jueves, 12 de julio de 2012

Ensalada fresca de verano con pasta


¡Miau!

Aunque parezca extraño, desde que comencé a escribir este blog con el objetivo de demostrar al mundo hasta dónde llega la inteligencia felina (y de mis ganas de disfrutar de una buena comida), creo recordar que no os he hablado nunca de las ensaladas que preparan mis amos. La verdad, no comprendo el motivo, dado que tienen una pinta impresionante, además de ser platos a los que acostumbran a recurrir muy a menudo.

Ayer mismo, por la noche, ese par prepararon una nueva ensalada que me llamó la atención por lo original de su presentación, así como también por la forma que escogieron para aliñar la ensalada. Con todo, creo que a este plato le llamaré “Ensalada fresca de verano con pasta”.

Los ingredientes que ellos utilizaron (para dos personas) fueron los siguientes:

Para la ensalada

·         50 gr. De rúcula
·         50 gr. De canónigos
·         110 gr. De “penne rigate” (podéis utilizar otras pastas si lo preferís)
·         50 gr. De queso de cabra (rulo de cabra, por ejemplo)
·         Una loncha de jamón ibérico
·         Un tomate de ensalada
·         8 tomates “cherry”
·         12 picatostes
·         12 almendras peladas

Para el aliño

·         Menta (unas cuatro hojas)
·         Un limón
·         Aceite de oliva virgen
·         Sal

Qué montón de ingredientes, ¿no? Pues no os preocupéis, porqué, a pesar de esto, esta receta es sencillísima.

En primer lugar, lavad la rúcula y los canónigos, dejándolos escurrir. Una vez lo hayáis hecho, los repartiréis en los platos en los que queráis servir la ensalada.

En segundo lugar, limpiad el tomate de ensalada y los tomates cherry. El tomate deberéis pelarlo y cortado a daditos, mientras que, con los cherrys, esto no será necesario.

A continuación, pondréis a hervir un cacito con agua salada. Con el primer hervor, añadiréis la pasta y la dejaréis cociendo unos 10 minutos (o lo que indique en cada caso el fabricante). Pasado este tiempo, la pasáis por agua fría para romper la cocción, y la dejáis escurrir.

En un mortero, pondréis las almendras y las picaréis bien finitas. Cuando las tengáis picadas, añadiréis los picatostes para a continuación repetir el picado. Puestos a picar, aprovechad este paso para picar bien finito la loncha de jamón ibérico.

Finalmente prepararemos el aliño, para hacerlo, obtendréis el jugo del limón, añadiréis dos veces su cantidad de aceite de oliva virgen y dos pellizcos generosos de sal. Para potenciar y refrescar el aliño, picaréis las hojas de menta y las añadiréis al aliño mezclándolo todo bien.

¿Verdad que es sencillo? Pues ya solo os falta montar y presentar la ensalada. Y para hacerlo, encima de la rúcula y los canónigos, repartiréis la picada de picatostes con almendras, los cubitos de tomate, la pasta y el jamón ibérico picadito. Rodeando estos ingredientes, repartiréis los tomates cherry cortados por la mitad y los daditos de queso de cabra.

El último paso, como no podía ser otro, es el de aliñar la ensalada con el aliño que os he contado antes, y voila, aquí tenéis un posible resultado:

Ensalada fresca de verano con pasta
La ensalada tenía una pinta genial....


Por lo que pude observar y escuchar, el contraste de sabores es brutal, fresca y contundente. Totalmente recomendable para estas noches de calor. ¿Os atrevéis?


miércoles, 11 de julio de 2012

Pizzeria Da Vinci - Vitoria-Gasteiz


¡No pasa día que esos no me sorprendan! Pensaba que mis queridos dueños ya conocían todos los restaurantes italianos de Vitoria-Gasteiz (pues conocen el “RistoranteL’Oliva”, la “Pizzeria Dolomiti”, la “Trattoria Da Luigi”, y el alguna que otra franquicia), pero no, cuando el otro día escuché: “Tengo ganas de comerme una buena pizza. Podríamos probar el “Da Vinci”, ¿no?” Supe enseguida que había, como mínimo uno que aún no habían probado. Y yo tampoco, ¡¡claro!!

Está claro que fueron al restaurante (y también que a mí, como siempre, me dejaron en casa, ¡grrr!), y además, sin pensárselo demasiado. El restaurante en cuestión se llama “Pizzeria Da Vinci” y está situado en la calle Manuel Iradier 48 de Vitoria-Gasteiz.

El restaurante tiene un ambiente tranquilo y relajado, además está muy bien ambientado. Según pude escuchar, cuando entráis parece como si lo hicierais en una auténtica casa mediterránea. ¿No lo creéis? Pues mirad estas fotos:



Detalle del comedor
Acceso a los baños
Bueno, una vez conocido un poco el local, quizá sería interesante empezar a hablar de la comida, ¿no? ¡Meh, meh, meh!

Mis dueños probaron los siguientes platos:

Entrantes:

“Insalata tiepida di filetto”.  Muy original. Se trata de una ensalada templada con boletus, ternera y pimiento asado. ¡Sorprendente!

“Insalata di formaggio di capra”. Una de las ensaladas más recurridar por mis dueños. ¡Cómo les gusta la ensalada con queso de cabra! En esta ocasión les gustó, aunque les sorprendió más la que os he contado antes.

Platos Principales:

“Pizza Da Vinci”  Como podéis deducir por su nombre, es la pizza de la casa... tomate, mozzarella, jamón ibérico, rúcula y queso parmesano. Olorosa, sabrosa,... ¡genial!

“Pizza Montanara”  Tomate, mozzarella, champiñones y dos tipos distintos de queso sobre una crujiente y fina masa. Les encantó...

Personalmente creo que mis dueños arriesgaron muy poco en la elección, pero claro, teniendo en cuenta que la “Pizzeria Da Vinci” dispone de un auténtico horno de leña, lo entiendo, porque es un auténtico puntazo...

Postres:

“Tiramisu”  Les encantó, sin lugar a dudas un auténtico Tiramisu casero, y eso, según dijeron, se notaba de lejos.

Según comentaron esos dos, todo estaba de primera (las pizzas, las ensaladas, los postres) y además, todo era muy sabroso y estaba muy bien presentado, y claro, un servidor vuestro, mientras en casa... grr... ¡alguna vez quiero ir con ellos a algún restaurante!

Y por si fuera poco, la cena les salió bastante baratita... más que nada, porqué el restaurante tiene una muy buena oferta. ¿Que cual es esa oferta? Pues... los martes, miércoles y jueves, cobran las pizzas al 50% de su precio en carta. No es una oferta mala, ¿verdad? Una pizza hecha a mano, cocida en un horno de leña, por 5 euros... ¡¡hmmm!!

Si os he hecho entrar ganas de ir a la “Pizzeria Da Vinci”, ahora mismo os dejo su dirección y su teléfono.




“PizzeriaDa Vinci”
01005 Vitoria-Gasteiz
Teléfono: 945 25 04 58