domingo, 30 de diciembre de 2012

Albóndigas de salmón


¡¡Buahh!! El otro día, mis queridísimos dueños prepararon un plato realmente espectacular. ¡Menudo plato! Me lo comía con los ojos… ains… ¡ese olorcito! Hmmm… quería probarlo, pero claro, ese par saltaron rapidísimo diciendo: “¡no puedes comértelo! Esto, aunque lo quieras, no es para gatitos”.

Sí, lo habéis adivinado, la receta que os contaré hoy lleva pescado, concretamente salmón… ¡Dios, cómo me gusta el salmón!!

La verdad es que mis dueños se lucieron, pues prepararon el salmón de una forma realmente curiosa, hicieron albóndigas con él, así que el nombre que le puse está realmente cantado: “albóndigas de salmón”

Para hacer esta receta, ellos utilizaron los siguientes ingredientes:

2 Filetes de salmón
500 ml de caldo de pescado
Un huevo
Una cebolleta
Un diente de ajo
Una rebanada de pan de molde
50 ml  de leche
Harina
Perejil
Sal
Aceite

Hay un montón de ingredientes en la lista, ¿no? Tranquilos, porque aunque por los ingredientes no lo parezca, es una receta muy fácil.

Para empezar, deberéis limpiar los filetes de salmón. Para hacer esto, no solo pasaréis los filetes por agua, también les quitaréis, prestando mucha atención, las espinas y le quitaréis la piel. No os preocupéis si se rompen los filetes, pues acabaremos picándolos, ¡meh meh meh!

Y hablando de picar, llega el momento de empezar a hacerlo, por tanto, con la ayuda de un cuchillo, picaréis bien finitos la cebolleta y el diente de ajo, y con la picadora (como mínimo, mis dueños utilizaron ese cacharrito) picaréis el salmón. A continuación, pondréis en un bol, el salmón picado, la cebolleta y el diente de ajo picado.

En el mismo bol, añadiréis un huevo, una rebanada de pan de molde (sin corteza) empapada de leche, una pizca de sal y de pimienta. Finalmente, deberéis mezclar todos los ingredientes, yo os aconsejo que lo hagáis con las manos. Si la masa resultante os queda muy líquida, podéis añadir un poco de harina.

Llegados a este punto, debéis tener algo parecido a esto:

Albóndigas de salmón


A continuación, llega la parte más divertida de la receta, hacer las albóndigas con la masa que habéis obtenido. Para hacerlo, cogeréis una cuchara de café, cogeréis masa de salmón y luego, con las manos haréis una bola, después otra y así hasta finalizar la masa.

Finalmente, pasaréis la albóndigas de salmón por harina y las pondréis en una sartén con aceite muy caliente para que se frían bien, pero ¡cuidado! ¡Hay suficiente con un par de minutos!

Cuando tengáis las albóndigas hechas, empezaréis a preparar la salsa. Para hacer eso, pondréis una cucharada de aceite en una sartén, y cuando esté caliente, añadiréis dos cucharas de harina y con la ayuda de una espátula la disolveréis. Cuando la tengáis disuelta, añadiréis el caldo, y de nuevo, lo mezclareis bien, y si veis que acepta, le añadís un poco más de caldo. Deberéis repetir esta operación hasta conseguir la densidad deseada.

Por último, ya solo os queda presentar el plato… ¿Qué os parece así?

¡Buenísimas las albóndigas de salmón!


¡Buen provecho!




sábado, 24 de noviembre de 2012

Premio Dardos

Tal y como dicen: ¡no hay dos sin tres! Y esto se cumplió el otro día cuando recibí mi tercer premio (o agradecimiento), en esta ocasión me lo otorgó Arae, la responsable de “Aliño con cariño”. ¡Muchas gracias! De verdad, ¡te lo agradezco mucho!

Este es el premio:



En esta ocasión, las reglas del premio son:

  • Colocar la foto del premio en el blog (lo tenéis arriba, ¡meh meh meh!)
  • Nombrar a la persona que te lo ha otorgado (un servidor ya lo ha hecho, ¡meh meh meh!)
  • Escoger y publicar 20 blogs o páginas web.

En mi caso, aquí os dejo la lista de blogs:




  • Els fogons del pare” 
  • Trifásic de Baileys” 
  • Con una pizca de cariño” 
  • Cocinando con Tere
  • Cuina i gaudeix” 
  • Els fogons de l’avia Nuri
  • La cocinera mileurista
  • Cocinando con Montse
  • Jana kitchen” 
  • Fórmules culinàries
  • Blog de cuina de la Dolorss” 
  • Cuinar es generós” 
  • ¿Qué te apetece hoy?” 
  • La magia de Sonia” 
  • Gastronofilia” 
  • Tapa’t de tapes” 
  • Cocinando en casa” 
  • Evarova” 
  • El horno de Su” 
  • Fem un mos
  • viernes, 16 de noviembre de 2012

    Tortilla de patata con gabardina de hojaldre


    Por suerte, no descubro todas las recetas de la misma manera, en esta ocasión, la descubrí navegando por las páginas del blog de Olga… era una tortilla especial. De buenas a primeras quedé fascinado por su aspecto y originalidad, así que, opté por contársela a mis dueños. Se les pusieron los ojos como platos.

    Está claro, mis dueños hicieron esa tortilla especial, y yo hoy os lo contaré. Mis dueños a esta receta le han puesto por nombre “tortilla de patata con gabardina de hojaldre”.

    Para hacer esta tortilla, ellos utilizaron los siguientes ingredientes:

    2 discos de masa de hojaldre
    4 huevos
    3 patatas medianas
    ½ cebolla (o al gusto)
    Una cucharada de leche
    Sal y aceite

    Antes que nada, deberéis poner a pre-calentar el horno a unos 200 grados. Mientras se calienta, cogeréis un molde redondo que pueda ir al horno. En él, extenderéis una de las masas de hojaldre, de forma que se cubra la base y las paredes del mismo.

    El siguiente paso será cortar la patatas (si queréis lo podéis hacer a cuadritos). Seguidamente, pondréis una sartén con un buen chorro de aceite a fuego vivo, ya que el aceite tiene que estar muy caliente. Cuando el aceite coja una temperatura alta, deberéis bajar el fuego y poner las patatas cortadas en la sartén, para que poco a poco, vayan cociéndose.

    Mientras las patatas se van cocinando, picaréis bien la cebolla y cuando veáis que les queda poco a las patatas, añadiréis la cebolla a la sartén.

    Con todo en marcha, en un bol batiréis los huevos y les añadiréis una pizca de sal y una cucharada de leche. Cuando las patatas estén cocidas, es decir, cuando estén hechas pero a la vez tiernas (no deben estar crujientes) y la cebolla caramelizada, lo añadiréis todo al bol de los huevos y lo mezclaréis bien.

    El hojaldre preparado, apunto para convertirse en gabardina
    Todo a punto para cerrar el hojaldre

    A continuación, cogeréis el molde (sí, el que habéis forrado antes con la masa de hojaldre) y verteréis en él, el contenido del bol y lo repartiréis bien en toda la superficie del molde. Cuando lo hayáis hecho, cogeréis la otra masa de hojaldre, y la extenderéis sobre el bol, y con las manos iréis cerrando una masa con la otra, como si estuvierais haciendo una empanada.

    Llegados aquí, ya solo os falta un paso, hornear la tortilla hojaldrada (recordad que el horno debe estar precalentado). La tortilla debe estar unos 25 minutos en el horno, a una temperatura de 180 grados.

    En la siguiente fotografía podéis ver un posible resultado:

    Parece una empanada, pero es una tortilla con gabardina
    Aquí tenemos la tortilla y su gabardina de hojaldre


    ¡Buen provecho!
    miércoles, 14 de noviembre de 2012

    Versatile blogger Award

    Han pasado ya cuatro años desde que empecé a escribir este pequeño blog, y mirad por donde, hasta este pasado mes no había recibido ningún premio (mensajes unos cuantos, ¡meh meh meh!), y desde entonces he recibido un par (o por lo menos, han pensado un par de veces en este lindo gatito, ¡meh meh meh!).

    Sí, me han dado otro premio. En esta ocasión el premio se llama “Versatile blogger Award”, y la verdad, me ha hecho una ilusión enorme. Por eso quiero dar mis más sinceras gracias a Marta, la responsable de “¿En tu cocina o en la mía?

    Este es el premio:



    Y claro, para colaborar en dar a conocer otros rincones (o blogs) como este, entrego este premio a los siguientes 15 blogs:




    ¡Hasta pronto!


    sábado, 13 de octubre de 2012

    Quiche de salmón y puerros


    Hoy me he levantado de la cama con muy poquitas ganas de hacer nada, pero me toca actualizar el blog, por tanto, creo que es mejor que recupere una receta histórica que aún no os he contado... sí, lo voy a hacer. 

    Bueno, sinceramente no es una receta historia, pero como mínimo, mis dueños llevan un tiempo haciéndola regularmente.

    Es muy sencilla, y más teniendo en cuenta si ya habéis hecho algunas recetas parecidas que os he ido contando por aquí, por ejemplo: “Quiche Lorraine” o la “Quiche de calabacín y queso brie”.

    Sí, lo habéis adivinado, la receta de hoy es otro tipo de quiche. Personalmente me encanta, más que nada porqué lleva salmón ahumado, meh meh meh!!! Mis dueños le llaman: “Quiche de salmón y puerros”.

    Para hacer esta receta, ese par utilizan los siguientes ingredientes:

    Un disco de masa de hojaldre
    2 huevos
    200 ml. de crema de leche
    100 gr. de salmón ahumado
    2 puerros
    Aceite
    Sal

    Antes que nada, pondréis a precalentar el horno (a unos 200 grados). Mientras se calienta, cogeréis un molde redondo, apto para ir al horno. Extenderéis la masa en el molde, cubriendo bien su base y los laterales. Finalmente, con la ayuda de un tenedor, iréis pinchando la masa, para evitar que aparezcan burbujas durante su cocción.

    Cuando tengáis hecho esto, cortaréis el puerro bien pequeño y lo pondréis en una sartén con un chorrito de aceite. Lo dejaréis en el fuego a temperatura media hasta que esté bien cocinado. Cuando veáis que el puerro está tierno y medio trasparente, añadiréis la crema de leche, y lo dejaréis cociéndose un par de minutos más.

    Mientras cuece el puerro, cortaréis el salmón a cuadrados pequeños y los pondréis en un bol. En este bol, añadiréis los dos huevos y los batiréis con fuerza, como si quisierais hacer una tortilla. Cuando los tengáis bien batidos, le añadiréis el contenido de la sartén (el puerro con la crema de leche), y continuaréis mezclando un poco más para conseguir una mezcla homogénea e impedir que los huevos cuajen con el calor de la crema de leche.

    Una vez esté todo bien batido, llegará el momento de rellenar el molde. Para hacer esto, deberéis verter el contenido del bol en el molde y repartirlo bien para que quede toda la superfície con una cantidad parecida.

    Finalmente, mis dueños hornearon el molde durante unos 25 minutos a unos 180 grados.

    La quiche les quedó así:

    Quiche de salmón y puerros
    Esta es la quiche de salmón y puerros sin sacar del molde

    Detalle de la quiche de salmón y puerros


    Estaba buenísima, o como mínimo esto es lo que dijeron.
    viernes, 12 de octubre de 2012

    Premio Liebster

    Menuda sorpresa que me llevé hace un par de días… No, mis dueños no me llevaron a comer a un restaurante caro (que ya podrían, la verdad), pero recibí un mensaje que me alegró el día.

    ¡Me habían dado un premio! Bueno, a mí no, pero a este rincón sí. Me lo concedió Marta, la responsable de “Cuina diari”. Se trata del premio “Liebster Award”. No se trata de un premio en metálico, solo es para dar a conocer los blogs pequeños (de menos de 100 seguidores), pero la verdad es que me ha hecho una ilusión enorme.

    Fundamentalmente, este premio tiene el funcionamiento de una cadena. Alguien me da el premio a mí, yo se lo doy a 11 blogs más y estos a otros once, y así nos iremos conociendo entre todos.

    Bueno, este es el premio:

    Premio Liebster


    Las reglas del juego son:

    • Explicar 11 cosas sobre mí.
    • Responder a 11 preguntas sobre mí.
    • Escoger 11 blogs
    • Mencionar a la persona que me ha nominado.
    • Visitar a tres de los blogs que nomino.


    En mi caso, esto se traduce en:

    11 cosas sobre mí

    • Acabo de cumplir 7 años.
    • Nací en Catalunya aunque vivo en Vitoria-Gasteiz.
    • Soy el gato más querido (guapo y modesto) de mi casa.
    • Me encanta comer, pero mis dueños no me dejan probar sus platos.
    • No soporto a la gente falsa.
    • Cuando me siento atacado, saco las uñas. 
    • Soy un pelín vago y me encanta estar tumbado panza arriba.
    • Escribo poco, pero me gusta ser regular.
    • Me encanta el pescado, pero como sin ningún tipo de reparo el jamón ibérico.
    • Cambio una ración de pienso por un arroz de bogavante. 
    • ¿Qué más queréis saber de mí? 


    11 preguntas, y 11 respuestas sobre mí

    • ¿Cómo te defines? Divertido, guapo… Modesto ;) meh meh meh!!
    • ¿Cuál es tu plato favorito? El salmón, marisco, un buen chuletón. Cosas, muy normales, ¿no?
    • ¿Prefieres cocinar o comer? Comer, son mis dueños los que cocinan.
    • ¿Cuáles son tus postres favoritos? Mi postre por excelencia es el Tiramisú, pero acepto cualquiera que lleve chocolate.
    • ¿Cuál es tu ingrediente favorito? Sin lugar a dudas, la pasta (cualquier tipo de pasta)
    • ¿Cuál es tu viaje favorito que has hecho? Yo no viajo. Mis dueños no me dejan, pero ellos si lo hacen, y su lugar favorito hasta ahora es Roma.
    • ¿Cuál es tu restaurante favorito? Muy difícil, porque cada tipo de restaurante es un mundo aparte. A modo de ejemplo os diría que como restaurante italiano: “Ristorante L’Oliva” de Vitoria-Gasteiz, y como restaurante tradicional: “La Cocina de Plágaro” també de Vitoria-Gasteiz.
    • ¿Cuál es tu queso favorito? El Idiazabal, el rulo de cabra, etc.
    • ¿Chocolate negro o con leche? Con una pizca de leche.
    • ¿Cuál es el peor plato que has comido? La coliflor.

    Escoger 11 blogs

    Es una tarea complicada, quizá la más complicada… pues, ¡la mayoría de vosotros tenéis más 100 seguidores!

    Bueno, con todo mi agradecimiento por delante, lo dejo aquí, así que, si alguno de los nombrados quiere recoger el testigo y continuar con este pequeño juego, por mí, ¡adelante!


    viernes, 28 de septiembre de 2012

    Judías con salteado de jamón y queso de cabra


    ¡Muy buenas! Ya vuelvo a estar por aquí, esta vez sin haber dejado pasar demasiado tiempo, claro, es lo que tiene haber acabado ya las vacaciones… Bueno, voy a continuar con el repaso de recetas y críticas que tengo pendientes… hoy toca, una receta.

    Como os comenté en mi última entrada, el pasado julio mis dueños descubrieron el restaurante “Divina la Cocina” de Madrid, y con ello, un plato que, desde entonces han hecho ya en varias ocasiones, y que hoy yo os voy a contar aquí.

    Por raro que parezca, el plato de hoy, es un plato de verduras, eso sí, con un toque más que especial, le llaman “judías con salteado de jamón y queso de cabra”. Es muy sencillo, ya veréis.

    Mis dueños utilizaron los siguientes ingredientes (para 2 personas):

    400 gr. de judías
    1 loncha de jamón ibérico
    4 rodajas de rulo de cabra
    Aceite
    Sal

    Ya veréis, rápidas, sencillas y sobre todo, buenísimas.

    Para empezar, pondréis una olla al fuego con agua y una pizca de sal. Cuando esta llegué a hervir, añadiréis las judía cortadas a trozos. Cuando vuelva a hervir otra vez, bajaréis el fuego, y lo dejaréis hirviendo unos 12 minutos.

    Mientras, picaréis bien finita la loncha de jamón ibérico y las rodajas de rulo de cabra. Una vez hecho, en una sartén con tres gotas de aceite caliente, pasaréis un poco las virutas de jamón, para dejarlas bien crujientes, y las reservaréis.

    Cuando las judías estén hechas, las pondréis en un plato y encima de ellas, repartiréis el salteado de jamón ibérico y los cachitos de queso de cabra.

    A mis dueños les quedó así:


    Judías y salteado de jamón con queso de cabra
    Judías y salteado de jamón con queso de cabra

    miércoles, 19 de septiembre de 2012

    Restaurante Divina la Cocina - Madrid


    Restaurante Divina la Cocina - Logo
    Dios como pasa el tiempo, ¡un mes sin aparecer por aquí! Ya sabéis, las vacaciones :P... que, por suerte he podido disfrutar ¡meh, meh, meh! Aunque claro, ahora estoy con un montón de críticas entre las zarpas, :(

    Por suerte, aunque yo he estado un mes panza arriba un mes entero, mis queridísimos dueños han continuado cocinando y yendo de restaurantes. (grrr, ¡cabrones!).

    A ver, ¿por donde empiezo? ¿Por una receta? ¿O mejor, por una crítica? A ver, por esta no, hmm... ¡esta menudo nombre que tiene! Elegido, empezaré por una crítica.

    No me negaréis que el nombre “Divina la Cocina” para un restaurante no es de lo más sugerente. Mis dueños lo conocieron en su último viaje a Madrid, y hoy, yo os lo contaré por aquí.

    Bueno, para empezar os lo emplazaré: el restaurante esta colocado en pleno centro de Madrid, concretamente en la calle Colmenares número 17.

    En el restaurante podéis encontrar dos menús, uno para todos los mediodía por 14 euros (IVA a parte) y a cualquier hora (tanto mediodía como noches): el “menú Divina” por 26 euros (evidentemente, más IVA). A parte, aunque no os lo haya dicho, también disponen de carta, aunque los precios están muy subidos.

    Mis dueños optaron por el ‘menú Divina’ y probaron los siguientes platos:

    Entrantes:

    • Judías salteadas con jamón ibérico y queso de cabra. Sin lugar a dudas, fue la sorpresa de la noche. Originales, sabrosas... ¡sorprendentes!
    • Raviolis de pasta de arroz con carabineros, lenguado y salsa de boletus. Sabrosos, pero mis dueños esperaban algo más... ¡con ese nombre!

    Platos principales:

    • “Villagodio” de ternera con pimientos asados y salta de vino. Fue una pequeña sorpresa negativa. La carne del solomillo les quedó demasiado dura, aunque estuviera muy poco hecha.
    • “Magret” de pato al Oporto con peras al vino y cebollitas. El sabor era realmente espectacular, aunque tal vez en el caso de las peras predominaba el sabor del vino por encima del suyo natural.

    Postres:

    • Torre de chocolate blanco con helado de violetas y sopa de albahaca. Realmente esta fue la mayor decepción de la noche, ya que la sugerente combinación que el nombre de este plato prometía no fue tal. No es que el sabor fuese malo, el problema fue, simplemente, que no destacaba en absolutamente nada.
    • Tartaleta de manzana con sorbete de ‘Cassis’ y espuma de Krish. Realmente muy sabroso, además con una combinación caliente – frío... hmmm... ¡¡sorprendente!!

    Con todo, la valoración de mis dueños fue positiva, ya que la calidad de los platos del restaurante es buena, la cantidad es adecuada, la presentación excelente y el trato recibido por parte del personal fue realmente ejemplar.

    No obstante, mis dueños remarcaron que en el caso de que desaparezca el menú aquí mencionado,  el “Divina la cocina” perdería gran parte de su interés, ya que los precios de la carta son, tal y como os he dicho antes, muy elevados, habiendo bastantes platos que superan los 30€ con total tranquilidad, lo cual según mis amos es excesivo a pesar de la buena calidad de los platos en general. No obstante, mientras se mantengan este tipo de menús este restaurante es una estupenda opción, siendo sin lugar a dudas, una gran opción si queremos pasar una noche especial cenando en compañía y huyendo de cualquier franquicia.

    Por todo, la nota final que mis queridos amos le dieron al “Divina la cocina” es un 7 sobre 10.

    Si tenéis ganas de ir, recordar que es muy recomendable reservar antes de hacerlo, por tanto, aquí debajo os dejo su dirección y su teléfono.




    Restaurante Divina la Cocina
    28004 Madrid

    Teléfono: 91 531 37 65

    jueves, 9 de agosto de 2012

    Polvorones blancos


    Con la receta de hoy este blog parecerá un recopilatorio de recetas del mundo... ¡¡Meh, meh, meh!! Recetas italianas, restaurantes de varios tipos, y desde hoy, un postre mejicano.

    El otro día, sin apenas planificarlo, se sacaron de la manga una cena temática, con nachos, burritos, y unos postres de lo más curiosos. Sí, lo se, es raro pero así son mis queridos dueños... Y yo, para colaborar un poco con esta rareza, os contaré cómo hicieron los postres que comieron.

    Encontraron la receta por internet, se llamaba: “Polvorones blancos”.

    140 gr. de maicena (harina de maíz)
    170 gr. de harina
    120 gr. de mantequilla (sin sal)
    100 gr. de azúcar
    1 Ralladura de limón

    No os asustéis, que la receta es extremadamente fácil.

    Cogeréis un bol grande, que os permita trabajar en él. Cuándo lo tengáis, pondréis en él todos los ingredientes que os he comentado y empezaréis a mezclar con las manos (¡cuidado! ¡A máquina no vale!). Es muy sencillo, por lo que vi, únicamente necesitaréis mucha paciencia, ¡¡Meh, meh, meh!!

    El proceso de mezcla finalizará cuando todos los ingredientes estén perfectamente mezclados, o lo que es lo mismo, cuando os sea imposible distinguirlos (según mis dueños, lo dejaron cuando la masa parecía un montón de queso en polvo). A mis dueños, la mezcla les quedó tal que así:

    Masa para polvorones blancos


    No es difícil, ¿verdad? Bueno, llegados aquí solo os faltan 2 pasos: dar forma a los polvorones y hornearlos.

    Para dar forma a los polvorones, cogeréis un puñado de la mezcla y con las manos, iréis presionando la masa para compactarla a la vez que, poco a poco y con mucho cuidado (tened en cuenta que es una mezcla seca, por lo que se rompe con facilidad), le vais dado forma de croquetón.

    Cuando lo consigáis, meteréis los polvorones al horno previamente precalentado a 200 grados. Cuando esté caliente, meteréis los polvorones y bajaréis la temperatura a 180 grados y así lo dejaréis durante unos 25 minutos.

    Por último, un pequeño consejo: Antes de quitar los polvorones de la bandeja del horno, debéis dejarlos enfriar, pues una vez calientes son muy tiernos y se desmoronan fácilmente.

    Los polvorones blancos tienen este aspecto:

    Polvorones blancos mejicanos
    Polvorones blancos mejicanos


    Duros, dulces, y sobre todo, según puede escuchar, muy diferentes.
    miércoles, 1 de agosto de 2012

    40 Café - Madrid

    40 Café
    Os debo asumir que mis dueños han pasado por varias etapas, pero siempre han preferido no abusar de las franquicias, cayendo eso sí, de vez en cuando (siendo sus favoritas en estos casos: Vips, Gino’s o Starbucks).

    En su último viaje a Madrid (al que por cierto, no me llevaron), intentaron evitar todas las franquicias (a excepción de Starbucks, claro), y lo consiguieron. Aunque bueno, finalmente, por culpa de la publicidad, probaron algo parecido a una franquicia: el “40 café”.

    El restaurante “40 café” es una iniciativa de la cadena radiofónica “40 Principales”, y está emplazado en pleno corazón de la ciudad, concretamente en el número 55 de la madrileña Gran Vía.

    Según dijeron mis dueños, el local es espectacular, las escaleras de acceso son a la vez una gran pantalla, y encima, justo en medio del comedor, la gente de “40 Principales” han instalado un pequeño estudio de radio des donde se emiten, en directo, algunos programas.

    A decir verdad, se podría decir que este restaurante es el primero de un nuevo modelo de restaurantes donde sobresale sobre el resto de cosas, el espectáculo. De todas formas, según mis dueños, es justo en este punto donde podemos encontrarle su principal problema.

    Sí, habéis leído bien, aunque el “40 café” es un restaurante, su principal problema no está en su ubicación, ni en su tamaño, ni su moderna ambientación, no, su punto más débil está en que su única obsesión es el espectáculo.

    Según nuestra opinión (me incluyo, ¡meh, meh, meh!), el problema más grave que tiene, está en la calidad de la comida que ofrecen, y sobre todo, en su relación calidad – precio.

    En el caso de mis dueños, comieron una hamburguesa cada uno (uno, de ternera y el otro, la estrella de la casa ‘para gustos colores’). Las dos variantes eran casi iguales... un trozo de carne, una hoja de lechuga y una salta rara para dar sabor (vaya, como hace unos años en el McDonald’s), acompañadas por un cacito de patatas pre-fritas.

    Pan de colores, una patatas, salsa y... "para gustos colores"


    Por si fuera poco, por esas dos hamburguesas, un botellín de agua y una cerveza, acabaron pagando 34 euros. Según dijeron: un auténtico robo.

    Quizá el pan de colores (sí, el pan de las hamburguesas es de colorines) llama la atención, quizá es un gran reclamo publicitario en forma de restaurante, quizá... no lo se, lo que es seguro es que mis dueños, como restaurante, lo suspendieron.

    Pese a todo, os dejo sus datos por si os interesan:


    40 Café
    28013 Madrid

    Teléfono: 91 758 77 76



    Actualización (Marzo 2014):  

    Se veía venir, una mala relación calidad-precio ha llevado a este restaurante al CIERRE