martes, 25 de octubre de 2011

Saltimbocca alla romana


“Saltimbocca” Esto es un nombre sugerente, y el resto, tonterías. ”Saltimbocca” ¡ains! ¡Ojala lo hubiese hecho!, eso de saltar hacia mi boca, pero nada, el plato ni se movió ni hizo ademán de hacerlo, y mientras, yo babeando de deseo.

Mis dueños descubrieron esta receta en Roma, concretamente en un restaurante del Trastevere (creo recordar que lo llamaban “Ristorante Carlo Menta”). Les gustó muchísimo y claro, buscaron la receta exacta y ni cortos ni perezosos, el pasado domingo la hicieron, y hoy, os la voy a contar.

La receta del “Saltimbocca” es muy, pero que muy fácil. A decir verdad, tan fácil como sabrosa.

Bueno, creo que ya va siendo hora de empezar con la receta. Ellos utilizaron los siguientes ingredientes:


2 Filetes delgados de ternera
2 Lonchas de jamón curado
4 Hojas de salvia (o de albahaca)
Harina
Sal
Pimienta


Lo primero que debemos hacer con estos ingredientes, es darle el mismo tamaño a los filetes y a las lonchas de jamón. Para hacerlo, que mejor que cortar las lonchas por la mitad, y después cortar los filetes a un tamaño parecido a las medias lonchas.

Una vez hecho esto, se deben extender los filetes sobre una superficie lisa. Si estos son muy gruesos, se pueden aplastar con la ayuda de un rodillo de cocina. Después, ya podréis montar los “saltimbocca”. Para hacerlo, cogeréis un trozo de filete de ternera, un trozo de loncha de jamón y una hoja de salvia (o albahaca), y lo dispondréis de forma que quede una cosa encima de la otra. Finalmente, con un palillo deberéis sujetar los 3 ingredientes.

¿Sencillo, verdad? Pues ya casi está el plato a punto, solo nos falta un pequeño detalle: freír los “saltimbocca”. Un minuto por lado, no más. ¡Ah sí! Y antes de freírlos, es conveniente enharinarlos.

Para acabar, se puede preparar una suave salsa para potenciar el sabor de los “saltimbocca”. Esta salsa la deberéis preparar en la misma sartén donde se han frito los filetes. Para ello, añadiréis una cucharada de harina mientras lo removéis bien, cuando esté bien removida, añadiréis un vaso de vino (o de caldo de carne), y claro, de nuevo, a remover hasta que se consigáis una salsa bien ligada.

¿Que os parece el resultado?


Ya veis, ellos acompañaron los saltimbocca de verduritas fritas pero también tenéis la opción de una patatas (fritas o en puré), o de una pequeña ensalada de brotes tiernos.
jueves, 13 de octubre de 2011

Restaurante Baskonia - Vitoria-Gasteiz

Así, de buenas a primeras, os tengo que asumir que me pareció súper raro... ¿esos en un bingo? Y encima, ¿para comer? ¡Uff! Me parecía imposible, pero bueno, eso hicieron el pasado mes de agosto al volver de Sevilla, y claro, un servidor se quedo en casita, comiendo pienso... y ahora contándooslo.

No os quiero engañar, según lo que comentaron mis dueños, el restaurante es un poco particular, es decir, el comedor es a la vez el salón del bingo. Bueno, a la vez exactamente no (¡hmm! Aunque, pensándolo bien.... podría ser divertido... ¡meh meh meh!), las sesiones de bingo empiezan a las 5 de la tarde y unos minutos antes, los camareros se encargan de echar a la calle (amablemente, eso sí) a los últimos clientes.

¿Cómo? ¡Ah, sí! Perdón... casi se me olvida, el nombre del restaurante es “Restaurante Baskonia”, y está colocado en el centro de Vitoria-Gasteiz, concretamente en la Avenida Gasteiz, número 77.

El restaurante solo dispone de menú diario, eso sí, de laborables y de festivos. Además, todos los menús tienen un precio de lo más razonable (el menú de los días laborables cuesta 11 euros, y el de los festivos, 19€ -IVA incluido-).

Los precios son interesantes, ¿verdad? Pues entonces, lo que os voy a contar ahora os va a parecer todavía mejor, esto no es otra cosa que, todos los platos, aunque se podrían encuadrar dentro del grupo de tradicionales, son llevados a la mesa con una presentación y cuidado que resulta increíble en restaurantes con este rango de precios.

Ellos fueron al bingo el pasado mes de agosto (un domingo, creo recordar que el 7... aunque sinceramente, no estoy muy seguro), y según comentaron en casa, comieron muy bien.

El menú, más o menos fue el siguiente:

  • Pudín de bacalao y gambas aliñado con una salsa especial y una reducción de Pedro Ximenez.
  • Ensalada de queso de cabra con setas de temporada.
  • Hojaldre casero relleno de “boletus” y cebolla caramelizada. ¡Ah! Y espolvoreado con virutas de jamón ibérico.
  • Chuletón a la brasa con una suave salsa de Idiazabal, cristales de sal Maldon y pimientos verdes del país.
  • “Goxua” casero.
  • Varios tipos de helado.
  • Café.

Como ya os he comentado, comieron muy bien en el “Bingo Baskonia” señalando además que el lugar es muy recomendable tanto si por necesidades varias tienes que comer diariamente fuera de casa, como si se hace una comida con compañeros del trabajo, de la cuadrilla, etc., ya que tiene una relación calidad-precio, espectacular.

Eso sí, según mis dueños, no es un restaurante recomendable si deseáis organizar una celebración especial, tanto por el ambiente que se respira (tiene una pinta a “viejuno” que echa para atrás), como por la imposibilidad de mantener una conversación con tu acompañante sin gritarle a la cara (casi 400 personas en una sola sala hablando a la vez, es en ocasiones... estresante). Ya sabéis, en Vitoria para estos casos, mis dueños continúan recomendando: “Ristorante l’Oliva” o “La cocina de Plágaro”.

De todas formas, os dejo sus datos:

01009 Vitoria-Gasteiz

Telèfono: 945-243-35