sábado, 28 de septiembre de 2013

Guacamole


Hoy os voy a contar la receta más sencilla desde que estoy por aquí. Se trata de una salsa de origen mejicano... ¡¡sí!! Sois unas hachas... ¡¡el Guacamole!!

El pasado sábado, mis queridos dueños organizaron una cena en casa con amigos, una cena temática en la que a ellos les tocó preparar unos nachos con guacamole, y claro, a mí no me quedó más remedio que quedarme con la receta, ¡meh, meh, meh!

Los ingredientes que utilizaron fueron estos:

2 aguacates
½ tomate
½ cebolla
Zumo de medio limón
1 diente de ajo
Media guindilla
Sal

Para empezar, pelaréis los aguacates, los cortaréis a dados bien pequeñitos y los pondréis en un bol juntamente con el zumo de limón, así evitaréis la oxidación de los mismos. A continuación, cortaréis el tomate (a un tamaño parecido al de los aguacates) y los añadiréis al bol con una pizca de sal. Haréis lo mismo con la guindilla y el ajo, aunque estos, picados tan finos como podáis.

Con todo en el bol, empezaréis a aplastarlo todo con la ayuda de un tenedor, o si lo preferís, de una picadora eléctrica.

¡Y ya lo tenéis hecho! Fácil, ¿verdad?

Ración de Guacamole
Una buena ración de Guacamole


¡Buen provecho! Y a disfrutar de la salsita.
domingo, 15 de septiembre de 2013

Bacalao con nata


Cuando mis queridos dueños en uno de sus viajes descubrieron este plato, supuse que algún día intentarían hacerlo en casa, y acerté. Les ha costado, pero el otro día me deleitaron con él... suave, cremoso y sobre todo, como les gusta a ellos: sencillo. 

Hoy os voy a hablar de un clásico portugués, el “bacalhau a natas”, o como le llaman en casa “Bacalao con nata” (¡que originales, meh meh meh!).

Los ingredientes son pocos, la receta sencilla y el resultado genial, así que sin más, os la cuento.

Se utilizan los siguientes ingredientes (para 2 personas):

2 raciones de bacalao (al gusto) fresco
1 patata grande
½ cebolla grande
1 diente de ajo
1 vaso de nata
½ vaso de leche
1 hoja de laurel
Harina
Sal, pimienta


Empezaremos esta receta cocinando un poco el bacalao, para ello, pondréis una olla con agua y una hoja de laurel al fuego, y sin que llegue a hervir, lo tendréis cocinándose durante unos 15 minutos. Una vez hecho, lo sacaréis del agua y lo dejaréis enfriar.

Una vez el bacalao esté frío lo limpiaréis bien de piel y de espinas mientras con las manos, lo desmigáis y lo reserváis.

Por otro lado, picaréis bien el ajo y la cebolla y los pondréis a dorar en una sartén con aceite caliente hasta que la cebolla haya cristalizado. A continuación, haréis lo mismo con la patata, talmente como si quisierais hacer una tortilla de patatas. Una vez hecho, lo reserváis.

A continuación, prepararéis una bechamel suave con la leche. Cuando la tengáis, añadiréis el vasito de crema de leche y lo removeréis todo hasta que os quede una bechamel uniforme. Una vez hecha, la pondréis en un bol junto con las patatas, la cebolla y el bacalao mezclándolo bien.

Finalmente ya solo os faltará un paso, repartir la masa en bandejitas aptas para ir al horno, espolvorear con queso rayado y ponerlas a gratinar suavemente hasta conseguir un resultado como este:

Una buena ración de 'bacalhau a natas'


¿Qué os parece? La próxima, ¿os guardo una ración?

¡Buen provecho!