roscón (dejando el agujero en medio), pintar con el huevo batido.
  7. Dejar reposar una hora y media
  8. Volver a repintar con el huevo, distribuir la fruta escarchada y espolvorear con azúcar.
  9. Calentar el horno a 185 grados. Cuando esté caliente, poner ventilación superior e inferior, bajar a 180 grados y meter el roscón en la rejilla del medio. En 15 minutos (máximo 20), el roscón estará a punto, y lo podréis sacar.

El resultado este año ha sido este:

Roscón de Reyes
Este es el fabuloso Roscón de Reyes de este 2014


Buenísimo según todos los que lo han probado.
¡Buen provecho!