domingo, 19 de abril de 2009

Gnocchi


Ya tocaba aparecer por aquí. ¿Cuánto tiempo hacía que no escribía una nueva receta? En fin, seguramente mucho, así que mejor no pensarlo…

Como os iba contando, mis amos lo han vuelto hacer… ¡se han vuelto a meter en la cocina! Pero, esta vez, no han cocinado nada que pueda gustarme… En cualquier caso, aunque ese plato era repelente para gatos tan adorables y guapos como yo, creo que a los humanos como vosotros os puede gustar… Según mis dueños, esa cosa tan exquisita que cocinaron se llama Gnocchi.

La verdad es que es un plato tan sencillo como entretenido de realizar a la vez que exquisito en el paladar (para mi gusto, creo que le falta algo de pescado).

Los ingredientes son los siguientes:

500 gr. de patatas
150 gr. de harina
1 huevo
Sal
100 ml. De crema de leche
Variado de setas (al gusto)
½ cebolla
1 diente de ajo

En una olla con abundante agua salada, pusieron a hervir las patatas (limpias pero sin pelar), hasta que al pincharlas con un cuchillo, este salía fácil y limpiamente (creo yo que fueron unos 20 minutos). Acto seguido, las pelaron sin el más mínimo esfuerzo, y las chafaron para conseguir una especie de puré.

Pusieron las patatas en un cuenco, y les añadieron el huevo previamente cascado, y empezaron el proceso de mezcla, para ello hicieron uso de las manos y la paciencia. Poco a poco fueron añadiendo la harina a pequeñas cantidades para evitar la formación de grumos, mientras continuaban mezclando.

Dejaron de mezclar una vez la masa quedó tan densa que no se les pegaba en las manos. Seguidamente, procedieron a hacer unos pequeños rollitos de patata de un grosor aproximado al de su dedo gordo. Una vez conseguido el rollito, procedieron, con la ayuda de un cuchillo a cortar el rollito con un ancho aproximado de 1 centímetro.

Acto seguido, pusieron una olla con agua salada al fuego, y cuando empezó a hervir, añadieron poco a poco los gnocchis. La verdad es que se cocieron muy rápido, no más de un par de minutos. La técnica está en cocerlos en pocas cantidades y retirarlos del agua una vez aparecen en la superficie.

Según dijeron a los gnocchis les va cualquier salsa (desde tomate, a setas, pasando por una pesto por ejemplo). En esta ocasión tocó una crema de setas a la crema de leche. Para ello, pusieron a pochar en una sartén la cebolla cortada pequeña. Cuando esta estuvo caramelizada, le añadieron las setas cortadas a láminas y dejaron cocerlas, finalmente, cuando estuvieron en su punto, añadieron la crema de leche y la dejaron reducir un poco. Finalmente añadieron los gnocchis a la crema y los dejaron a fuego lento un par de minutos.

La cosa quedó tal que así:

Gnocchi caseros
Una ración de gnocchi caseros



Ya os he dicho, para mi gusto, le faltaba pescado (ains ¡¡ que rico está!!), para ellos: ¡estaban de vicio!